Domingo, 22 de enero de 2017

| 2005/09/25 00:00

En sintonía

Los presidentes de 'RCN' y 'Caracol' hablaron de sus proyectos y de su gran dolor de cabeza: sostienen que el TLC podría acabar con la producción nacional.

Paulo Laserna, presidente de Caracol, dice que ni el gobierno ni los negociadores están dispuestos a defender la televisión en el TLC.

SEMANA: Al finalizar una ronda más de las negociaciones del TLC, al parecer ustedes están muy preocupados con lo ocurrido, ¿por qué?

GABRIEL REYES: La preocupación viene de tiempo atrás porque no hay claridad sobre la posición del gobierno frente a la televisión. De aceptarse la propuesta de los americanos, se estaría firmando el fin de la televisión y la producción nacional. Nuestra posición y la del sector es la misma que viene defendiendo la Comisión de Televisión (Cntv).

PAULO LASERNA: Por primera vez la posición colombiana se unificó porque la Comisión manifestó su firmeza en sostener lo que dice la legislación, que es tener un mínimo de 70 por ciento de producción nacional en el horario estelar o triple A, pero los negociadores ya recibieron una contrapropuesta de los gringos, en la que proponen que sea del 35 por ciento en el horario estelar o una cifra mayor regada en toda la parrilla de programación.

SEMANA: ¿Cuál es el temor?

G.R.: Que si a usted le ponen un competidor en frente, donde el tipo pone una serie norteamericana que vale en el mercado 5.000 dólares o mete una película que vale 10.000 o 15.000 dólares, revienta a cualquiera, si se sabe que un capítulo de una producción nacional pueden valer entre 50 y 60 millones de pesos. Así, ¿quién puede competir?

P.L.: Lo que queremos es que se defienda algo que es parte de nuestra identidad cultural y que no se vaya a perder por una competencia desleal. La idea es que, si hay un nuevo canal, éste entre con las mismas condiciones con las que nosotros arrancamos. Los neoliberales dicen que peleamos por defender los intereses de los grandes monopolios, que somos elitistas y nacionalistas. Realmente nos preocupa el tema empleo, así no nos crean, y el tema cultural. No creo que con películas extranjeras un país desarrolle una identidad

SEMANA: ¿Las consecuencias serían funestas para la televisión nacional?

G.R.: Sí. Nosotros estamos de acuerdo con la competencia, pero imagínese que entre una compañía extranjera a operar el Canal Uno. Mientras nosotros tuvimos que pagar una licencia, invertir miles de millones en estudios, equipos y talento, los nuevos operadores no tendrían que poner nada.

P.L.: Tal vez ganaríamos más plata poniendo programas extranjeros, pero tenemos que defender nuestra industria, nuestros productos y la estabilidad de los trabajadores. Estoy seguro de que no somos prioridad, como el campo, pero las nuevas industrias también merecen ser protegidas.

SEMANA: ¿Saben ustedes cuál es la posición del gobierno frente a este tema?

G.R.: Al parecer va a apoyar la posición de la Cntv de mantener el 70 por ciento en el prime, pero Estados Unidos no está conforme con eso e insiste en fórmulas para bajar el porcentaje de producción nacional.

P.L.: Creemos que el Ministerio de Desarrollo y el jefe del equipo de negociadores están cero comprometidos con el tema. No consideran la televisión un tema fundamental y si al final nos tienen que entregar, no dudarán en hacerlo.



SEMANA: Mientras tratan de ganar estas batallas, ¿cómo van las negociaciones con la Comisión y el gobierno para ampliar la prórroga?

G.R.: No ha habido ninguna negociación. Eso es una especulación, un chisme que han querido mostrar que supuestamente el presidente Uribe está negociando con los canales privados para que lo apoyemos en la reelección. A cambio nos darían la prórroga por 10 años más. No hemos hablado del tema con nadie en el gobierno.

P.L.: El contrato ya tiene de por sí estipulada la prórroga y buscar una anticipación no tiene mayor sentido.

SEMANA: ¿Pero ustedes sí aspirarían a que se las den?

G.R.:¡Pues imagínese! Después de una inversión de 95 millones de dólares en una licencia, de 200 millones de dólares en una red y de yo no sé cuánto dinero en estudios e infraestructura, 10 años es muy poco para recuperarla.

SEMANA: Durante varios años 'Caracol' fue el rey de la audiencia, pero desde hace unas semanas en 'RCN' son los reyes del 'rating'.

G.R.: Este es un negocio cíclico. Muchas veces se está arriba, y muchas, abajo. Hubo un buen momento, cuando arrancaron los canales, en que ellos estuvieron por encima. Después estuvimos nosotros durante casi dos años con el combo de Betty la fea, El fiscal y Francisco el matemático. Después subieron ellos con Pasión de Gavilanes y Amantes del desierto, y ahora nosotros, con Los Reyes, volvimos a tener el reinado.

P.L.: Un par de años no, lo fuimos durante cinco años. Es claro que nos sentimos como cualquiera que pierde la camiseta de líder. No nos gusta, pero ellos tienen derecho a respirar de vez en cuando, eso sí esperamos que sea por un ratico. Lo triste es que, siendo dos canales generadores de productos nacionales, los grandes reivindicadores de RCN sean dos formatos extranjeros.

SEMANA: ¿Ahora sí les cree a las mediciones de Ibope, doctor Reyes?

G.R.: No, me mantengo en el tema de la deficiencia de las mediciones.

SEMANA: Se ha discutido mucho si la televisión está saturada de 'realities', pero obviamente 'Factor X' pone fin a este debate.

G.R.: El Factor X es una mezcla entre reality y concurso, pero al igual que nos pasó con Los Reyes, ninguno se imaginó que fuera a tener un éxito tan grande

P.L.: La verdad, no nos está yendo tan mal como parece con Nómadas, pero tampoco tan bien como con El Desafío. Creemos que los realities, especialmente los de aventura y supervivencia tienen éxito y deben seguir existiendo. Tienen una clientela y creemos que no se ha agotado.

SEMANA: ¿Qué viene ahora?

G.R.: Estamos trabajando nueve proyectos de telenovelas y de realities, como Hasta que la plata nos separe, de Fernando Gaitán; La hija del Mariachi, que arranca en México y termina en Colombia; Doble vida, y Juegos prohibidos, entre otros.

P.L.: Varias cosas y muy buenas, pero no le cuento por prudencia, porque si le soplo, me copian.

SEMANA: ¿Qué quiere ajustar del canal?

G.R.: Mi preocupación son los sábados. En la franja de la mañana estamos trabajando para fortalecer Bichos Bichez y creemos que Sábado Espectacular cumplió su ciclo y saldrá del aire en dos semanas.

P.L.: Lo que nos gusta lo quitamos y en lo que creemos lo dejamos. De todas formas, creo que nos hacen falta programas de opinión, periodísticos y en las tardes espacios que integren al país, pero si nos enfrentan una novela nos matan.

SEMANA: ¿Qué le gustaría 'robarse' de su competencia?

G.R.: Las eliminatorias del Mundial y Los Simpsons.

P.L.: A mí, que devuelvan lo que robaron: El chavo del 8 y Chespirito. Además, nos robaron Expedición Robinson y a Enrique Carriazo.

SEMANA: ¿Cuál es su Factor X?

P.L.: Es que no sé qué es el Factor X. El nuestro es el Factor T, que es tiempo. RCN está pasando por un buen momento, los felicitamos, nos encanta que respiren, pero esperamos que el tiempo nos dé muy prontico la posibilidad de darles su 'guanabanazo'.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.