Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/11/16 00:00

Escándalo de Fondelibertad: "el problema no son números, son personas"

La directora de País Libre, Olga Lucía Gómez, advierte que más allá del penoso escándalo de corrupción, están las víctimas del secuestro y la puesta en duda de las políticas contra este flagelo en el país.

Los más perjudicados con el escándalo de Fondelobertad: las víctimas del secuestro. Foto: SEMANA.

Desde hace algunos días todos hablan de Fondelibertad. Todo empezó cuando el coordinador de Planeación de Acción Social de la Presidencia, Harlan Henao, ex director de la entidad encargada de ayudar a combatir el secuestro y que maneja fondos del Estado, renunció por las denuncias que, luego de una investigación, demostraron que durante su gestión hubo “despilfarro”, “desorden” e “ineficiencia”.
 
Luego vino la renuncia de la directora del CTI, Marilú Méndez, quien resultó involucrada en el mismo escándalo, luego de que se encontrara que a su hijo, a su hermana y a su exesposo les fueron otorgados contratos con Fondelibertad. Después apareció el expresidente Álvaro Uribe, quien a través de su cuenta de Twitter aseguró que en su gobierno comenzaron las investigaciones contra Fondelibertad, y que su ministro de Defensa, Gabriel Silva Luján, había pedido la renuncia a Harlan Henao.

Ahora, una carta revelada por Noticias UNO lo contradice. En la misiva, firmada por el mismo Uribe, éste reconoce la labor de Henao y resalta el “apoyo inteligente y ejecutivo en la lucha contra el secuestro y en la atención a las víctimas de dicho delito”. La carta es clara. Henao renunció sin que se lo pidieran y no como lo aseguró Uribe.

A todo esto se suma el anuncio del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, quien pidió que se interviniera la entidad y no descartó su liquidación antes de que acabe el año.
 
Mientras tanto, personas como Olga Lucía Gómez, directora de la Fundación País Libre, la principal en atención a familiares y ex secuestrados, ven en este escándalo la oportunidad para ir al fondo de la situación, que aunque hasta ahora tiene repercusiones mediáticas y políticas, desde hace mucho afecta la razón de ser de la entidad: las víctimas del secuestro.

El lío de las cifras
 
Las cifras que hoy preocupan a muchos no son las mismas que desde hace tiempo preocupan a familiares de secuestrados y exsecuestrados. Y es que mientras toda la concentración está puesta, ahora, en los contratos, en el despilfarro de recursos y compras de equipos inútiles, la directora de País Libre dice que nunca se entendió de qué forma la entidad hacia el recuento de los secuestrados en el país.
 
“En abril se presentó un informe en el que se señalaba que sólo había 79 personas en cautiverio y más de 600 personas sin establecer. ¿Cómo es posible esto si en el 2008 habían 2.800 cautivos? ¿Con qué criterios se hizo la depuración? Aunque hubo una reducción en el flagelo del secuestro, siempre dudamos de cómo Fondelibertad hacía los balances”, advierte Olga Lucía Gómez, quien reitera que “el problema no son números, son personas”.
 
El problema está en que de esas cifras depende el acceso de ex secuestrados y familiares de las víctimas a los beneficios que dicta la Ley 989 de 2005.
 
“Cómo saber si alguien hacía o no parte de esas 600 personas ‘sin establecer’, cómo garantizar que tuvieran acceso a dicha ley”, se pregunta la directora de País Libre, quien afirma además que el tratamiento que Henao le dio a Fondelibertad fue “arbitrario y muy olímpico” sobre todo en los procedimientos que, al parecer, no se pensaban teniendo en cuenta a las víctimas.
 
“En vez de darles mayor protección, lo que hace es desprotegerlos”, dice.
 
Y a la voz de ella se suman las de algunos ex secuestrados. Gloria Polanco es una de estas. Ella afirmó, a Caracol Radio, que ni su familia ni ella recibieron en ningún momento ayuda de Fondelibertad.
 
"Para nada me han ofrecido alguna ayuda o asesoramiento por parte de Fondelibertad. Yo creo que Fondelibertad debía ser encaminada a la ayuda a los secuestrados, a asesorarlos y a guiarlos y en ningún momento hemos recibido nada. Eso quiero dejarlo bien claro", sostuvo Polanco.
 
Por su parte, Luis Eladio Pérez, también exsecuestrado, dijo que en Colombia “no se puede decir que hay 79 secuestrados cuando la cifra podría estar entre 2 mil y 3 mil, no solo contando con los de carácter político, sino a los plagiados por extorsión”.

¿Qué les espera a los secuestrados?
 
Olga Lucía Gómez ve la renuncia de Harlan Henao de Acción Social y de Marilú Méndez del CTI como “lo mínimo que podía pasar”.
 
“Ahora falta que sigan investigando. Cuando se destapan escándalos de estos, lo más importante es depurarlos de fondo. Sanear este tipo de instituciones de raíz”, dice.
 
Pide también que se investiguen los recursos que desde Fondelibertad se destinaron a los Gaula del país, y no ve con buenos ojos el anuncio de la posible liquidación de Fondelibertad por parte del Gobierno.
 
“Hay que hacer un examen muy juicioso de la situación, la cura no puede ser peor que la enfermedad. Es necesario sentarse a mirar cuáles son los principales problemas, hacer una mesa de discusión con todas las entidades y con la población civil. Hay que emprender acciones sin el afán de demostrar resultados positivos, hacerlo con lealtad. Ver cuáles son las zonas más críticas, cómo están trabajando los Gaula y concretar una política real frente al flagelo del secuestro”.
 
Y es que, según ella, aunque “hay una súper estructura, un montón de recursos, donaciones y la política de secuestro ha sido fuerte en prevención, en el resto es débil”.
 
Gómez se refiere, entre otros, al aporte que hizo Estados Unidos a Colombia para la creación del Sistema Integrado de Información sobre Secuestro, que para ella “debe estar en algún escritorio, por qué nada ha pasado con eso, a pesar de que ya debería estar funcionando y de lo necesario que es”.

La creación de políticas de atención a víctima es otro gran reto. “Es necesario saber qué pasa con los casos en los que no hay condenas, que es casi el 90 por ciento, saber qué pasa con las víctimas”, dice Gómez.

Y para eso reconoce algo que el Gobierno actual está haciendo y el anterior ignoró. “Hay una disposición a reformular escenarios, además una perspectiva clara sobre seguridad ciudadana, entendiendo el secuestro como un fenómeno que también es urbano”.

Sobre el reciente pronunciamiento del expresidente, quien afirmó que las irregularidades de Fondelibertad y su director se estaban investigando desde su administración, la directora de País Libre es enfática. “Ahora vienen a darse golpes de pecho, el partido de La U fue el que puso ahí al señor Henao”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.