Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/13/2011 11:00:00 AM

"Este Gobierno me quiere graduar de corrupto": Álvaro Uribe

En entrevista con el diario La Tarde de Pereira, el exmandatario consideró que la política de seguridad democrática está siendo desmontada y que es necesario pedirle a la Corte Suprema rectificar los fallos que desestiman el accionar de las Fuerzas Armadas.

El expresidente Álvaro Uribe estuvo este fin de semana en Pereira, donde realizó su décimo Taller Democrático, el primero en plaza pública. Durante su paso por la capital risaraldense el diario La Tarde habló con él.
 
La Tarde: ¿Cree que se está desmontando la seguridad democrática?
 
Álvaro Uribe: En la concepción ideológica del Gobierno no, en la práctica sí. Porque hay deterioros en muchas partes del país.
 
Estos talleres comprometen a alcaldes y gobernadores para que cumplan la tarea constitucional de coordinar a la fuerza pública para garantizarle la seguridad a la ciudad. Cuando hay deterioro, si no se corrige a tiempo, eso desestimula la inversión y se queda sin recursos para pagar, por ejemplo, la Ley de Víctimas.
 
La Tarde: Esa seguridad ha tenido éxito, no obstante se han destapado escándalos con entidades y personas de su gobierno: la Dirección de Estupefacientes, en la salud pública, el DAS, las grandes contrataciones, etc. ¿Qué pasó durante su gobierno para que no se hayan tenido las prevenciones para que esos eventos de corrupción no se hubieran presentado?
 
A. U.: Este gobierno no necesita graduarnos de corruptos para adelantar su política contra la corrupción, por eso tengo que seguir explicándole a los colombianos la tarea que adelantamos.
 
Uno para lucirse no tiene que graduar al Gobierno anterior de corrupto ni cambiarle de nombre a las cosas. Nunca le cambié el nombre al Forec, me parece que fue bien concebido por Pastrana, ni a Familias en Acción, ni a la Red Juntos; ahora aplican la misma Ley de Agro Ingreso Seguro nuestra y sólo la cambiaron de nombre. Son vanidades innecesarias, simplemente que van desacreditando un gobierno que trabajó con patriotismo y entonces me toca defenderme y la defensa que encuentro es darle la cara a los colombianos en las calles, en las plazas públicas.
 
La discusión del DAS es muy vieja. Hay directores del pasado involucrados en el atentado al doctor Luis Carlos Galán. Por esos temas iré a responder a la Comisión de Acusaciones. En salud, nombré al colombiano más competente, Juan Luis Londoño, se murió y lo remplazó su asistente, Diego Palacio. Reformamos todas las clínicas del Seguro Social, empezando por el San Jorge de aquí, reformamos esa politiquería del Seguro, en las pensiones del Seguro con reformas de fondo, avanzamos en una plena cobertura.
 
Para depurar las EPS les exigimos más capitalización, índices de solvencia, etc., ahora viene una sentencia de la Corte, en los dos últimos años de mi gobierno, que exigió los recobros. Tuvimos una presión tremenda del país, eso nos aumentó enormemente el gasto. Si hay una persona en el manejo de esos recobros que cometió una indelicadesa apoyamos que esté en la cárcel.

La Tarde: ¿Y la Dirección Nacional de Estupefacientes?
 
A. U.: Hicimos cosas buenas y nos faltaron. Reformamos en dos ocasiones la Ley de Estupefacientes para darles a fiscales, jueces y policía la facultad de intervenir bienes donde hubiera duda de adquisición ilícita, quitamos del trámite de proceso de extinción la notificación personal, porque se había vuelto un factor dilatorio, encontramos gran desorden y corrupción en estupefacientes. Nos propusimos eso sin graduar al gobierno de Pastrana de corrupto.
 
Para estupefacientes la gran solución que mi gobierno encontró, a lo último, fue la Sociedad de Activos Especiales, para administrar esos bienes. Y este gobierno, ¿por qué no reconoció eso? ¿Por qué no le dio la facilidad de que operara? Este gobierno desconoció que fue nuestro Ministro el que hizo todas esas denuncias que había en estupefacientes. De pronto nuestro error fue no haber procedido más a tiempo. Es que reformamos 464 entidades del Estado. Ahora, si allí hubo bienes asignados por presión política, que los metan a la cárcel. Ese no fue el ejemplo que di. Yo di miles de ejemplos de cómo debía manejar eso con total honradez, 150 denuncias hizo estupefacientes en nuestro gobierno, esa era mi preocupación diaria, para que entregaran esas tierras a Corpoica, al SENA, el esfuerzo fue mucho.
 
La Tarde: ¿Está distanciado del Gobierno Santos?
 
A. U.: No. Yo tengo todo el respeto por el Gobierno, pero toda la lealtad con las ideas. Aquí en Pereira encuentro unas empresas exportadoras que las están cerrando: flores y confecciones. Me dicen que no pueden trabajar con un dólar a $1.780 y el gobierno nuestro, que tuvo ese problema de la revaluación, por salvar el empleo les ayudaba, pero al Ministro de Agricultura se le metió en la cabeza que esas ayudas eran corruptas para apoyar la candidatura de Andrés Felipe Arias, entonces por graduarnos a nosotros de corruptos, por tener unas vanidades que no corresponden al servicio público, le quitan apoyos a exportadores y ponen en riesgo el empleo.
 
La Tarde: Su visita la antecede una serie de hechos esta semana: la apertura de pliego de cargos por parte de la Procuraduría contra el candidato a la Gobernación Carlos Botero, rumores de que usted venía a quitar ese aval y cambiar de candidato a la Alcaldía porque viene bajando en las encuestas.
 
A. U.: No es mi tema. Le voy a decir qué conozco. Era yo Presidente y el doctor Botero fue elegido Gobernador de Risaralda por una fuerza que me hacía oposición. Se le dio todo el apoyo porque mi política era darles a todos los alcaldes y gobernadores de Colombia.
 
Siempre dije que este muchacho Botero, elegido por quienes me hacían oposición, era una persona capaz y totalmente honorable. Lo dije en un ejercicio gubernamental de 4 años y ese es mi testimonio. Estos talleres no interfieren en las decisiones internas de los partidos, son las directivas quienes definen quiénes son sus candidatos. Lo que está investigando la justicia no me compete y lo respeto.
 
La Tarde: ¿En esas últimas acciones de la Procuraduría y de las Cortes, hay intención de cortarle el paso al Partido de La U o a lo que fue su gobierno?
 
A. U.: Tengo sobre la justicia colombiana, en términos generales, un alto concepto. La apoyamos en el desatraso de salarios, de presupuesto. Siempre le recuerdo a la comunidad internacional la heroicidad de muchos magistrados y jueces de Colombia que han enfrentado el terrorismo. Ahora, hay sentencias que desconciertan, como el tema de los computadores de 'Reyes', no por la persona de Wilson Borja, mi opositor, pero lo respeto. Personalmente pienso que lo que hay en esos computadores no es determinante para que lo condenen, en LaTarde dejo expreso mi respeto por el doctor Borja; lo que me preocupa es la sentencia que rechaza, con argumentos bien débiles, el acervo probatorio del contenido de esos computadores.
 
El Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres dice que hay coincidencia entre lo que dicen los computadores de 'Reyes' de aportes a las campañas políticas en Ecuador y los movimientos contables en extractos bancarios de esas campañas. ¡Por Dios! Eso no sólo está en el computador de 'Reyes', está en los estractos, coincide la fecha y el monto.
 
La Tarde: ¿Entonces por qué lo desestima la Corte Suprema?
 
A. U.: La Corte lo desestima con argumento débil, de pretender que un operativo militar deba cumplir con los requisitos de una inspección judicial. El objetivo no era entrar a sacar computadores, era un operativo contra alguien que estaba asesinando a los colombianos. El responsable del secuestro de la señora Íngrid Betancourt, al otro día comenzó la operación de su liberación.
 
Hay que hacer un esfuerzo, pedirle a la Corte rectificaciones en esa materia, el país está en mora de buscarle una solución a lo del Palacio de Justicia. ¿La solución es quitarle el indulto al M-19? No. El M-19 ha cumplido, el doctor Navarro puede tener las mayores diferencias conmigo, hoy no se puede dar un indulto como el de esa época porque lo prohíbe la ley internacional a los delitos atroces, pero ese indulto se dio y esos señores han cumplido.
 
La solución es restablecer la dignidad y la libertad de las autoridades militares; viene la reforma a la justicia, hay que pensar cómo va a ser menos ideológica y más imparcial. Detrás de éstas sentencias no veo problema estructural de la justicia sino de parcialización ideológica, que es lo más grave.
 
La Tarde: ¿Parcialización hacia dónde?
 
A. U.: Nunca tuve ánimo de desacreditar a la Corte Suprema, como nos acusan; como cuando dijeron que la guerrilla cometía delitos políticos, pero los paramilitares no. Eso nos creó una diferencia. Creo que en un país democrático como este no debe haber delito político, es una manera de defender a la gente frente a la dictadura, pero ya que lo hay, hay que aplicárselo por igual a todos los que atentan contra el orden jurídico y constitucional. Los fallos ideológicos hacen daño.
 
Otro ejemplo es la Ley 1142. Para restarle permisividad al manejo de la excarcelación encontrábamos jueces que, con gran permisividad, concedían el beneficio a personas sumamente peligrosas. La justicia debe esmerarse en corregir eso.
 
La Tarde: ¿Cree que los recientes fallos de las Cortes le permitirán a las guerrillas tener nuevamente respiro cuando pueden estar diezmadas?
 
A. U.: Se crea ese peligro, no por fortaleza del terrorismo sino por desestímulo de las Fuerzas Armadas que han tenido periodos en la historia donde lo han sentido. No lo expresan vociferando sino con temor y desgano para enfrentar al terrorismo. Le temo mucho a que se cree una nueva etapa de desestímulo a las Fuerzas Armadas.
 
La Tarde: ¿Cuáles son sus temores respecto a cuál sea el diferenciar, en términos negativos, de su gobierno y el actual?
 
A. U.: Nada, por ejemplo, la Ley de Víctimas tiene dos antecedentes en nuestro gobierno: primero, gracias a la seguridad democrática las víctimas reclamaron, antes no, e introdujimos la reparación administrativa. El presidente Santos, como ministro se opuso a la Ley de Víctimas, no pudimos sacarla adelante porque había aspiraciones de la oposición de dinero que no podíamos cumplir, y por el tema de las Fuerzas Armadas.
 
Siempre he sido de la tesis que no pueden tratar lo mismo a las Fuerzas Armadas que a los victimarios guerrilleros y paramilitares. Ahora que la aprobaron, la quieren utilizar como factor propagandístico del oficialismo liberal. ¡Por Dios!, quienes dejaron crecer la violencia en Colombia ahora quieren lavarse las manos como los padres de la reivindicación de las víctimas. Me opuse a que reconocieran el conflicto con estos victimarios. No se les puede dar piso político, ni legitimidad. Mire, con la visita del Secretario General de Naciones Unidas al país el mismo día el cabecilla narcotraficante de las FARC, 'Alfonso Cano', aparece con una entrevista en un medio español diciendo que son actores políticos, que no tiene secuestrados sino prisioneros; han matado en esta campaña muchos candidatos y en la Ley les dan piso. ¡No puedo estar de acuerdo con eso!.
 
La Tarde: ¿No hubiera sido mejor hacer lo que la gran mayoría, quedarse un poco en la sombra?
 
A. U.: En alguna forma el presidente que Colombia eligió lo hizo con una plataforma de tres tesis de gobierno nuestro: seguridad democrática, confianza inversionista y política social. Vivo agradecido con mis compatriotas, me dieron oportunidad de ser presidente 8 años, mientras tenga salud para intervenir estimulando procesos democráticos, me preocupa que históricamente el país ha querido dialogar con el terrorismo y muy poco con el pueblo. Estos talleres son la posibilidad de mantener ese diálogo.
 
La Tarde: ¿Poca gente en la Plaza de Bolívar (1.900 personas)?
 
A. U.: Recuerdo una cosa que dijo el presidente Ospina Pérez. No estamos en manifestaciones sino en ejercicios de diálogo: los talleres democráticos. ¿Por qué hubo que ir a la Plaza de Bolívar? Porque un recinto cerrado con condiciones para los talleres no lo había, pero el presidente Ospina Pérez decía: “hay que tener el mismo entusiasmo para hablar con 2 o con 200.000”. Y eso es una gran lección.
 
A mí la sola circunstancia de hablar con un solo pereirano me da todo el entusiasmo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.