Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1997/08/18 00:00

ENTREVISTA: LUIS EDUARDO RODRIGUEZ

"Así íbamos a secuestrar a Antonio José Cancino"

ENTREVISTA: LUIS EDUARDO RODRIGUEZ

Luis Eduardo Rodríguez Cuadrado participó en el intento de secuestro del abogado del presidente Samper, Antonio José Cancino, y por poco integra el grupo de sicarios que mató a Alvaro Gómez. Este hombre fue el primer detenido en las investigaciones de la Fiscalía para esclarecer estos dos hechos que sacudieron al país a finales de 1995. Hoy está en el pabellón de sanidad de la cárcel La Picota, donde fue recluido después de sobrevivir a un atentado. SEMANA lo entrevistó y estas son sus revelaciones:
Semana: ¿Cómo ingresó al grupo que iba a atentar contra el abogado del Presidente?
Luis Eduardo Rodríguez: Por una llamada en la que me preguntaron si necesitaba dinero. Si era así, debía cumplir una cita en el billar Windsor, en el centro de Bogotá. Me dijeron cómo debía ir vestido.
Semana: ¿Cuándo fue eso?
L.E.R.: A mediados de agosto de 1995.
Semana: ¿Cómo fue vestido?
L.E.R.: Con jean, botas negras y chaqueta café.
Semana: ¿Asistió a la cita? ¿Qué pasó?
L.E.R.:Era la 1 y 30 de la tarde. Cuando llegué se me acercó una persona y me preguntó si yo era 'El Mono'. Dije que sí. Esa persona me dio la mano y me dijo que lo llamara 'Fernando' o 'El Pechuga'. Nos sentamos en una mesa donde había otras personas. Tomamos tinto. Allí estaban 'Luis', 'Motas', dos hermanos y un señor entrado en años, al que después reconocí como uno de los escoltas de Cancino del DAS.
Semana: ¿De qué hablaron?
L.E.R.: Se habló acerca del objetivo, que era el secuestro del abogado del Presidente. Sin más detalles se fijó una nueva fecha para otra reunión. Entendí que íbamos a hacer una cosa muy grave y traté de abrirme. Les dije que no le jalaba y les agradecí tenerme en cuenta. No soy ningún angelito, pero secuestrar a semejante personaje me dio susto. Pero 'Fernando' dijo que no podía echar para atrás porque ya los había visto y sabía qué se estaba fraguando. Aún así no fui a otras dos reuniones. Les mandé decir que no iba a delatarlos pero que no quería estar en ese secuestro.
Semana: Sí, pero usted terminó comprometido.
L.E.R.: No sé cómo ubicaron mi casa, pero 'Fernando' llegó y me dijo que a 'Dignidad por Colombia' no se le podía quedar mal. No tuve salida y acepté ir a la última reunión, el día anterior al atentado.
Semana: ¿Qué pasó entonces?
L.E.R.: Llegué puntual al billar. Asistimos los mismos, pero había alguien más: Gustavo Adolfo, alias 'Tavo'. El y 'Fernando' manejaron la reunión y asignaron tareas: los dos se encargarían de neutralizar la escolta. 'Luis' y 'Motas' se llevarían a Cancino. Los dos hermanos _de apellido Carvajal_ cuidarían la espalda de 'Fernando' y 'Tavo''. Yo quedé encargado de proteger la retirada de 'Motas' y 'Luis' cuando se llevaran a Cancino. Al final de la reunión 'Fernando' insistió, como en el primer encuentro, en que no le podíamos quedar mal a un tal 'Hermes'. Cuando salíamos a la calle llegó ese señor y se saludó muy efusivamente con 'Fernando'. Según me contaron después, 'Hermes' tenía contacto directo con los autores intelectuales.
Semana: ¿Cómo se desarrolló el plan?
L.E.R.: Nos encontramos a las 6 de la mañana al lado del Planetario Distrital. 'Fernando' nos dio las armas y nos fuimos al parque de la Concordia. Pasados unos minutos aparecieron el Mercedes Benz y su escolta. Interceptamos los dos carros y se inició un violento tiroteo. Al guardaespalda de Cancino se le había dicho que se quedara quieto y que pegara las manos al timón. No sé qué pasó, pero en el momento del ataque parece que él se asustó y trató de sacar su arma. Entonces los encargados de los escoltas los encendieron a plomo y los mataron. Fue cosa de segundos. Tal vez algunos de los integrantes del grupo no cumplieron su parte del plan y por eso el objetivo fracasó. Se armó un despelote muy grande porque el escolta que iba en el carro con Cancino se parapetó detrás del carro y nos enfrentó a capa y espada. Yo resulté herido por una bala. Quienes tenían que echarle mano a Cancino no hicieron lo suyo y por eso se desorganizó el plan. Yo sangraba mucho en el pecho y por eso huí en uno de los vehículos.
Semana: ¿Quién sacó a Cancino del carro, luego lo arrastró y finalmente no se lo llevó? Eso nunca quedó claro.
L.E.R.: El mismo Cancino se salió del vehículo pero fue tal la confusión por la plomacera que no vi quién lo arrastró. Ya detenido me enteré que a Cancino no se lo llevaron porque decidió no caminar. Y como es robusto pesaba como un barril. Por eso y por el tiroteo no alcanzaron a subirlo a uno de los carros.
Semana: ¿Quiénes hicieron los seguimientos previos?
L.E.R.: Todo lo supimos a través del escolta, Ancízar Gutiérrez.
Semana: ¿Qué iban a hacer con Cancino?
L.E.R.: Secuestrarlo. No me dijeron a dónde tocaba llevarlo ni a quién entregárselo. Después supe que iban a hacerle un juicio.
Semana: ¿Qué pasó luego?
L.E.R.: Me quedé quieto mientras sanaba la herida. Después me fui de Bogotá y por muchos días les perdí la pista.
Semana: ¿Cómo lo capturaron?
L.E.R.: Me estaban haciendo un seguimiento y cuando tomaba un taxi en la carrera séptima me cogieron. El taxista era un agente secreto. Fue el 7 de diciembre del 95.
Semana: ¿Lo delataron?
L.E.R.: Según me contaron, quien me delató fue David Montes, uno de mis mejores amigos. Me identificó por el retrato hablado que hicieron las autoridades. Eso no me consta.
Semana: Usted participó por dinero. ¿Le cumplieron?
L.E.R.: Me ofrecieron cierta cantidad, pero no me cumplieron porque la vuelta no salió.
Semana: ¿Qué hacía antes de participar en ese complot?
L.E.R.: Fui policía hasta que me retiraron en el 92. Luego me dediqué al comercio de neumáticos importados.
Semana: Mes y medio después ocurrió el crimen de Alvaro Gómez. ¿Usted participó en él?
L.E.R.: No. Me desconecté de esas personas.
Semana: ¿Tuvo alguna conexión ese homicidio con el fracaso de lo de Cancino?
L.E.R.: Yo creo que sí porque en la última reunión, un día antes del intento de secuestro de Cancino, 'Fernando' nos habló de un nuevo trabajo. Dijo que sería más sencillo porque no se tendría que secuestrar, sino acabar con la humanidad del doctor Alvaro Gómez. Luego preguntó quiénes querían participar. 'Lucho' y uno de los hermanos Carvajal aceptaron. No recuerdo quiénes más. Respondí que no quería participar en ese atentado.
Semana: ¿En esas reuniones se habló de alguna motivación política?
L.E.R.:No. Hablamos de lo que tocaba hacer. Ninguno de los asistentes hizo ese tipo de preguntas.
Semana: ¿Por qué utilizaron la fachada de 'Dignidad por Colombia'?
L.E.R.: Como ya le dije, cuando me localizó en mi casa 'Fernando' me dijo que a 'Dignidad por Colombia' no se le podía quedar mal. Pero nunca más se volvió a hablar de esa organización.
Semana: Usted fue recluido en el pabellón de alta seguridad de La Picota, donde estalló una bomba que mató a William Infante y le causó graves heridas. ¿Cómo ocurrió la explosión?
L.E.R.: A las 7 de la noche del sábado 29 de marzo estaba en mi celda cuando William Infante entró. El era dueño del caspete del pabellón y encargado de la lavandería. No era extraño verlo con bolsas o baldes. Cuando entró llevaba algo en la mano. Yo iba a hacer mi rutina diaria de taekwondo. Lo vi algo alterado pero no sospeché nada. Luego fui a una de las esquinas de mi celda, donde tenía unas pesas para precalentar. Sentí un zumbido y se produjo la explosión de la que quedé gravemente herido. El cuerpo de Infante quedó destrozado.
Semana: ¿Observó algo sospechoso?
L.E.R.: Ese día, en dos ocasiones, lo sorprendí en mi celda. Primero lo vi acostado en unos cojines. En la tarde bajé al patio y de nuevo lo vi entrar a mi celda. Subí rápidamente y lo sorprendí abriendo el closet. Me dijo que si tenía pegante. Le dije que no. Entonces se fue.
Semana: Existen muchas versiones acerca del destinatario de esa bomba: usted, Infante, los Rodríguez, Leonidas Vargas... hasta se dijo que era un plan de fuga de 'Bochica', el jefe de 'Dignidad por Colombia'.
L.E.R.: Estoy seguro de que a Infante lo contrataron para matarme. Eso debido a mis informaciones que la Fiscalía comprobó en el caso del secuestro de Cancino y los datos que suministré en el caso de Alvaro Gómez. Querían matarme para desaparecer a un testigo que sabe mucho.
Semana: La pregunta del millón: ¿quiénes son los autores intelectuales?
L.E.R.: No lo sé, pero mi concepto personal es que al menos el secuestro de Cancino fue planeado y ejecutado por 'Dignidad por Colombia'.
Semana: Usted decidió confesar para buscar una rebaja en su pena. ¿Por qué?
L.E.R.: Me di cuenta que estaba plenamente identificado y por eso decidí confesar. Realicé retratos hablados de quienes colaboraron y participaron activamente en ese hecho. Así identificaron a 'Fernando' o Pechuga', es decir, Luis Fernando Jutinico; 'Tavo', Gustavo Adolfo Jaramillo; 'Motas', Oscar Montoya Molina; 'Pastel', Hermes Ortiz Durán; los hermanos Rafael y José Vicente Carvajal Gómez e Iván Darío Quintero Oquendo. Gracias a mis datos estas personas fueron capturadas una a una.
Semana: Para tramitar sus beneficios fue nombrado un delegado ante la Corte. ¿En qué estado se encuentra su proceso?
L.E.R.: Sí, se trata de Germán Marroquín Grillo, a quien le suministré valiosa información para aclarar los casos Cancino y Gómez. Hace más de un año estoy esperando el concepto y a la fecha no sé nada. Sólo tengo información de que él salió del país.
Semana: Usted solicitó sentencia anticipada. ¿Se la aceptaron?
L.E.R.: No me la aceptaron por culpa del doctor Marroquín. El engañó a mis abogados. Confiamos en su honorabilidad cuando dijo que se comprometía a hablar con los fiscales que llevaban mi caso. Por eso mis abogados no pidieron antes la sentencia anticipada. Una vez la solicitamos la negaron por extemporánea. Apelamos, pero el Tribunal Nacional también la negó. Siento que me engañaron después de que arriesgué mi vida. Hasta la fecha la Unidad de Derechos Humanos, donde se encuentran en trámite los beneficios por mi colaboración, no ha dicho una sola palabra.
Semana: ¿Está arrepentido de todo lo que hizo?
L.E.R.: No, yo no me arrepiento de nada de lo que hago. nn "Fernando' llegó y dijo que a Dignidad por Colombia no se le podía quedar mal. No tuve salida y acepté" n "A Cancino no se lo llevaron porque decidió no caminar y como es robusto pesaba como un barril" "Con mis datos la Fiscalía capturó a siete personas comprometidas en lo de Cancino y Gómez".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.