Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/23/2013 12:00:00 AM

“Esa mercancía no va a llegar la semana entrante”

El presidente de la Cámara Venezolana, Luis Alberto Rusián, habla del comercio con Colombia.

Semana.com: ¿El acuerdo logrado hace dos semanas entre Colombia y Venezuela para compras de alimentos por 600 millones de dólares se logró por la necesidad que tiene Venezuela?

Luis Alberto Rusián, presidente de la Cámara Venezolana-Colombiana: Yo no estoy en el Gobierno, ni tomo las decisiones, pero pienso que sí. En Venezuela hacen falta alimentos. No tenemos capacidad en este momento para poder satisfacer la demanda interna. Y aunque la Cámara no hace seguimiento de la escasez y no es un asunto que tratamos, ha sido noticia en las últimas semanas que muchos productos no se consiguen en suficiencia en todo el país.

Semana.com:
Son muchos los alimentos que van a comprarle a Colombia, 40.000 toneladas de leche en polvo, 42.000 de carne, 20.000 de aceite, 6.000 de mantequilla, más 1,7 millones de pollos y 60.000 cabezas de ganado. De esos productos, ¿cuáles ya venía importando Venezuela de Colombia?

L. A. R.: El primero y el segundo rubro de importación de productos colombianos a Venezuela son carne y cabezas de ganado, para el período enero-junio de este año. Y nos parece bien que se lo compren a Colombia porque tienen la cantidad, manejan productos de calidad, nos dicen que es carne certificada y tenemos buen conocimiento mutuo como mercado y proveedores.  Luego, está el tema de la cercanía y en principio es más fácil la importación vía terrestre que marítima.

Semana.com:
Venezuela ha hecho acuerdos comerciales para importar algunos de estos productos cárnicos y lácteos con los países del Mercosur, Argentina, Brasil, Uruguay. ¿Por qué ahora decide comprarlos a Colombia y no a los otros socios?

L. A. R.: En las últimas semanas ha habido un reacomodo respecto a las relaciones entre Venezuela y Colombia. Las cosas han mejorado, de gobierno a gobierno. Entendemos que ya para mayo había conversaciones bastante avanzadas en las cuales Venezuela consideraba que era adecuado y conveniente importar de Colombia por las condiciones de volumen, cercanía, etc. Lamentablemente, se presentó un incidente diplomático que volvió a echar para atrás todo, pero, superada esa dificultad, estamos otra vez en proceso de acercamiento.

Semana.com: ¿Ayudó a Venezuela que en Colombia se armara el paro campesino para firmar más rápidamente el acuerdo?

L. A. R.: No sé si lo ayudó. Porque de todas maneras Venezuela toma decisiones de manera individual y necesita comprar los productos que le hacen falta. Y a Colombia siempre la ha convenido a vender a Venezuela. Pero, a la luz de la coyuntura, es una relación en la cual los dos gobiernos están ganando.

Semana.com: Usted lo acaba de decir, son los dos gobiernos los que están ganando con este acuerdo. ¿Qué tanto está ganando el sector privado en Colombia y en Venezuela?
 
L. A. R.: El sector privado colombiano debe estar ganando, porque es el que produce estos alimentos. Están participando en lo que llaman compras gubernamentales en Venezuela, que es uno de los objetivos que han tenido desde hace tiempo. Quizás el que se ve un poco más afectado es el sector privado venezolano porque no es parte, en principio, de este acuerdo. Por los volúmenes y la magnitud entendemos que son compras que deben ser muy prontas y que son dirigidas desde el sector público.

Semana.com: Pero el gobierno venezolano no necesariamente es el que compra todos los alimentos que requiere el país…

L. A. R.: Sí, por ejemplo en carne y ganado, el sector privado también participa en eso. Ahora, en este anuncio particular, debido a las condiciones de tiempo y la premura, y porque como las negociaciones fueron de gobierno a gobierno y hubo reuniones entre ministros venezolanos y colombianos, no están los privados venezolanos involucrados y no han llamado a que los privados soliciten certificado de licencia para ser otorgado por el sector público para que importen

Semana.com: ¿Se tiene previsto que esta sea una compra recurrente?

L. A. R.: No sabemos los detalles de esa negociación.

Semana.com: ¿Y cómo será el pago por estos alimentos?

L. A. R.: Se está diciendo que es posible que sea con bonos. No sé si serán de PDVSA, pero debe ser una cosa atractiva para que el gobierno de Colombia, que también está resguardando los intereses de los proveedores colombianos, lo acepte, más aún cuando Venezuela no ha terminado de pagar la deuda a los empresarios colombianos.

Semana.com: ¿Cuándo se supone que debe llegar esa cantidad de mercancía? Porque hace 10 días, cuando anunciaron el acuerdo, dijeron que debía llegar la semana pasada.

L. A. R.: Esa mercancía no va a llegar la semana entrante. Sacando cuentas con los afiliados a la Cámara, que son transportistas y están en el sector logístico y de almacenadoras, hemos identificado, a grandes rasgos, que se requerirían al menos 5.355 viajes en transporte no refrigerado y unos 1.400 viajes de carga refrigerada. Serían 6.755 viajes. Eso es un cálculo por encima, puede ser más o menos, pero nos da una idea de la magnitud que implica transportar eso.

Semana.com: Con el cálculo de los viajes que usted menciona, ¿Colombia y Venezuela tienen suficientes vehículos de carga?

L. A. R.: Aquí se está levantando la información para ver qué características y qué capacidad tienen los vehículos venezolanos. Por ejemplo, los transportistas del Táchira, adscritos a la Cámara, tienen como unas 1.200 unidades, pero el 40 % que está parado por falta de repuestos.

Semana.com: Con esa situación, así los venezolanos quieran participar más del negocio, ¿tendrían que hacerlo mayoritariamente los colombianos?
 

L. A. R.: El presidente Maduro hizo un gobierno de Calle en el Táchira hace poco y se reunió con estos transportadores y les dijeron que van a darles apoyo para renovación de flota. Se habló de la constitución de una bolsa de repuestos para poder solucionar este tema que se ha hecho más urgente en los últimos meses. Pero en la práctica eso no ha podido concretar. Otra cosa que se dijo en la reunión es que no tenemos un acuerdo de transporte de carga terrestre binacional.

Semana.com: Su contraparte, la Cámara colombo-venezolana, lleva tiempo pidiendo ese acuerdo y solicitaron que se avanzara en ese punto durante la reunión de los cancilleres en Caracas y todos los ministros hace un mes.

L. A. R.: Sí, todos hemos insistido en eso y estamos en coordinación con la Cámara en Bogotá porque son temas que nos interesan a ambos. Si tuviéramos ese acuerdo, todo sería más fácil. Es decir, si los vehículos venezolanos van a ir a Colombia a buscar carga, una cosa es buscarla en Cúcuta y otra ya es ir hasta  Valle. Para eso hacen falta seguros, y en estos momentos los seguros están contemplados en la decisión andina, pero hay toda una  discusión sobre si se puede aplicar o no, porque hay que recordar que Venezuela se salió de la CAN y supuestamente esas resoluciones andinas no se aplican. El lío es que aún no hay otro acuerdo que diga cómo.

Semana.com: ¿Dentro del acuerdo que se logró el año pasado, no se acordó nada en términos de transporte?

L. A. R.: Ese es un acuerdo de los tradicionales que tiene solamente lo básico, pero yo celebro que al menos tenemos eso, porque llegar a ese acuerdo no fue fácil por las visiones distintas que hay entre los dos países sobre cómo se hacen las cosas. Ahora, por ejemplo, en estos momentos, el trasbordo de carga se mantiene.

Semana.com: ¿Entonces los camiones colombianos que traigan la comida sí tienen que transbordarla en la frontera?

L. A. R.: Lo que hemos recibido como información es que se mantiene la resolución que está vigente desde el año 99, con excepciones. No requieren trasbordo carga a granel, líquido, refrigerados. Pero todo lo que no sea tan delicado en su manipulación, sí. Ahora, hay que ver si hay un avance frente a este acuerdo, porque hay momentos como este, en que ante la necesidad  de aumentar el intercambio, a lo mejor esta es la oportunidad de cambio.

Semana.com: Con todos esos inconvenientes, esa comida va a llegar a Venezuela en noviembre.

L. A. R.: Puede ser en octubre.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.