Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/15/2000 12:00:00 AM

Epílogo

La Fiscalía desestimó la denuncia de la Dian contra Jaime Lara y altos directivos de Frontier. ¿Demanda a la vista?

El 6 de marzo de 1999 agentes de la Dian irrumpieron en la firma transportadora Frontier y después de sellar las instalaciones, sacar al personal y confiscar los archivos llevaron a cabo durante tres días un gigantesco allanamiento. Con las irregularidades que la Dian encontró, nueve días más tarde formuló una denuncia penal contra los directivos de Frontier en la que los acusaba de contrabando, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero. La denuncia mencionaba a Jaime Lara Rueda, así como al gerente general Arturo Montoya Arango, el gerente de importaciones Enrique Posada Durán y 16 personas más, entre las que se contaban varios empleados de la propia Dian.

Dado el prestigio de la firma Frontier y la preeminencia social de la familia Lara, la denuncia de la Dian ante la Fiscalía adquirió en su momento una dimensión de escándalo.

Un año y un mes después la Fiscalía acaba de emitir su veredicto sobre la denuncia de la Dian. El proceso contra Arturo Montoya, fue archivado y Lara Rueda, presidente de la compañía, no fue vinculado a ningún proceso. En otras palabras, la Fiscalía delegada no encontró mérito en las acusaciones de la Dian.

Si bien durante el proceso Fanny Kertzman dijo que en los allanamientos se habían encontrado pruebas y que el propio gerente de exportaciones de Frontier, Enrique Posada, delató a sus superiores, al mismo tiempo que solicitó sentencia anticipada y admitió los cargos de contrabando, falsedad y concierto para delinquir, el fiscal consideró que no había material probatorio suficiente para seguir la investigación

En este sentido Montoya negó categóricamente todas las acusaciones y afirmó que desconocía las actividades ilícitas que cometían los empleados involucrados en esos delitos. Alegó también la total inocencia de su jefe inmediato Jaime Lara Rueda.

La Fiscalía en un momento dado tuvo entonces que sopesar entre el testimonio y las pruebas del gerente de importaciones, Enrique Posada, quien le pasó la papa caliente a sus superiores, y el testimonio y las pruebas de Montoya, quién manifestó que todos los delitos se cometieron de Posada para abajo.

El fiscal delegado se inclinó por este último camino, conceptuando que todo obedeció a un plan orquestado por empleados medios y bajos de la compañía, algunos funcionarios de la Dian y particulares vinculados por las empresas transportadoras. La Fiscalía agregó que las directivas de la compañía eran ajenas a esas actividades y que ni las pruebas de la Dian ni las denuncias de Posada fueron suficientes para mantener la acusación. Esto significa que Enrique Posada perdió los beneficios a los que aspiraba como consecuencia de su confesión.

La directora de la Dian, Fanny Kertzman, no se da por vencida y asegura que, si bien la causa penal no prosperó, los procesos administrativos por contrabando en el caso Frontier continúan. Su intención es imponer multas millonarias a la compañía. Sin embargo, a pesar de toda esta tenacidad, la señora Kertzman quedó en una posición difícil en este episodio. Las acusaciones contra Jaime Lara le causaron un perjuicio enorme tanto moral como económico. La exoneración total por parte de la Fiscalía lo deja en posición de instaurar una demanda multimillonaria contra el Estado con muchas posibilidades de ganar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.