Jueves, 28 de agosto de 2014

"Esto me pasó por ser colombiana"

| 2013/02/02 04:00

"Esto me pasó por ser colombiana"

María Cristina Morales y su conductor pasaban frente al Nogal cuando la bomba estalló. Solo ella sobrevivió y hasta hoy no se perdona haberle dicho que tomaran un atajo.

“Lléveme por la Séptima”, le dijo María Cristina Morales a un taxista que acababa de recogerla una tarde de 2003. Era la primera vez que se atrevía a volver por esa avenida del oriente de Bogotá. Estando allí, recordó la noche del atentado del Nogal. Ella tenía un compromiso en un lugar cercano al club, y para no llegar tarde, le dijo a su conductor que tomara un atajo. El recoveco los llevó a un semáforo. Luego se encendió la luz verde, arrancaron, hubo un estruendo y de repente todo se detuvo.

Cuando volvió en sí, Morales vio el polvo, el aire gris, la carcasa destrozada de su carro y pensó en Afganistán. Luego, en Óscar, su conductor de 27 años. Ella sobrevivió de milagro. “Él se mató por estar conmigo”, dice esta abogada y profesora de Derecho Procesal con un aire de melancolía. Morales ha superado todo lo que estos diez años han traído consigo. Se recuperó de sus heridas, se reintegró a una vida que al principio consideraba terminada y comprendió lo incomprensible: haber sido junto con su empleado fallecido la única persona que la ola de la bomba agarró fuera del club.


Morales se ha cobijado de estoicismo para superar lo que vivió. Al principio, era la misma madre de Óscar quien la consolaba. Hoy, su consuelo es seguir con vida. “A mí me pasó esto por ser colombiana, por vivir en un país desigual en conflicto con una guerrilla”, dice.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×