Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/8/2014 4:00:00 AM

"Petro se les va a convertir en una piedra en el zapato"

Guillermo Alfonso Jaramillo, cabeza de la campaña de defensa del alcalde de Bogotá, dice que una clase política tradicional se dedicó desde el comienzo a tratar de sacarlo.

MARÍA JIMENA DUZÁN: Lo más seguro es que Gustavo Petro pierda su ‘tutelatón’. Agotadas esas instancias, ¿Petro cometerá el error de seguir aferrado a su cargo?

GUILLERMO ALFONSO JARAMILLO:
Primero, Petro no va a hacer nada que no esté dentro de la ley, se lo aseguro. Pero además, si él sale, tiene ya un camino trazado, con el cual yo estoy de acuerdo: se convertirá en uno de los impulsores del voto en blanco para las elecciones presidenciales y pasará a interpretar el rechazo y la indignación que sienten muchos colombianos sin partido que quieren que las cosas cambien. En ese camino vamos a coincidir con líderes sociales como el de Dignidad Agropecuaria, Cesar Pachón, quien también se va a sumar al voto en blanco. Me parece que el presidente Santos, al reforzar su candidatura con un vicepresidente como Vargas Lleras, cerró cualquier entendimiento con sectores de centro izquierda.

M. J. D.: ¿Y antes del nombramiento de Vargas Lleras, las relaciones entre el gobierno de Santos y Petro eran de entendimiento?

G. A. J.:
Sí lo eran. Por ejemplo, en el tema de la paz, estábamos ciento por ciento comprometidos. Por eso hicimos la marcha del 9 de abril del año pasado, la cual quisiéramos repetirla este año también. Aspirábamos además que si lo que se estaba buscando era la reconciliación, pues que esta era la oportunidad de que desde la centro derecha que representa Santos pudiera haberse abierto un compás para el entendimiento con sectores de centro izquierda, pero esa apertura no se dio. Germán Vargas es más de derecha que inclusive el propio expresidente Uribe.

M. J. D.: ¿Cómo recibieron en el Palacio Liévano las declaraciones del candidato vicepresidencial Vargas Lleras, quien se presentó como el salvador de Bogotá?

G. A. J.:
Mire, hasta ese momento tanto el presidente Santos como el expresidente Uribe habían sido respetuosos con nosotros. Inclusive Uribe termina jalándole las orejas a Pacho Santos. En el caso de Vargas Lleras, es evidente que él se cree dueño de un cierto sector de esta ciudad y esas salidas intentan capturar esos votos de los estratos altos que es donde el señor alcalde no tiene seguidores. Mientras nosotros ganamos en los demás estratos, en los estratos 5 y 6 no tenemos acogida. Lo que no sabe el país es que mientras aquí en Bogotá Vargas Lleras se las da de estadista y de salvador de la ciudad, en las regiones actúa como cualquier clientelista y la mermelada fluye por todas partes.

M. J. D.: Hablando de mermelada, hay miembros de Cambio Radical que han denunciado que desde el Acueducto se está utilizando la mermelada para impulsar las marchas de Petro…

G. A. J.:
Esas no han sido las instrucciones del señor alcalde. Pero todavía mucho más extraño es que esa mermelada la esté repartiendo el doctor Merlano, que es una persona técnica. No lo veo en ese tipo de componendas.

M. J. D.: Si Petro se va, el presidente tendría que nombrar una persona encargada de la Alcaldía, la cual manejaría la ciudad hasta el día en que se elija un nuevo alcalde. ¿Cuáles son los nombres que ustedes piensan estarían en esa baraja?

G. A. J.:
Yo creo que primero Santos nombraría una persona de su total confianza, como ha ocurrido en los casos anteriores y llamaría a elecciones, las cuales deben realizarse en un plazo máximo de tres meses. Es decir, que antes de junio esas elecciones deberían estarse realizando. No creo que las hagan antes de las presidenciales. Ellos quieren hacerlas una vez Santos sea reelecto.

M. J. D.: ¿Y sí cree que Santos va a ser reelecto?

G. A. J.:
Creo que va a haber segunda vuelta. Y que si los sectores que no se ven representados se unen en torno al voto en blanco la posibilidad de que volvamos a barajar todo de nuevo es muy alta. Si el voto en blanco obtiene la mitad más uno, los candidatos de los partidos que se hayan presentado no lo podrán volver a hacer. No sería la primera vez que el voto en blanco sirve para protestar contra el estatu quo. Se intentó contra Trino Luna, posteriormente apresado por paramilitarismo, porque fue capaz de retirar a todos los candidatos para quedar él solo en la contienda. Lo mismo sucedió con el gobernador Molina cuando quedó de candidato único en el Cesar. Aquí en Colombia podríamos en estas elecciones presidenciales dar un ejemplo mundial en política acompañando el voto en blanco para impulsar incluso la Asamblea Constituyente para poder aterrizar el proceso de paz porque lo vemos volando a 15.000 metros de altura.

M. J. D.: Pero, ¿cómo va a hacer Petro para convertirse en la punta de lanza de la campaña del voto en blanco cuando deja una ciudad en crisis y en el peor de los desgobiernos?

G. A. J.:
Esa crisis y ese desgobierno no lo muestran las encuestas. Hoy en la última encuesta de Gallup aprueba la gestión del alcalde un 48 por ciento de bogotanos y los que no lo aprueban son el 49 por ciento. Para una situación tan grave como la que ha padecido el alcalde, que no ha podido gobernar, esas cifras son bastante buenas. Mire, yo no soy ni radical ni sectario, pero la verdad es que ha sido muy difícil administrar esta ciudad por todas las dificultades que hemos tenido. Y es evidente que desde que él llegó a la Alcaldía hay una clase política tradicional que ha intentado sacarlo como sea. El procurador lo destituye porque el decreto que cambia el modelo de las basuras es ilegal y resulta que el contencioso administrativo acaba de decir que ese decreto es totalmente legal. Eso es una situación bien compleja.

M. J. D.: Pero un buen gobernante sabe cómo enfrentar esos desafíos y no le echa toda la culpa a los empresarios privados, como sucedió con el tema de las basuras, del metro, etcétera.

G. A. J.:
Mire, a nosotros nos dicen que en Bogotá la inseguridad es terrible. Pero si vamos a las cifras y a las encuestas, hemos mejorado en ese rubro. Pero a nosotros no nos dan ningún crédito ciertos sectores. Hemos cambiado el sistema, tenemos mil cientos de equipos trabajando en los barrios de Bogotá, hemos invertido miles de millones en darle atención primaria en salud y hemos reducido la mortalidad materna, la infantil, la prenatal. No se murió ni un niño por desnutrición el año pasado. Hemos vinculado 14 mil recicladores a la actividad económica. Ahí están los resultados. Sin embargo, cuando les quitamos el negocio de los comedores comunitarios a exsenadores y a concejales nos acusan de estar acabando con los comedores comunitarios. Ahora estamos dando raciones para 900.000 niños, y subimos en 200.000 personas. Nos critican porque no apoyamos los colegios en concesión y sí, eso es cierto. Si nosotros construimos un colegio con todas las de la ley, ¿para qué se lo tenemos que dar a los privados a que lo manejen? Son concepciones distintas. Las pruebas Saber nos están demostrando, además, que los colegios públicos del Distrito están mejorando en relación con los privados. ¿Quiere saber por qué me convencí de que los colegios en concesión no sirven? Porque cuando fuimos a Ciudad Bolívar e intentamos hacer un evento en un colegio de esos, le negaron la entrada al señor alcalde. Nos hicieron saber que si el señor alcalde venía a este colegio no dejaban ir a los niños.

M. J. D.: Pero, en el tema de la malla vial, ¿por qué se siente que la ciudad está al garete?

G. A. J.:
Hay problemas graves que vienen desde atrás debido a que las administraciones anteriores no invirtieron en ella. Hoy se necesitan de 8 a 10 billones de pesos para recuperarla. Este año se están invirtiendo casi 1 billón de pesos, cifra que nunca antes se había invertido. Y yo quisiera ver qué va a hacer el próximo alcalde cuando se dé cuenta del retraso que hay en esa materia. Por ejemplo, al pontífice de ahora, el doctor Jaime Castro, se le olvida que lo queríamos echar todos de la Alcaldía por los huecos y por las basuras.

M. J. D.: ¿Qué nombres les gustaría que formaran parte de la baraja de candidatos para ser alcalde encargado?

G. A. J.:
Mire, al doctor Iragorri lo han mandado varias veces a hacer ese trabajo. También se ha hablado del ministro Rafael Pardo, esas personas las veríamos con buenos ojos porque no se han enfrentado con nosotros. Lo cierto es que sea quien sea va a tener que cumplir el plan de desarrollo de Bogota Humana, que va hasta junio de 2015. Será un alcalde atrapado.

M. J. D.: ¿Y no cree que otro error que cometió Petro fue el de atizar el fuego entre los estratos altos y los más pobres?

G. A. J.:
Acepto que hay una radicalización política y que en la práctica hay una velada lucha de clases. Es el poder establecido contra los indignados, contra los desplazados y los marginados de esta ciudad, que hoy tienen mucha más presencia. Es evidente que nosotros no les hemos rebajado el agua a los ricos, ni el impuesto predial.

M. J. D.: Usted ha dicho que Petro va a ser presidente. ¿No será que está pensando con el deseo?

G. A. J.:
Todo mundo sabe que Vargas Lleras quiere ser presidente de la República. Y en el caso de Petro, somos los petristas los que queremos que lo sea porque queremos darle a la política un tinte diferente. Creemos que sus derechos políticos le van a ser restablecidos. Nosotros no estamos aquí para volver pobres a los ricos, sino para enriquecer a los pobres con oportunidades nuevas. El problema grave de este país no es la guerrilla, que es hoy en nuestro concepto un problema marginal, sino la incapacidad de incluir a los jóvenes que no tienen trabajo, educación, ni salud y que se sienten al garete. Petro lo que ha hecho es tratar de que mañana Bogotá no se convierta en una caldera a punto de reventar. Nosotros nos estamos quedando con una nueva ciudadanía y ellos se están quedando con la ciudadanía vieja que segrega, que depreda y que es homofóbica. Mire, Petro se les va a volver una piedra en el zapato. Cometieron el error de no dejarlo que administrara la ciudad, y en lugar de haberlo sacado del ruedo, lo que hicieron fue crecerlo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.