Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/20/2012 12:00:00 AM

"En el día del refugiado: nada para celebrar y mucho que lamentar": ACNUR

En entrevista con Semana.com, Francesca Fontanini, oficial regional de Información Pública de ACNUR, explica los principales problemas que afrontan los refugiados en todo el mundo y los colombianos en particular.

Con motivo del día mundial del refugiado, Semana.com habló con Francesca Fontanini, oficial regional de Información Pública para ACNUR, la agencia para los desplazados de Naciones Unidas, quien describe un panorama desalentador de los refugiados en el mundo. Fontanini estima que en la actualidad hay 56.000 refugiados en Ecuador, de los que, según una reciente encuesta realizada por el Centro de Estudios Flacso, el 84% prefiere no volver al país.

Semana.com: ¿Hay algo para celebrar en este el día del refugiado?
 
Francesca Fontanini: No hay nada para celebrar y sí mucho que lamentar. Según el informe de ACNUR que salió recientemente y que incluye los datos del 2011, hay 42 millones de personas desarraigadas en el mundo. Esto incluye los refugiados, los solicitantes de asilo, desplazados internos, los apátridas, son cifras que han aumentado y resultan muy preocupantes.
 
Pero no es sólo eso. El 80% de esas personas refugiadas está en una situación de refugio de largo plazo, es decir que en más de cinco años no han podido volver a su país de origen, y esto se da o porque el conflicto sigue o porque hay explosiones de otros conflictos. Por ejemplo, este año es el primero que hablamos de una multicrisis humanitaria, como en Somalia, Kenia y Mali, países donde en los últimos meses han llegado 160.000 refugiados.

Semana.com: A pesar de las medidas restrictivas que están tomando los gobiernos…
 
F.F.: Ese es precisamente uno de los problemas, vemos que los Estados están tomando políticas restrictivas para proteger la seguridad de sus ciudadanos, pero ante un mundo como el que tenemos, esas políticas de asilo restrictivo no detienen a la gente que tiene que huir de su país por una situación desesperada.
 
Los Estados no pueden dejar a estas personas en el limbo, en la ilegalidad. Si esas personas pudieran aportar al Estado, contribuir, pagar impuestos, ayudaría mucho a esa situación.

Semana.com: ¿El problema es ver a los refugiados como una carga para los Estados?
 
F.F.: Así es. En el caso de Ecuador, este lunes el Gobierno dio una rueda de prensa en la que explicaban que los 56.000 refugiados colombianos le cuestan al Estado 30 millones de dólares. Pero si esos refugiados estuvieran legalizados, podrían pagar impuestos, trabajar, y aportar a la economía de ese país.
 
Estas restricciones son se dan más por un motivo de seguridad nacional que por motivos económicos.
 
Semana.com: Pero ¿no hay en estas restricciones también un componente de racismo?
 
F.F.: Eso se ha visto en los casos de Costa Rica y Panamá. En este último, especialmente, hubo un gran problema de discriminación contra los refugiados colombianos, sobre todo contra los afros. En Panamá la situación fue muy grave hasta diciembre del año pasado porque los refugiados no eran registrados oficialmente sino que tenían un estatuto temporal de protección y esto quería decir que no se podían mover, ni pedir trabajo, ni nada. Esto cambió en diciembre con una nueva ley y significó un cambio muy grande. Este problema de xenofobia se encuentra en todo el mundo.

Semana.com: El total de colombianos refugiados es de 396.000, ¿dónde están los mayores asentamientos?
 
F.F.: Se encuentran en todo el mundo, pero sobre todo están en Ecuador, donde hay 56.000; en Costa Rica, 12.000; en Panamá, 1.300, y en Venezuela, alrededor de 5.000.

Semana.com: La ley de Tierras del presidente Santos también busca que esos refugiados vuelvan, ¿eso está sucediendo?
 
F.F.: Esa es la intención, pero con las noticias que se escuchan de las amenazas y asesinatos a los líderes de la restitución de tierras hay una desconfianza muy alta. Una reciente encuesta, realizada por el Instituto FLACSO, muestra que el 84% de los refugiados en Ecuador no quieren volver a sus tierras en Colombia.
 
El marco legal en Colombia para la ley de tierras y la restitución es en teoría lo máximo, no se puede reprochar nada, pero en la práctica es otra cosa. Hay que hacer retoques y el reto es asegurar también que en la práctica se pueda ejecutar.
 
Semana.com: Además de la guerra, ¿cuáles son los fenómenos que están obligando a que la gente tenga que buscar refugio en otros países?
 
F.F.: Los dos fenómenos principales son el cambio climático y los desastres naturales. Ese es el caso de países como Nigeria, que en 20 años va a estar en una situación desastrosa. Este es el gran desafío para el mundo, ¿cómo proteger a estas personas cuando no se encuentra contemplado en la Convención de 1951? Y seguramente en unos años esto va a generar más refugiados en ese sentido que los que tenemos por la guerra en la actualidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.