Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1997/11/03 00:00

ENTREVISTA: MARIA CRISTINA URREA

ENTREVISTA: MARIA CRISTINA URREA

María Cristina Urrea, representante para Colombia de la fundación de Elizabeth Taylor para la prevención del sida, habla sobre la realidad de la enfermedad.
Semana: Hacía mucho tiempo no venía usted al país. ¿A qué vino ahora?
María Cristina Urrea: Vengo a trabajar en la actividad a la cual estoy dedicada ahora de tiempo completo, despertar conciencia sobre las proporciones a que está llegando el sida en el mundo y en Colombia.
Semana: ¿No es extraño encontrar a una mujer bonita e internacional dedicada a esto?
M.C.U.: Yo hace un año estoy trabajando en esto. Me divorcié, conocí a Elizabeth Taylor en Los Angeles y creo que es una causa en la cual todos debemos tener conciencia. Tengo la oportunidad de servirle a una causa en la cual yo creo y ayudar a Colombia como lo hizo toda la vida mi padre.
Semana: ¿Concretamente, a qué vino a Colombia?
M.C.U.: La fundación para la cual yo trabajo, AmFAR, tiene la convicción de que hay una serie de países que están en riesgo de una epidemia de sida. Colombia, precisamente, es uno de estos y como yo trabajaba allá me designaron vocera.
Semana: ¿Cuál es ese riesgo?
M.C.U.: Hay dos países en Latinoamérica donde el sida tiene proporciones muy graves: Brasil y México. Como el problema es tan grave se tiende a creer que se trata de fenómenos geográficos aislados que por alguna razón tienen características distintas a las de los vecinos. La prioridad es que no haya otros países latinoamericanos que sigan el ejemplo de México y Brasil. De eso se están encargando múltiples organismos internacionales. Nuestra prioridad es que no haya otros países que se conviertan en otro México o en otro Brasil.
Semana: ¿Y dónde entra Colombia en todo esto?
M.C.U.: Colombia tiene tres problemas: tiene más sida del que cree la gente, tiene uno de los peores récords estadísticos para detectarla y uno de los mayores grados de ignorancia de todo el continente.
Semana: Denos algunas cifras.
M.C.U.: El problema es que las cifras no son reales. Según el Ministerio de Salud, en Colombia solo hay 8.233 personas contagiadas de sida. Según AmFAR a esta cifra hay que aplicarle un multiplicador de por lo menos 10 a uno para que comience a tener alguna validez. En otras palabras, Colombia es un país de 100.000 contagiados y no 8.000.
Semana: ¿Pero 100.000 en un país de casi 40 millones de personas es una epidemia?
M.C.U.: No, pero es la seguridad de que va a haber una epidemia tarde o temprano donde no cambien las costumbres. En Latinoamérica en este momento hay 1.600.000 contagiados de sida. Estos son 400.000 más de los que hay en Estados Unidos, donde todo el mundo reconoce que el problema es gravísimo. Con 1.200.000 contagiados en Estados Unidos hubo una revolución en el comportamiento sexual de la gente. Con 1.600.000 en Latinoamérica aquí no ha pasado nada.
Semana: ¿Y por qué han aumentado tanto las cifras en Colombia?
M.C.U.: Principalmente por el bisexualismo y el machismo. La gente todavía cree que se trata de una enfermedad de homosexuales. No se dan cuenta que en la medida en que un marido sea bisexual y tenga sus muchachitos fuera del hogar la pobre mujer es una víctima inevitable de la enfermedad. En otros países las mujeres tienen autoridad para enfrentar a sus maridos en estos aspectos. En Colombia la sociedad las obliga a prestar calladamente cualquier servicio conyugal que se les exija. Semana: ¿Entonces cuál es la solución, la abstinencia, el condón?
M.C.U.: La solución es mucho más complicada. El problema es de ignorancia, y de los gremios y de la religión que no se abren a combatir este tabú que tenemos en este país.
Semana: Se ve que usted toma la cosa muy en serio.
M.C.U.: Es que he venido a Colombia para decirles a las mujeres que todas tenemos que tomarlo muy en serio. Las posibilidades de contagio son mayores para una mujer que para un hombre.
Semana: Pero volvamos a las estadísticas. ¿Cuál es la proporción en Colombia entre los infectados heterosexuales y los homosexuales?
M.C.U.: Yo diría que en Colombia el 70 por ciento de casos son homosexuales, pero el 30 por ciento son heterosexuales. Este porcentaje es muchísimo más alto que en Estados Unidos. Al mismo tiempo el 20 por ciento de cada nuevo contagio es de una mujer. Pero esta cifra está creciendo mucho por lo que mencioné antes, el bisexualismo de muchos maridos.
Semana: ¿Tiene muchas personas cercanas a usted contagiadas de sida?
M.C.U.: Yo viví durante muchos años en Los Angeles y en Los Angeles todos tenemos muchas personas contagiadas de sida. Es precisamente este ambiente el que creó en mí esa conciencia de que se tiene que hacer algo. Y así tenga o no tenga personas cercanas, es algo que nos puede llegar a todos.
Semana: Entonces usted ve el futuro negro.
M.C.U.: No necesariamente. En Estados Unidos este es el primer año en que bajó sustancialmente el número de muertos por sida. Los años de campañas preventivas produjeron un descenso en la mortalidad de 23 por ciento. Sin embargo buena parte de este resultado se debe a la comunidad homosexual, que ha resultado mucho más responsable que la heterosexual. En Estados Unidos el único aumento que ha habido es entre los heterosexuales y es del 11 por ciento.
Semana: ¿Cuáles son sus funciones concretas en la fundación de Elizabeth Taylor?
M.C.U.: Además de ser la vocera para Colombia tengo contacto muy cercano con los pacientes que son objeto de tratamiento. En este aspecto ha habido enormes progresos. Hoy se puede ser portador del virus y tener un futuro.
Semana: ¿Futuro de cuántos años?
M.C.U.: Como los experimentos son demasiado recientes nadie sabe cuántos años de vida garantizados hay. Pero ya se puede hablar de 10 años por lo menos, pues los primeros portadores del virus que han hecho los tratamientos adecuados han pasado esta barrera e incluso, gracias a las nuevas combinaciones de drogas, ahora estos pacientes viven sin ningún síntoma y con esperanza de vida. El sida de hoy no es la enfermedad que nos pintaron los medios de comunicación hace 10 años. Es una enfermedad como cualquier otra sobre la cual no hay que tener tabú y que lo único que requiere es la eliminación de la ignorancia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.