Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/2/2013 12:00:00 AM

“Una cosa es silenciar las armas y otra construir la paz”

Rosa Emilia Salamanca, líder del grupo Mujer, paz y seguridad, habló con Semana.com del pacto ético que presenta al país hoy.

Por estos días, cuando el tema de la paz es tan recurrente, diferentes organizaciones no gubernamentales lo han adoptado como un tema propio para exponer diferentes postulados que se derivan de este concepto. 

Es el caso del colectivo de pensamiento y acción “Mujeres, paz y seguridad”. Su secretaria técnica, Rosa Emilia Salamanca, habló con Semana.com del pacto ético “por un país en paz” que presenta este miércoles.  

Semana.com: ¿De qué se trata el pacto?

Rosa Emilia Salamanca: El pacto es una propuesta de una reflexión y transformación profunda que requiere este país que está en crisis en múltiples de sus aspectos. Una reflexión ética para una construcción política, novedosa, nueva, transformadora, que nos permita avanzar hacia una construcción de paz sostenible y duradera. 

Semana.com: ¿Cuándo surge? 

R.E.S.: Este pacto surgió a partir de un viaje que hicimos diez mujeres de multiplicidad de sectores nacionales, en un intercambio con Filipinas, un país en conflicto con una situación similar a la nuestra. Pudimos desarrollar un proceso de conocimiento entre nosotras y de conocimiento de  este país que nos permitió ver la realidad de otra manera. A partir de allí constituimos el grupo Mujer, paz y seguridad que ha venido trabajando en la construcción de este pacto. 

Semana.com: ¿De qué se tratan esos 15 caminos para la paz que comprende el pacto?

R.E.S.: Son cosas muy profundas. Por ejemplo: plantearse la posibilidad de reconocer la humanidad de todos (as). Ese primer punto es fundamental en este país. Es increíble que nosotros tengamos que considerar o discutir sobre el derecho a la vida de todas y cada una de las personas que habitamos acá. 

Otro camino es realmente reconocer la diversidad y la diferencia, poder reconocer nuestras diferencias políticas sin matarnos, donde nadie tiene la verdad absoluta; cuestionar profundamente los intereses, imaginarios y los mitos que mantienen la violencia; poder tener una práctica del Estado que reconozca nuestra diversidad étnica y cultural. 

Un punto fundamental para nosotras es rechazar categóricamente todas las formas de violencia contra las mujeres y convertirlas en prácticas políticas y culturales aceptables. Ese es el tipo de cambios que nosotros consideramos que son fundamentales para que este país realmente pueda transformarse en múltiples sentidos, tanto en lo cotidiano como en lo público. 

Semana.com: ¿Cómo se hace efectivo este pacto? ¿Cómo blinda este pacto a la sociedad de casos de violencia contra la mujer como el de Rosa Elvira Cely?

R.E.S.: Cada uno de estos puntos se va a convertir en una estrategia pedagógica y de discusión política. Nuestras estrategias son poder hacer de este pacto y cada uno de sus puntos un material pedagógico para niños, jóvenes y adultos, donde cada una de estas frases las podamos desglosar en términos de lo que significa transformarnos para que esos hechos no sigan ocurriendo. 

Semana.com: ¿Qué piensan de los eventuales acuerdos de paz de La Habana? 

R.E.S.: Nosotras claramente apoyamos los diálogos. Consideramos que son fundamentales. Pero son solo uno de los múltiples caminos que conducen a la paz. Los otros caminos los tenemos que andar todos (as), es decir la sociedad civil de este país; una cosa es silenciar las armas y otra construir la paz. 

Semana.com: ¿Qué alcances tendría la llamada ‘revolución cultural’ que proclaman?

R.E.S.: Deberíamos lograr que la gente sea lo suficientemente consciente de que seguir los caminos por los que andamos no nos va a brindar las posibilidades de ser un país diferente. Un país que tiene tantas dobles morales, tantos discursos enfrentados, en que al mismo tiempo construimos paz y guerra, debe abrir una discusión en todas partes para todos los colombianos (as). 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.