Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/22/2014 12:00:00 AM

Los políticos ahora sí se acuerdan de Aracataca

Tras la muerte de Gabo, empezó la avalancha de proyectos en el Congreso para homenajear su memoria.

Se ha convertido en una costumbre que los políticos colombianos legislen al calor de la coyuntura. En el Congreso proponen aumento de penas y castigos cuando varios hechos parecen desbordar ciertos límites. Por ejemplo, cuando se incrementaron los casos de muertes ocasionadas por aquellos que mezclan el alcohol con la gasolina, nacieron las iniciativas para castigar con severidad esta conducta. Lo mismo pasó cuando el caso de Natalia Ponce de León pareció despertar la sensibilidad del país por los ataques con ácido del que han sido víctimas centenares de mujeres y hombres en los últimos diez años.

La muerte del Nobel Gabriel García Márquez empezó a generar una motivación similar. Luego de los homenajes a la memoria de quien ha sido considerado el colombiano más grande de todos los tiempos, varios congresistas se han motivado a presentar proyectos para honrar su memoria. Y la mejor forma para hacerlo ha sido volcar, de una vez por todas, la mirada a su patria chica: Aracataca.

Aunque pueda parecer una historia de realismo mágico, la tierra del nobel es uno de tantos municipios en Colombia cuyos habitantes no pueden gozar de agua potable las 24 horas del día. Incluso, en octubre del año pasado, el presidente Juan Manuel Santos tuvo que cancelar el evento de inauguración del acueducto, pues tras millonarias inversiones para la construcción del mismo, el líquido vital aún no le llegaba a más del 65 % de la población.

El ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, ha insistido que el agua en Aracataca no ha sido realidad por la corrupción de los políticos locales. Y aunque se comprometió a que en marzo de este año el agua sería realidad en Macondo, aún no se inaugura la obra.

El primero de los congresistas en pronunciarse al respecto fue el senador conservador Omar Yepes Alzate. Él se fue a la secretaría del Senado y allí presentó un proyecto para declarar a Aracataca patrimonio nacional cultural y literario, con el objetivo de que allí se puedan ejecutar obras que propendan por el desarrollo cultural y turístico de la tierra natal de García Márquez.

Iván Cepeda, del Polo, admitió que la clase política del país tiene una deuda con la tierra del nobel y por eso le propuso a todos los partidos presentar un proyecto para poner en marcha las obras públicas que necesita el municipio como la adecuación y puesta en funcionamiento del acueducto, además de la construcción de una biblioteca que lleve el nombre de García Márquez.

Al parecer, los políticos reaccionaron y volcaron su mirada tras la muerte del nobel de literatura. Ya algunos se preguntan si esto es oportunismo legislativo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.