Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1993/09/20 00:00

Error mortal

Gana fuerza una teoría según la cual al gobernador de Antioquia, Antonio Roldán los sicarios lo mataron por equivocación

Error mortal

QUIEN ASESINO AL GOBERNADOR de Antioquia, Antonio Roldán Betancur, hace cuatro años? En medio de la intensa ola de asesinatos desatada por el cartel de Medellín durante ese trágico año de 1989, en ese entonces nadie dudó en apuntar el dedo acusador hacia la organización de Pablo Escobar. Pero ahora existen dos hipótesis sobre los hechos que no necesariamente coinciden con lo que se creyó entonces.
La primera tiene que ver eon el reciente llamamiento a juicio de la Fiscalía a José Santacruz Londoño y a seis personas más del cartel de Cali, por este crimen ocurrido el 4 de julio de 1989, cuando un carro bomha explotó en el preciso momento en que el vehículo de Roldán circulaba por una de las principales vías de Medellín.
Con esta decisión de la Fiscalía, se pensó que por fin el asesinato se aclararía, de modo sin duda, sorpresivo, pues resultaba difícil imaginar que en medio de la ofensiva de crímenes del cartel de Medellín, al gobernador de Antioquia lo hubiera asesinado el de Cali. Sin embargo, hace un par de semanas comenzó a coger fuerza una nueva hipótesis sobre los hechos y csta va en contravía de la investigación realizada por la Fiscalía. De acuerdo con los organismos dc inteligencia, a Roldán Betancur sí lo asesinó el cartel de Medellin, pero no porque el gobernador estuviera en la mira de dicha organización si no por un fatal error.
Según informes de tres declarantes que se acogieron al sistema de protección de testigos, el magnicidio se cometió por una dramática equivocación de los sicarios encargados de eliminar al director de la Policía de Antioquia, coronel Valdemar Franklin Quintero. quien era en realidad el blanco del atentado y quien finalmente cayó asesinado semanas después. De acuerdo con el relato de los informantes, el cartel de Medellín había tomado la decisión de asesinar al coronel y para ello se ordenó hacerle un seguimiento detallado.
Una vez se logró recoger esta información, se decidió, según la información recopilada, llevar a cabo el operativo para asesinar al coronei y se acordó la fecha del 4 de julio. Ese día los sicarios prepararon un carro bomba en la avenida Pichincha a la altura de la villa Olímpica adyacente al estadio Atanasio Girardot, a la espera de la caravana que transportaba al coronel. A esa misma hora, el gobernador Roldán salió de su casa rumbo a su oficina. Se movilizaba en un Mercedes azul y la escolta estaba conformada por dos motos de la Policía y una camioneta Luv. Coincidencialmente, la caravana de seguridad del coronel Valdemar Franklin Quintero era idéntica: un Mercedes azul, dos motos de la Policía y una camioneta Luv. En lo único que no coincidieron los dos funcionarios fue en la ruta que tomaron para llegar a sus trabajos. El director de la Policía optó por una muy diferente a las que había empleado en días pasados, mientras Roldán Betancur sí se dirigió a su oficina por la avenida Pichincha." Los sicarios no lo sabian. Ellos solo estaban esperando el paso del Mercedes son la escolta para accionar el carro bomha. Cuando vieron el convoy actuaron pensando que se trataba del coronel", dijo a SEMANA uno de los agentes de seguridad.
Con este nuevo capítulo sobre el asesinato del gobernador Antonio Roldán Betancur, la investigación deberá ser revisada. Y más aun cuando el propio Pablo Escobar ha negado en varias oportunidades ser el responsable de la muerte del funcionario, quizas porque considera que su organización nunca ordenó ese crimen, y que fue un error de los sicarios. De otra parte, si la versión de los testigos es verdadera, la acusación hecha por la Fiscalía a la gente de Cali se iría al piso. Pero el problema no para ahí. Fuera de la información entregada por los testigos, no existen otras pruebas para demostrar que efectivamente la organización de Escobar ordenó el crimen, incluso si fue por error. Así las cosas, es muy posible que la investigación vuelva a un punto muerto y que el asesinato del recordado y joven gobernador, vaya camino a la impunidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.