Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/20/2010 12:00:00 AM

En el nombre del padre

En Buga, Valle, están estupefactos con el asesinato de un joven. Todo indica que lo mandaron matar su papá, funcionario de la Secretaría de Hacienda, y su padrino, quien hasta hace poco fue presidente del Concejo. Todo por cobrar un seguro de vida.

Hasta el milagroso de Buga está escandalizado. El asesinato de Fáber Ramírez Grajales, de 23 años, había pasado como uno más de los miles sobre los que no hay explicación en Colombia. Pero el pasado martes 9 de noviembre, comenzó a destaparse la escabrosa historia del crimen. Ese día, agentes del CTI capturaron a su papá, Fáber Ramírez Giraldo, y a su padrino de confirmación, Antonio José Corrales Anduquia. Les dijeron que la Fiscalía tenía evidencias importantes de que ellos dos serían los autores intelectuales del asesinato.

El leitmotiv del asesinato, según las autoridades, es una póliza por 70 millones de pesos que apenas seis meses antes le compraron al joven asesinado y de la cual los únicos beneficiarios que aparecen, curiosamente, son Corrales Anduquia y Ramírez Giraldo.

Y como si fuera poco, el escándalo ha sacudido aun con más fuerza porque los capturados no son ningunos desconocidos en Buga. Se trata de un concejal en ejercicio, quien hasta apenas una semana antes de la captura fue el presidente del Concejo (Corrales Anduquia), y de un funcionario de la Secretaría de Hacienda (Ramírez Giraldo).

Los hechos ocurrieron en 2006, pero hace solo dos semanas se destaparon. Fáber tenía 23 años, era auxiliar de odontología y vivía en Popayán con su esposa y su hijo. Un día de junio estaba jugando billar y dos pistoleros encapuchados, en cuestión de instantes, le quitaron la vida.

Su desgracia comenzó medio año antes del crimen. Cuando Fáber padre inició acercamientos con él. Hasta entonces, a pesar de tener el mismo nombre y apellido, no lo había reconocido. La luna de miel entre los dos incluyó una fiesta de confirmación en Buga y todo tipo de regalos que iban desde un plan funerario hasta un seguro de vida. El concejal Corrales no tuvo reparo en ser el padrino, el pagador del plan funerario y, de paso, figurar como beneficiario de la póliza de vida, junto a su compadre.

Lo que parecía un plan perfecto empezó a desbaratarse lentamente debido a un pequeño detalle: la póliza no estaba firmada por el tomador y por tal motivo la aseguradora se negó a pagarla.

A los investigadores les llamó la atención que entre los beneficiarios del seguro no se incluyera a la mamá de la víctima y, peor aún, que ella no tuviera idea del asunto. "Me enteré porque un detective me preguntó si sabía de la existencia de un seguro de vida", dijo Amanda Grajales, madre de la víctima, en una entrevista al canal Bugavisión.

La mujer, que desde hace varios años no vive con el padre de su hijo asesinado, asegura que tampoco sabía lo del plan funerario y menos que el pagador fuera el concejal Corrales. "Cuando le reclamé al concejal me dijo: doña Amanda, yo le voy a regalar seis millones de pesos y Fáber otros cinco, pero si no hay demanda", contó en la entrevista.

Una fuente de la Fiscalía dice que "es evidente que los hechos anteriores al crimen son serios indicios que hacen pensar que se fraguó todo un concierto criminal con un objetivo claro". Y la situación del concejal es la más sospechosa. De hecho, según las autoridades, contra él figuran cerca de 100 denuncias por estafa relacionadas con un fallido proyecto de vivienda.

Corrales, quien está en una cárcel de Cauca, pidió una licencia no remunerada a raíz del proceso judicial en su contra. Hizo sus 40 años de trayectoria política en el conservatismo, pero llegó al Concejo avalado por el Partido Verde Opción Centro, con 714 votos, la mayor de esa colectividad.

Entre tanto, su compadre, protegido político y compañero de celda, Fáber Ramírez Giraldo, quien laboraba en la Secretaría de Hacienda como cuota del concejal, mantiene un bajo perfil. Se sabe que otro hijo de Ramírez Giraldo también fue asesinado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.