Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2007/10/20 00:00

Entre vallenatos

Un testigo clave de la para-política le dijo a la Fiscalía que el Procurador le pidió ayuda para Álvaro Araújo Noguera y su hijo.

Edgardo José Maya Villazón, procurador general de la Nación

Elías Ochoa Daza, el ex cónsul de Colombia en Barquisimeto (Venezuela) cuyo testimonio tiene en líos judiciales al ex ministro Álvaro Araújo Noguera y a su hijo, el ex senador Álvaro Araújo Castro, volvió de nuevo a encender el ventilador en los estrados judiciales. Esta vez sus blancos fueron el procurador general de la Nación, Edgardo Maya Villazón, y Sergio Araújo Castro, el hijo mayor del clan político más importante de Cesar.

El 4 y el 5 de octubre pasados, un fiscal de la Unidad Nacional Antisecuestro viajó hasta Valledupar para escuchar la declaración de Elías Ochoa Daza en lo atinente al secuestro de su hermano Víctor, perpetrado el 13 de enero de 2002 en el municipio cesarense de El Paso. En enero de este año, y por el mismo tema, una comisión de la sala penal de la Corte Suprema de Justicia había recogido en Barquisimeto la declaración de Elías Ochoa. En esa oportunidad, el entonces diplomático aseguró que el plagio de su hermano había sido ordenado por el ex jefe paramilitar Rodrigo Tovar Pupo (alias 'Jorge 40'), y si bien no señaló directamente a los Araújo (Álvaro, padre, y Álvaro, hijo) como responsables del hecho delictivo, sí dejó claro que el secuestro hacía parte de una componenda política ideada por 'Jorge 40' y de la que, según el, salieron favorecidos los Araújo para las elecciones de marzo de 2002.

Ahora, en la declaración de hace 17 días en Valledupar, Elías Ochoa Daza aseveró que en enero pasado, en Barquisimeto, "llegó un emisario del señor Procurador General de la República a hablar conmigo, en compañía del señor Sergio Araújo, en búsqueda de que yo me retractara de mi comunicación...".

Y como si la declaración de Elías Ochoa fuera poco, también compareció como testigo su esposa, Alicia Rivera Medina, quien al respecto, y bajo la gravedad del juramento, expresó ante la Fiscalía: "sí, es cierto que nosotros fuimos visitados en Barquisimeto por los señores Sergio Araújo y Ricardo Gutiérrez. Quien nos contactó para esa visita fue el señor Ricardo Gutiérrez (...) Él nos informó que venía en calidad de emisario del señor Procurador, y que quería que se buscara una salida para coadyuvar en el caso de los Araújo. También nos dijo que Sergio Araújo había llegado con él".

Ante la gravedad de las sindicaciones del matrimonio Ochoa Rivera, el procurador Maya Villazón envió el jueves pasado una carta al fiscal Mario Iguarán (su juez natural) en la que le pide investigar a fondo lo dicho por el mencionado matrimonio, "para determinar la utilización de mi nombre, ya por parte de terceros o por parte de los esposos Ochoa Daza".

Ricardo Gutiérrez, según estableció SEMANA, es un respetado comerciante en los altos círculos sociales de Valledupar. Es de origen conservador y en alguna oportunidad aspiró al Senado. Se dedica al negocio de carros y también a la ganadería. Es cercano a la familia del ex ministro Álvaro Araújo Noguera.

No sobra advertir, sin embargo, que las recientes declaraciones de Elías Ochoa -del 4 y el 5 de octubre pasados- hay que tomarlas con beneficio de inventario. Al fin y al cabo, el secuestro de Ochoa es sui generis, pues Elías Ochoa fue destituido como cónsul de Barquisimeto hace cuatro meses por ayudar a Álvaro Araújo Noguera - el supuesto secuestrador- expidiéndole en secreto un certificado de supervivencia. Por otra parte, Ochoa había reconocido que su denuncia original contra los Araújo la había hecho en un momento de calentura, porque la entonces canciller, María Consuelo Araújo, le había negado un cargo a su esposa. La Fiscalía no tuvo en cuenta este elemento en su acusación contra el ex senador Álvaro Araújo Castro.

Ochoa también había tenido diferencias con la Procuraduría, cuando esta entidad -en un fallo de primera instancia- lo había destituido por irrelegularidades en la celebración de un contrato cuando era Alcalde de Valledupar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.