Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/14/2015 6:00:00 PM

Este es el lugar en donde estuvo cautiva la pequeña Jessica

Fuentes de Semana.com revelaron que, según los primeros indicios, la menor fue plagiada por un indígena. Autoridades analizan si hubo abuso.

La desaparición de Jessica Patricia sigue siendo un misterio. Pese a que este lunes la Policía Nacional encontró a la pequeña de siete años que se había perdido desde el pasado 27 de junio en las inmediaciones del Parque Tayrona, en Magdalena, las pesquisas para esclarecer lo sucedido todavía avanzan.

Fueron más de dos semanas de intensa búsqueda por parte de los investigadores del Gaula para dar con el paradero de la menor. Las hipótesis fueron muchas, pero todo fue esclarecido gracias a la llamada de un campesino a la estación de Policía de la vereda El Calabazo.

El hombre aseguró a los uniformados que oyó gritos de una menor en una casa que estaba en medio del monte. Fue así como unos patrulleros de la Dirección de Tránsito y Transporte se movilizaron en moto hasta llegar a esa escabrosa zona.

Después un recorrido de 40 minutos, vieron a lo lejos, en la parte superior de una montaña, una extraña casa construida en palos y con techo de paja. El lugar, rodeado de palmas, árboles, flores y de la imponencia de las montañas, queda a más de cinco horas del sitio donde se extravió la pequeña.

Aunque a primera vista la casa pareciera estar abandonada, en realidad allí estuvo todo el tiempo la niña. Según las autoridades, el hombre que mantenía a la menor en su poder dejó siempre la puerta con cadena y candado para evitar que escapara. 

Jessica apareció con rastros de maltrato en su piel y con una desnutrición severa que está siendo tratada por médicos de un hospital en Santa Marta. Fuentes de Semana.com revelaron que la pequeña fue raptada por al menos un hombre de una comunidad indígena. Las autoridades tratan de establecer si hubo acceso carnal violento.

La niña apareció en deplorables condiciones de salud. Durante los 16 días del rapto, según ella contó, sólo comió queso y agua. Este caso ya no es visto por la Policía como una simple desaparición, sino como un secuestro.

Las autoridades cuestionan por qué el hombre no entregó a la menor, sabiendo que estaba siendo buscada ampliamente, y por qué no le interesó la recompensa de 50 millones de pesos que se ofreció por su paradero.

Todavía hay más preguntas que respuestas. Lo que digan Medicina Legal y el ICBF -que le hace acompañamiento psicológico a la menor- será pieza clave para saber qué pasó con la niña. La Policía, por su parte, hace un gran despliegue para dar con el sujeto que aparentemente mantuvo a la pequeña en cautiverio.


Cortesía Policía Metropolitana de Santa Marta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.