Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/08/09 22:00

¿La feria de los contratos en la ETB?

Desde una oficina en la empresa se redireccionarían entre amigos contratos de representación legal para abogados externos. Exclusivo Semana.com.

Los abogados se conocen desde la universidad. Foto: Arriba el secretario general, Javier Gutiérrez; derecha el gerente de atención legal, Iván Calixto González. Abajo el abogado Ricardo Aristizabal. Los tres se conocen desde la universidad.

Por estos días la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) ha sido protagonista de varios titulares de prensa. Uno de los casos tiene que ver con un supuesto sobrecosto en un contrato de la línea 123 que se tendría que firmar y avalar en el Fondo de Seguridad y Vigilancia (FSV), para que lo ejecutara la ETB.
 
Indignado, el director del FSV, Fernando Arbeláez, contó en un debate en el Concejo de Bogotá que en una oportunidad un directivo de la ETB, Iván Meza, le ofreció arreglar el tema “en un yate en Cartagena”. Se trata de una delicada declaración que mostraría cómo se manejan algunos contratos en esa entidad.  
 
En la telefónica bogotana, al decir de varias personas que conocen la entidad, estarían ocurriendo irregularidades que trascenderían lo ético y rayarían en el presunto manejo irregular de los dineros públicos. Esta denuncia tiene que ver con la contratación de abogados externos para que asuman procesos judiciales que enfrenta la empresa.
 
A primera vista la contratación de abogados foráneos no revestiría ninguna ilegalidad. Pero fuentes cercanas a la empresa, señalan al director de atención legal de la ETB, Iván Calixto González, de direccionar contratos que benefician a un viejo conocido y exsocio de un bufete de abogados en el que el directivo tuvo participación y fue representante legal.
 
González ha entregado, al parecer de manera no muy transparente, contratos de representación legal a favor del abogado externo Ricardo Aristizábal Escobar, que sumados alcanzan el no despreciable monto de 1.500 millones de pesos.

Todos estos documentos han tenido el aval del secretario general de la entidad, Javier Gutiérrez. Lo cierto es que a estos tres abogados también los une una vieja amistad que nació en las aulas de la Universidad Externado, en donde estudiaron derecho.
 
El afecto de los tres abogados es tan profundo, que tras dejar la universidad, González y Aristizábal fundaron en febrero del 2006 un bufete, Aristizábal y González Abogados Asociados, el cual fue registrado en la notaría Decima de Bogotá bajo el número 0124.
 
El gerente legal, Iván Calixto González, podrá decir que aquí no hay irregularidades, pero en la ETB saben cómo se manejan los negocios por dentro, “hacia afuera le dan una aparente legalidad”, dijo una fuente que conoce las entrañas de la empresa, que es propiedad en el 88 % de los bogotanos.
 
Ayúdame, que yo…
 
La ETB es una empresa que maneja multimillonarios recursos por los servicios que presta, y las demandas por incumplimientos son pan de cada día. Por eso la entidad tiene una oficina llamada gerencia de gestión judicial, encargada de resolver estos pleitos jurídicos, la misma no está a cargo de Iván González.

Esa dependencia cuenta con 12 abogados especializados, que son quienes llevan los casos y planean la defensa jurídica. Pero desde cuando llegó Iván González a la ETB, parte de estas actuaciones legales pasaron a manos del abogado Aristizábal, su antiguo amigo y socio.
 
Las anomalías arrancaron en julio del 2012 cuando el abogado Iván Calixto llegó a ocupar el importante cargo en la ETB. Días antes de la posesión, el jurista fue representante legal del bufete que fundó con su colega Aristizábal.

Hasta ahí todo marcharía bien si no fuera porque la empresa de abogados suscribió tan solo cinco días antes un millonario contrato con la ETB para prestar un asesoría en derechos de autor.
 
En otras palabras, la empresa del hoy gerente de atención legal recibió un contrato por 92 millones de pesos y cinco días después entró Iván Calixto a ocupar el cargo. Pero hay más, a pesar de que el contrato provenía de su antigua empresa, el alto funcionario no se declaró impedido para conocer del asunto y por más de tres años ha avalado las conceptos hechos por Aristizábal que ya suman 650 millones de pesos.
 
Otros contratos

 
A pesar de que la oficina de atención legal de la ETB no tendría la potestad, Iván Calixto González tomó las riendas de varios procesos para entregárselos al amigo Aristizábal. Así lo corroboran varios contratos. En agosto 15 del 2013, Iván González aprobó el contrato 4600013134, por valor 208 millones de pesos, en un pleito contra la empresa Carvajal para que Aristizábal asumiera la defensa.
 
A este se suma otro contrato firmado el 30 de julio del 2014 por 430 millones de pesos, en el que el que el abogado Aristizábal tendría la tarea de representar nuevamente a la ETB por el pleito con Carvajal, pero esta vez para elaborar una demanda ante un tribunal de arbitramento u otras acciones jurídicas.
 
La cereza del pastel tiene que ver con una nueva contratación en la que otra vez el abogado Aristizábal recibe un jugoso contrato para representar a la ETB en una disputa contra la Superintendencia de Notariado y Registro. Este fue firmado hace unas semanas, el 15 de junio del 2015, por un valor de 180 millones de pesos y con una comisión de éxito del 6 % sobre la condena pecuniaria.
 
En este direccionamiento presuntamente irregular de contratos llaman la atención muchas cosas, la más sobresaliente es que el secretario general de la ETB y su gerente de atención legal hayan avalado los contratos direccionados a su camarada, contradiciendo lo que señala el código de ética de la entidad, que obliga a abstenerse de participar o tener incidencia en los procesos de contratación si existe “vínculo de familiaridad, afinidad, amistad o relación comercial”.
 
El diario El Espectador reveló este domingo que Gutiérrez llegó a la ETB de la mano del alcalde Gustavo Petro y sería una de sus fichas en esa entidad. También que el otro jurista, Julio César Ortiz, el abogado que defendió a Petro tras la destitución de la Procuraduría, recibió dos contratos para defender la ETB.
 
Dudas

¿Qué está pasando en la ETB? Semana.com intentó comunicarse con Javier Gutiérrez o Iván González, el primero estaba fuera del país y el segundo incomunicado, a pesar de eso, este envió un correo electrónico en la que ratifica que el abogado Aristizábal ha llevado cuatro procesos, de los cuales uno está vigente.

“En ninguno de estos procesos se ha generado prima de éxito en favor del abogado Aristizábal y los honorarios han estado dentro del promedio histórico de ETB”, se lee en el texto. El comunicado suma un contrato más por un proceso de competencia desleal contra Cablecentro del que no conocía Semana.com. 

Las afirmaciones no responden a las preguntas de por qué se contrató un abogado externo que como ya se dijo es un viejo conocido, contradiciendo el código de ética, además de por qué la oficina de atención legal hace esas contrataciones si no hacen parte de su resorte.

¿Qué hay detrás? ¿Esto solo es la punta del iceberg? Serán los organismos de control, la Contraloría de Bogotá y la Procuraduría los que determinen si aquí existe una falta. Mientras tanto, el presidente de la ETB, Saúl Kattán, y el propio alcalde Petro, quien impuso a Gutiérrez en el cargo y quien es el presidente de la junta directiva, tendrán que entregar las explicaciones respectivas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.