Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/27/2015 1:00:00 PM

Un nuevo escándalo rodea a la Policía

Frente a las acusaciones del coronel Reinaldo Gómez sobre acoso sexual y corrupción en la Policía Nacional, el general Rodolfo Palomino respondió y tres altos oficiales fueron separados de sus cargos.

Los audios revelados por La Fm este martes son del todo escandalosos. En ellos aparecen las voces de oficiales de la institución que se reunieron para, presuntamente, por orden del director de la Policía, general Rodolfo Palomino, ‘torcer’ una denuncia interpuesta por el coronel Reinaldo Gómez contra Palomino por un presunto viejo asunto de acoso sexual.

En esa reunión los coroneles Flavio Mesa, hoy comandante de la Policía de Cundinamarca, y el también coronel Ciro Carvajal, secretario general de la Policía, así como el mayor Jhon Quintero, asesor jurídico de la Secretaría, le piden a Gómez que modifique el documento en el que involucra a Palomino.

La denuncia tiene que ver con que hace varios años, cuando Gómez era teniente, Palomino le habría  pedido tener relaciones sexuales y Gómez se habría negado, a lo que habría seguido una persecución laboral en su contra, según el mismo coronel. “Lo que queremos es minimizar la publicidad que ya tuvo ese documento”, le dicen los oficiales a Gómez.

A cambio, le ayudarían a cerrar una investigación en su contra por haber hablado con los medios de comunicación sin la autorización de la institución. En suma, se trataría de una investigación menor que le acarrearía una sanción de entre seis y 12 meses.

Gómez se negó a modificar el documento e insistió en esa charla en que lo que quería era ser juzgado en derecho. “Lo que a mí me interesa es que me resuelvan en derecho”, dice el coronel en esos audios y contó que un funcionario de la Policía le advirtió que en su expediente legalmente no había nada. Sin embargo, le indicó que la orden que estaba dada era: “Hay que joderlo”.

Gómez grabó la conversación en la que también le insinúan que en la institución algunos coroneles no ascienden aun cuando son buenos, y que arbitrariamente son retirados. En conclusión le estaban indicando que desistiera de sus denuncias si quería que le dieran una mano para seguir en la institución.

Luego de estas denuncias, también se hicieron públicas varias comunicaciones enviadas al general Palomino. Una de ellas tiene fecha del 5 de mayo del 2015. En ella le pide al alto oficial “frenar la persecución laboral que usted actualmente tiene en contra mía y que la sigo viendo materializada mediante la investigación disciplinaria INSGE-2014-103”.

En esa carta Gómez le pide que desligue su condición personal y sentimental frente a lo laboral por dos hechos del pasado.

“Hay dos circunstancias del pasado cuando yo tenía el grado de teniente que usted no ha podido superar y que lo mortifican. La primera es el hecho de que yo denuncié a su gran amigo y confidente, mi coronel Norman León Arango (…). La segunda, el hecho de que yo no le haya aceptado a usted sus pretensiones amorosas y sexuales hacia mí como se lo expresé esa vez a usted en la remonta de la Escuela de Policía Rafael Núñez, después de que usted y mi coronel Arango me hicieron ese bautizo de carabineros y le dije a usted en privado en mi oficina: 'Mi coronel, a mí solo me gustan las mujeres', y veo que el hecho de haberle dado a conocer muy respetuosamente mis gustos sexuales fue tomado por usted como un desplante”. 

Se trata de una comprometedora misiva en la que concluye que, de no cesar la persecución en su contra, se vería obligado a hacer público todo el caso. Y así lo hizo, Gómez contó su versión en La Fm.

Más allá de un supuesto tema personal, lo que queda en evidencia en la grabación publicada es que en la Policía se harían oscuras maniobras para ocultar investigaciones en contra de altos oficiales que no convienen a la institución. Los oficiales involucrados se podrían ver en problemas.

El general Palomino respondió esta mañana. Aseguró que él tenía entendido, según los audios, que “el secretario general, Ciro Carvajal, indica que se estaría haciendo referencia a unos supuestos hechos ocurridos hace más de 15 años” y precisó que se trata de “unas supuestas presiones de un tipo indeterminado” que podrían tener que ver hasta con peticiones “de tipo sexual”.

Sin embargo, al ser confrontado al documento en cuestión, que le envió hace unos meses el coronel Gómez, el general Palomino negó rotundamente los hechos relatados por Gómez en la carta.

"Esos hechos jamás ocurrieron, yo nunca tuve bajo mi mando directo a ese teniente. Nunca participé en lo que él señala de un bautizo carabinero. Jamás". Y añadió: "Nunca mostré ningún desagrado con que él haya denunciado al señor coronel Norman León Arango. Por eso es que se tomó la decisión de que se investigara".

Retiran a tres coroneles protagonistas de los audios

En la tarde de este martes, el general Rodolfo Palomino dio una declaración a medios de comunicación en relación con este escándalo. Dejó en claro que no iba a quedarse con las manos cruzadas frente a las acusaciones de Gómez.

Palomino anunció el relevo de sus cargos de los coroneles Ciro Carvajal, Flavio Mesa y el mayor Jhon Quintero. También advirtió que el caso ya está siendo investigado por la Procuraduría y que interpondrá una denuncia penal ante la Fiscalía General de la Nación contra Reinaldo Gómez por injuria y calumnia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.