Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/21/2014 12:00:00 AM

No más estaciones de Policía cerca de cascos urbanos

Así lo decidió el Consejo de Estado, que condenó a la Nación tras un atentado de las FARC en Arauca.

El Consejo de Estado condenó a la Policía Nacional al pago de los perjuicios ocasionados a la diócesis de Arauca por los daños a la iglesia, la casa cural y el colegio del municipio de Puerto Rondón (Arauca) durante los ataques de la guerrilla en 1999, por un valor cercano a 700 millones de pesos.
 
La Sección Tercera, con ponencia del magistrado Ramiro Pazos Guerrero, señaló que es imperativo para el Estado proteger de manera especial las edificaciones religiosas, para “proteger el ejercicio del derecho fundamental a la libertad religiosa y cumplir con los compromisos asumidos en los instrumentos internacionales”.
 
Al respecto, la misma Corte Interamericana de Derechos Humanos ha reiterado la prioridad de la obligación del Estado de adoptar medidas de protección y prevención en situaciones de conflicto armado, por lo que su omisión puede comprometer la responsabilidad internacional del Estado.
 
El Alto Tribunal recordó que la jurisprudencia ha señalado claramente que en zonas en las cuales se vea alterado el orden público con frecuencia, las estaciones de Policía deben tener una ubicación que no arriesgue a la población aledaña. 
 
En el caso concreto, las edificaciones de la Iglesia católica, la casa cural y el colegio la Inmaculada se afectaron por estar junto a la estación de policía. Por tanto, concluye la Sala que no se trató de un ataque indiscriminado hacia la población del municipio de Puerto Rondón, sino de uno específico contra la Policía Nacional.
 
“En efecto, debido a que en estos casos las personas enfrentan un riesgo real de sufrir amenazas o vulneraciones de sus derechos humanos, el Estado asume una posición especial de garante que lo obliga a ofrecer una protección efectiva a la población civil y a adoptar todas las medidas a su alcance para evitar o conjurar situaciones de peligro razonablemente previsibles”, señala la sentencia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.