Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/14/2014 12:00:00 AM

“Petro no tiene coherencia entre el discurso y la ejecución”

Francisco Santos se va lanza en ristre contra la gestión del alcalde de Bogotá y explica en qué consiste su campaña por el Sí.

El ex vicepresidente Francisco Santos salió a la primera línea del frente para respaldar el Sí a la revocatoria del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. Después de haber perdido la oportunidad de ser el candidato del uribismo a la Presidencia, volvió a agitar la política. El ex vicepresidente se puso la camiseta y junto al representante Miguel Gómez saldrá a recorrer la ciudad para pedirles a los bogotanos que voten contra la administración distrital.

En entrevista con Semana.com, Santos se despachó contra la administración del alcalde, cuestiona a la Registraduría y al gobierno nacional por no asegurar los recursos para convocar la revocatoria en la fecha pactada y le reconoce al alcalde que haya asumido la campaña por el NO, en lugar de jugarle a la abstención de los votantes.

Semana.com: ¿Por qué salió a enarbolar la campaña del Sí?

Francisco Santos: No, a enarbolarla no, se me ocurrió salir a apoyar la revocatoria porque sentí que el espacio lo estaba copando todo Petro y el “No” estaba por fuera. Porque me duele lo que le está pasando a la ciudad y porque yo creo que ese debate político de la gestión del alcalde hay que darlo. Creo que Petro estaba contando con que todo el mundo se iba a quedar quieto ante la incertidumbre de la decisión judicial y el ganar por W, pues no.

Semana.com: ¿Hubo un cálculo electoral un poco oportunista, pensando en una eventual candidatura por la Alcaldía?

F.S.: Nada, nada. Si uno quisiera una Alcaldía, ese es el peor camino para llegar. No hago cálculos políticos, pero pienso que ese espacio que Petro estaba copando hay que disputárselo a la ciudad.

Semana.com: ¿No es muy agotador salir de una campaña como en la que estuvo por la candidatura del uribismo para meterse en otra?


F.S.: Tuve unos mesesitos de descanso para recargar batería.

Semana.com: ¿Por qué el Centro Democrático, su partido, no ha salido a respaldar frontalmente la campaña?

F.S.: Porque ellos sienten, y fue parte de la discusión que tuvimos esta semana, que esto no puede ser Uribe versus Petro, esto tiene que ser un tema mucho más cívico, más abierto y mucho más grande. Me imagino que algunos de ellos apoyarán, otros no por cálculos políticos. Pero esto flexibiliza la capacidad de convocar. Se genera una confusión, pero hay que evitar que esto sea un tema de partidos, hay que convertirlo en un elemento de ciudadanía muy importante.

Semana.com: Usted le dijo a Simón Gaviria que no ha leído la ley que regula la revocatoria. Él le ha dicho infantil porque usted le ha dicho que debe definirse frente al proceso. ¿A qué se debe esa pelea?

F.S.: Es que él es representante a la Cámara por Bogotá. Él debería tener una posición frente a esto. Si es por cálculos políticos, que los cuente, pero uno no debería pasar de agache ante un momento tan difícil de la ciudad. Lo mismo le estoy diciendo a Germán Vargas, a Germán Varón... Sólo se ha pronunciado Miguel Gómez. Pero él, Simón, es representante por Bogotá. Les debe los votos a los bogotanos ¡Pasar de agache! Un muchacho tan joven. ¿Dónde está la garra política? El tema no es sólo de cálculos, es de jugársela como el papá se la jugó muchas veces.

Semana.com: ¿Con qué recursos cuenta?


F.S: Hasta este momento con ninguno. Un guardadito que teníamos de la campaña ya se nos acabó.

Semana.com: ¿Habrá reposición de votos?

F.S.: No hay. Aquí todo lo que se invierte es a fondo perdido.

Semana.com: ¿Cómo va a hacer para contrarrestar la campaña por el No, que tiene el respaldo de la burocracia local, recursos, visibilidad y recientemente ha subido en las encuestas?

F.S.: Llevando al debate los resultados de un gobierno que tiene una pésima gestión. Nosotros queremos que los bogotanos se levanten ese día de la revocatoria y se pregunten: "¿Mi vida está mejor que hace dos años?" Si están descontentos, que vayan y voten por el sí. Ese es nuestro trabajo: mostrar los problemas de inseguridad, mostrar los problemas de la malla vial, mostrar el deterioro del sistema hospitalario, mostrar los problemas en educación, el tema de basuras... mostrar lo que no se ha hecho y lo que se ha deteriorado.  

Semana.com: ¿Quiénes más hacen parte de su equipo en esta campaña?

F.S.:
Nosotros queremos sumar y sumar. Aquí está Everth Bustamante, quien nos parece importante porque fueron colegas del M-19. Está Óscar Ortiz, una persona que trabajó por la transparencia y fue clave en la Séptima Papeleta; está Alicia Eugenia Silva, que es un referente de lo que fue Mockus para esta ciudad (ella fue secretaria de Gobierno y alcaldesa encargada); está Daniel Páez, un profesor de la Universidad de los Andes. Están la gente de Miguel Gómez y las organizaciones que lo apoyan. Nosotros esperamos gente que se sume, con una vocería colectiva. Obviamente me toca por ahora echarme esto al hombro, pero yo aspiro a que mucha gente empiece a convertirse en referente del Sí. Lo importante es que el empresario, el trabajador y las organizaciones que están pasando aceite asuman esta tarea.

Semana.com: ¿Cómo van a coordinar con el equipo de Miguel Gómez?

F.S.:
Ahorita tenemos una reunión de agenda conjunta. A mí me interesa que esto no sea un tema de un foco, sino varios diluidos. Mi trabajo político ha sido en temas cívicos, el "No más", las marchas contra el secuestro. Eso siempre fue colectivo. A mí no me cuesta trabajo entregar la vocería. Lo más importante es que si todos sumamos, esto se gana.

Semana.com: ¿No le parece un poco doloroso para el erario que toque sacar plata para la revocatoria y después, en caso de que gane el Sí, haya que hacer otra elección?

F.S.: Esa es la ley. Esa es la Constitución. Más se ha perdido en basura cero. Son 70.000 millones de pesos perdidos en ese proyecto. Más se perdió en los carros que dejaron botados. Alguien se ganó esa plata y no sabemos quién. Más se pierde en el desgreño administrativo y en contratos de prestación de servicios que no sirven para nada. Al final, si nos ahorramos dos años del gobierno de Petro, en la sumatoria, nos vamos a ahorrar muchísimo dinero que se podría perder con una mala gestión de él.

Semana.com: La convocatoria a las urnas tiene una particularidad: Si no van 1,2 millones de personas a las urnas, Petro también cantará victoria...

F.S.:
Hay que reconocerle a Petro que se haya metido en el No. Va a ser una campaña voto a voto. Porque él había podido jugarle a la abstención.

Semana.com: ¿Qué es lo peor de esta administración?

F.S.: Tres cosas: primero que haya dividido a la ciudad. La está dividiendo entre ricos y pobres. Ha generado un discurso de lucha de clases que se sabe dónde empieza, pero no se sabe dónde acaba. Lo segundo, hay una improvisación en la gestión que habla de pésima gerencia de proyectos que se entierran. Nada ha avanzado para resolver los problemas estructurales. Los bogotanos merecemos respeto y él quiere ser presidente, no alcalde.

Semana.com: ¿Qué le reconoce a Petro?

F.S.: La coherencia en su discurso. Siempre ha dicho lo mismo. Pero no tiene coherencia entre el discurso y la ejecución.

Semana.com: Finalmente, ¿qué piensa de que la Registraduría haya anunciado un cambio en la fecha de la revocatoria?


F.S.: Que hay una improvisación de la Registraduría y el Gobierno. Con la democracia no se puede jugar. Usted no puede tomar la decisión de fijar una fecha sin tener la plata y sin presionar públicamente por ella. Hay unas propagandas que salieron en televisión y no sirvieron para nada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.