Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1998/03/16 00:00

ENDOSOS DIFICILES

Muchos de los actuales candidatos presidenciales no van a llegar a la segunda vuelta. SEMANA analiza con quién se irán sus seguidores.

ENDOSOS DIFICILES

todo el mundo supone que esta elección no es otra cosa que una batalla a muerte entre serpismo y antiserpismo. Por lo menos la actitud de los candidatos pareciera mostrar eso. La polarización del país los ha obligado a tomar partido en favor o en contra del gobierno. Sólo Horacio Serpa ha hecho lo segundo, mientras que los demás han sido críticos de Ernesto Samper. Esto ha hecho pensar a los asesores de imagen y estrategas de campaña que el plot de esta elección es 'serpismo vs antiserpismo'. Sin embargo esto no es necesariamente cierto. Si bien los candidatos que compiten contra Serpa son antiserpistas, todo parece indicar que sus seguidores no lo son tanto. Al menos eso evidencia la última encuesta encargada por SEMANA a Gallup Colombia.
El sondeo arroja datos sorprendentes. Por ejemplo, si se considera el extremo al que ha llegado la pugna verbal entre Harold Bedoya y el ex ministro del Interior, se supondría que todos los votantes de Bedoya son antiserpistas. Pero, entre los hinchas del general, si la segunda vuelta es entre Pastrana y Serpa, un 21 por ciento se va con Serpa. A esto se suma el que un 44 por ciento se abstendría, mientras que tan solo un 35 por ciento asegura que votaría por Pastrana. Pero eso no es todo. Hasta el observador más indiferente de la campaña electoral sabría que Noemí Sanín es una de las cabezas de la oposición antiserpista. Mas sus votantes no necesariamente comparten esa posición. De hecho entre los seguidores de Noemí, si la segunda vuelta fuera entre Serpa y Valdivieso el 31 por ciento votaría por Serpa y solamente el 29 lo haría por el ex fiscal. El resto, un 40 por ciento, se abstendría o votaría en blanco. Esta situación evidencia dos realidades. La primera es que los antagonismos de los jefes no son siempre compartidos por sus seguidores. Pero quizás la más importante es que la pugna entre los candidatos antiserpistas los ha ido debilitando a todos.
En otras palabras, el viejo adagio de 'divide y vencerás' es más cierto que nunca en esta campaña electoral, al menos desde la perspectiva de Horacio Serpa. Pero tal vez la principal consecuencia de esto es que la muy comentada 'coalición de independientes' de la cual se ha venido especulando en los diferentes medios de comunicación, podría no ser muy eficaz. Las cifras de la encuesta muestran que la endosabilidad de los votos de opinión es reducida. De lograrse la muy improbable unión de independientes, nada garantiza que el voto de opinión que hoy tienen a su favor vaya a sumarse a un candidato de coalición.
Por último, el indicador más importante por seguir durante los próximos 90 días de campaña será la actitud de quienes en segunda vuelta se declaran indecisos, aproximadamente un 20 por ciento del electorado. La mayoría asegura que se abstendrían, pero es improbable que lo hagan. Esto se debe a que ya han dicho claramente en la encuesta que están decididos a votar en primera vuelta, y la votación en segunda vuelta por lo general es más alta que en la primera. Si este 20 por ciento de la opinión se decide en favor _o en contra de alguien_, estará en capacidad de inclinar la balanza y escoger al próximo presidente de Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.