Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/29/2003 12:00:00 AM

Entre la libertad y el abandono

Un grupo internacional se propone dar asistencia a los colombianos detenidos en las cárceles extranjeras.

Por favor no publiquen mi nombre. Estoy detenido en Busto Arsizio, Italia, por narcotráfico y me condenaron a ocho años de prisión. Le pido al Todopoderoso que me ayude a soportar esta condena en este cementerio para vivos". Así comienza el relato de un colombiano detenido en una prisión italiana, quien considera que ya nadie se interesa por su suerte.

Otro dice desde la cárcel en Forrest City, Arizona, que ya purgó una larga condena por narcotráfico y un trámite burocrático ha impedido que regrese a Colombia. "Simplemente pido un poquito de atención hacia nosotros, que también somos Colombia. Pagué un castigo largo, pero llevo meses esperando que me deporten y nadie me escucha".

Otro colombiano, detenido en El Paso, Texas, le pide clemencia al consulado en Houston: "Le suplico que revisen mi extradición. Ya le he escrito muchas veces al presidente Alvaro Uribe y nadie me contesta".

Cientos de cartas como éstas escriben a diario los colombianos detenidos en el exterior. En este momento hay 14.000 en 49 cárceles del mundo. De este total, 78 por ciento está por narcotráfico y lavado de dinero. Los demás están acusados por violaciones a leyes migratorias, hurto, atraco, homicidios y tráfico de personas. El 44 por ciento se encuentran en Estados Unidos, 17 por ciento en España, 10 por ciento en Venezuela y otro tanto purgan condena en México, República Dominicana, Chile y países de Europa.

Según estudios recientes de entidades defensoras de derechos humanos, la calidad de vida de los colombianos en cárceles extranjeras se deteriora cada vez más. Hay un significativo aumento de quejas sobre procesos judiciales sin garantías, se presentan detenciones y extradiciones con pruebas insuficientes y en la mayoría de los casos se deteriora la relación con los abogados, quienes optan por abandonar a su defendido.

Las limitaciones que tiene el Estado colombiano para dar asesoría y protección de los derechos de los colombianos detenidos dio pie al nacimiento de Enlace. Se trata de 50 profesionales italianos, españoles, franceses, estadounidenses y colombianos que han analizado en los últimos 40 meses las posibilidades del mercado. La entidad se dedicará a ofrecer soporte y asistencia legal a personas sindicadas de narcotráfico, lavado de dinero y otros delitos.

El grupo se fijó como meta prestar sus servicios directamente en las cárceles con abogados penalistas, sicólogos, sociólogos y terapeutas, desde que el afectado sea privado de la libertad hasta la fecha de salida. Enlace va a crear un sistema de outsourcing para que sus clientes reciban de parte de estos profesionales, contratados por el grupo, todo el soporte que requieran. Los juristas prestarán información y documentación de su proceso legal para ayudarles a tomar decisiones sobre su situación jurídica. Los sicólogos, sociólogos y terapeutas servirán de enlace entre los reclusos y sus familias para ayudarlos a soportar la privación de la libertad y asistirlos para que éstas los puedan visitar en cualquier parte del mundo.

Para ello van a utilizar la más avanzada tecnología a través de Internet y mantendrán al sindicado, a su familia y a su abogado informados permanentemente sobre el avance, dificultades y cambios en las leyes y datos pertinentes sobre su caso. Si el sindicado requiere un servicio para alguna ocasión en especial se ofrecerá desde asistencia médica hasta el envío de flores y regalos.

"La idea es cubrir a toda la población colombiana, e incluso hispana, que está en las cárceles del mundo en condiciones de abandono por parte de las embajadas y del cuerpo diplomático", le dijo a SEMANA Edelmiro Caro Montoya, uno de los promotores de Enlace.

El proyecto tendrá una cobertura internacional con oficinas satélite en Japón, Australia, Europa, Centroamérica, Estados Unidos y, obviamente, en Colombia. En Bogotá se dictará la primera conferencia a principios del próximo año. Los integrantes de Enlace les explicarán a familiares y abogados de colombianos detenidos en el extranjero cómo va a operar el sistema, la estrategia, la metodología y las sedes que tendrán en el mundo. "Hicimos 2.000 entrevistas a reclusos en Florida, realizamos el primer experimento con 10 casos y fue todo un éxito", sostuvo Caro Montoya.

Es muy probable que el éxito del que habla se deba a que Enlace viene siendo asesorado por un grupo de ex convictos del sistema judicial norteamericano, quienes conocen de primera mano las necesidades de los reclusos colombianos.

La idea de los promotores de Enlace es tener el apoyo de organismos internacionales de derechos humanos. En una próxima reunión en París se concretará el asesoramiento del Tribunal para el derecho de los pueblos y de organizaciones defensoras de los derechos humanos, como Human Rights Watch, y algunas organizaciones no gubernamentales europeas, como la Asociación Tairona, con sede en Italia.

Según dijeron los fundadores a SEMANA, el grupo operará en el mundo con 14.000 clientes potenciales. Pero también aspiran a asesorar a la población colombiana que emigra a diario a España, Italia, Canadá y Estados Unidos. Por lo menos cuatro millones de colombianos viven en el exterior y solamente 762.000 están registrados en las respectivas oficinas consulares. En resumidas cuentas, Enlace intentará, desde el sector privado, complementar, y en algunos casos suplir, la presencia del Estado colombiano en la protección de sus ciudadanos en el exterior.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.