Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/5/2015 2:30:00 PM

Enfrentamiento entre el alcalde de Cali y Superservicios

Nuevamente el manejo de las basuras en Cali generó un duro enfrentamiento entre la ciudad y el gobierno nacional.

La semana pasada la Superintendencia de Servicios Públicos, que tiene intervenida y en liquidación a la Empresa de Servicios públicos de Aseo de Cali (Emsirva), tomó la decisión de prorrogar por ocho años los contratos que tienen los operadores privados, quienes deberán seguir pagando con sus utilidades, los 150.000 millones de pesos que la empresa debe en pasivos pensionales y deudas.

La decisión de prorrogar los contratos a los concesionarios Ciudad Limpia, Emas Cali, Promoambiental Valle y Promoambiental Cali generó un fuerte rechazo por el alcalde, Rodrigo Guerrero, quien dijo que las “negociaciones y la prórroga de los contratos se tomaron de espaldas de la ciudad, y no nos tuvieron en cuenta”.

Esa reacción generó una airada respuesta de la superintendente de servicios, la vallecaucana Patricia Duque, quien le envió una carta para que el alcalde deje de seguir desinformando y mintiéndole a la ciudad, pues, según ella, Guerrero y todos sus asesores hicieron parte de las largas negociaciones y estuvieron enterados de lo que estaba haciendo. Para demostrar eso, le anexó un largo listado de 21 reuniones, encuentros, sesiones de trabajo y comunicaciones que tuvieron las partes entre julio del 2013 y el 19 de mayo del 2014.

La molestia del alcalde radica en que su estrategia para apoderarse de nuevo del sistema de basuras fracasó. Mientras por un lado estaba al tanto y apoyaba, según fuentes de la Superintendencia, la prórroga de los contratos con algunos ajustes del pago y servicio que los operadores estaban haciendo, por el otro empezó a montar todo un esquema para que Emcali terminara quedándose con el negocio de las basuras.

Para eso, según fuentes de la Superintendencia, Emcali contrató una asesoría por 1.500 millones de pesos, que contó con el apoyo de Juan Carlos Junca, para crear un modelo de basuras similar al que el alcalde Gustavo Petro montó en Bogotá.

Según documentación oficial, Cali quería asumir los 104.000 millones de pesos que faltan por fondear del pasivo de Emsirva, y con es, sacar a los operadores actuales para entregarle la operación de forma exclusiva a Emcali. Sin embargo, los recursos para asumir el pasivo nunca llegaron por parte de la Alcaldía, y el Ministerio de Hacienda tampoco quiso avalarlos. Además de este revés, la Comisión de Regulación de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico le negó la posibilidad de dar zonas exclusivas en Cali, pues al igual que en todos los municipios del país salvo Jumbo (Valle), es de libre competencia.

Como el Plan B del alcalde nunca prosperó, el trabajo de la Superintendencia no se detuvo. “Tras un largo proceso de estudios, negociaciones, incorporación de nuevos servicios como la poda de jardines o árboles, y de lograr que algunos operadores le pagaran más a la ciudad para financiar el hueco de Emsirva, se logró garantizar la prestación del servicio de aseo a Cali por ocho años más. Y esto no se hizo de espaldas de nadie, sino que fue con la participación de todos, incluido Cali y su alcalde”, dijo María Ortiz, directora de entidades Intervenidas y en Liquidación de la Superintendencia.

Al respecto, el director de Planeación, León Darío Espinosa, dijo que “el Municipio quiso tener un papel más activo y buscar unas mejores condiciones para garantizar más rápidamente el cumplimiento del pasivo pensional”, mientras que el alcalde Guerrero dijo públicamente que “la tentación de poder, de manejar las empresas intervenidas, es muy grande; hay que recordar que Emcali estuvo intervenida 13 años y Emsirva lleva ocho, es una tentación muy grande porque da poder; el agente liquidador tiene una cantidad de prerrogativas de las que creo que Cali podía haber asumido y la Administración está en capacidad de asumir la recolección de basuras”.

Al respecto, la Superintendencia advirtió que hizo todo lo que el alcalde pidió, siempre estuvo informado, tuvo en cuenta sus peticiones y las de sus asesores y hasta lo esperó para ver si sus propuestas prosperaban, pero no fue posible, pues contrario a lo que Guerrero piensa, el servicio de aseo no es, hace más de 20 años, un monopolio de ninguna ciudad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.