Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/14/2011 12:00:00 AM

"Estoy investigando a Álex Char por un contrato en Barranquilla"

La contralora Sandra Morelli habla de su lucha contra los abusos en la contratación pública y anuncia nuevas investigaciones sobre el sector de la salud.

María Jimena Duzán: Esta semana usted suspendió al director del IDU, a pesar de que él ya estaba investigado, y por un tema administrativo. ¿No se le estará yendo la mano?

Sandra Morelli:
¡Pero claro que no! Hay personas que piensan que si la Contraloría los embarga o los suspende, Bogotá se paraliza. Si usted interviene, se acaba el servicio, le dicen a uno. Pues eso no es así: si la Contraloría lo embarga es porque usted incumplió el contrato y causó un daño. El director del IDU nos dijo que no iba a haber adiciones en ese contrato y que el cronograma pactado se iba a respetar. De ahí en adelante fue muy difícil obtener información y consideramos que él podría estar obstruyendo la investigación. Luego supimos que habían hecho una primera adición de 78.000 millones y que se había modificado la obra, haciéndola menos gravosa para el contratista. Por ese camino la obra iba a terminar costándonos casi el doble de lo previsto inicialmente.

M.J.D.: ¿Está diciendo que la cesión de la 26 nos va a costar más que si hubiéramos declarado la caducidad del contrato?

S.M.:
Pues es que si hubiéramos declarado la caducidad, en ese caso se habría exigido la cláusula penal y una nueva licitación. Aunque se habría tenido una demora adicional se hubiera garantizado la justa competencia que abarata el precio. Es la razón de ser de la licitación. Hoy, el retraso de la obra es del 80 por ciento. Lo que pasa es que la figura de la cesión se ha convertido en la forma de evitar la ley, las licitaciones, además de que permite que las personas puedan seguir contratando con las entidades públicas sin que estén inhabilitadas. Con la decisión del procurador, yo creo que el tema de las cesiones se va a frenar como una práctica generalizada para que el contratista incumplido salga exento de responsabilidad. El otro caso es el contrato de los Nule con el Acueducto de Bogotá, que el Distrito terminó unilateralmente cuando debió caducarlo.

M.J.D.: Tengo entendido que la suspensión de los funcionarios se hace, entre otras, para agilizar las investigaciones. Sin embargo, desde diciembre usted suspendió al gobernador del Magdalena y la investigación no ha terminado. Por ese camino vamos a suspender hasta el gato.

S.M.: También suspendí al alcalde de Neiva, y en ese caso hubo la restitución de 3.500 millones. Me pareció un resultado fiscal sin precedente. En el caso del gobernador del Magdalena, lo suspendí porque había evidencias de que estaba entorpeciendo las investigaciones por presuntas presiones a funcionarios de la Contraloría. La investigación se ha demorado porque estamos esperando una prueba técnica que enviamos a la Dijín. Y en el caso del director del IDU, repito, era una investigación que se iba a cerrar muy pronto y a la que habíamos vinculado al alcalde Moreno -por eso embargamos sus cuentas-. Y la actitud del director de no entregar los documentos estaba demorando el proceso, a la vez que nos impedía saber si habían introducido modificaciones al contrato o si se estaban tramitando más adiciones, como ya había sucedido.

M.J.D.: ¿Tendrían que estar asustados los ministros como Germán Cardona, que quedó engrampado con una cantidad de obras emproblemadas? ¿Corre el riesgo de que lo destituyan por no haber podido destrabar lo que dejó su antecesor?

S.M.: Esta Contraloría no actúa a mansalva. En el seguimiento a los recursos de la ola invernal hemos evitado sobrecostos por casi 30.000 millones sin una sola sanción. Se trata de actuar de buena fe y ajustados a derecho. Eso no le cuesta trabajo al ministro. Respecto de las obras en curso, ya tenemos más de 23 preliminares abiertas que conciernen a ministros de anteriores administraciones, a directores de Inco e Invías. Más que miedo, lo que deberían tener claro es que las normas sí tienen vigencia y que es importante que las decisiones sean eficientes desde el punto de vista económico. Tener parada una obra porque les da miedo la Contraloría es tan grave como adelantarla sin los diseños correspondientes.

M.J.D.: Garzón tiene las cuentas embargadas por la 26, Samuel también y en cambio en el caso del alcalde Char, que fue socio de los Nule en varias empresas y que tuvo contratos con el Estado que se incumplieron, anda fresco…

S.M.:
No es cierto. En el caso del alcalde de Barranquilla tenemos varias investigaciones. Él era socio de los Nule en el contrato de la construcción de unas bodegas de la DIAN en Bogotá. En esa condición nosotros ordenamos unos embargos. Los Char ofrecieron una póliza de cumplimiento y sustituimos esos embargos con esa póliza, pero desde luego que el alcalde sí está vinculado a ese proceso de responsabilidad fiscal. Dimos traslado del caso a la Procuraduría, pero encontramos que la legislación actual permite esos casos siempre y cuando los contratos se hagan en circunscripción diferente.

M.J.D.: ¿Pero qué clase de norma les permite a los alcaldes contratar con el Estado?

S.M.: Pues es que esa es la permisividad del régimen contractual y de la Ley 1150, que es muy flexible en esa materia, a tal punto que permite adiciones a un mismo contrato hasta del 60 por ciento. Pero volviendo al tema, la Contraloría está investigando, con el propósito de embargarlo, un contrato que se le adjudicó posiblemente a la familia Nule el año pasado, para el manejo del recaudo del sistema de transporte en la alcaldía de Álex Char. Tenemos otro tema que tiene que ver con las ayudas entregadas por Colombia Humanitaria. El fondo de reconstrucción optó por contratar intermediarios privados a través de las cajas de compensación. Pero en este caso, la caja de compensación procedió a realizar una invitación privada para contratar en la que resultó favorecida la Olímpica, que, sabemos, es de la familia del alcalde. La Contraloría hizo la advertencia y dio traslado de la investigación a la Procuraduría, porque allí puede haber una sanción disciplinaria.

M.J.D.: ¡Por menos el procurador suspendió al alcalde de Bogotá!

S.M.:
Le cuento que la adjudicación finalmente se reversó. Pero no solo pasó eso, sino que hubo un cambio de objeto del contrato, pues se cambiaron mercados por bonos en la Olímpica. Eso supone unos ahorros y una falta de control en lo que se compró que estamos investigando.

M.J.D.: A usted un grupo del Congreso le otorgó la facultad de ejercer un control excepcional para investigar toda la contratación en Antioquia hecha bajo la administración de Luis Alfredo Ramos.

S.M.: Sí, el tema se ha venido centrando en una fundación que se llama Buen Gobierno. Estamos viendo si esos convenios interadministrativos se podían hacer a través de esta fundación o si se eludió la Ley 80. Nos sorprendió el objeto versátil de esa fundación, que comprende una gama muy variada de obras y servicios.

M.J.D.: ¿Por qué tiene embargadas las cuentas de Andrés Felipe Arias?

S.M.: Cuando yo llegué, ya se había archivado el tema de AIS por cuenta de la anterior administración. Sin embargo, el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, denunció la existencia de unos contratos de publicidad que encontró en el programa de AIS, y abrí la investigación. Será objeto de imputación o de absolución la forma en que se aplicaban esas platas y si están relacionadas o no con los folletos de la campaña presidencial de Andrés Felipe Arias.

M.J.D.: ¿Insinúa que Arias pudo utilizar esos dineros para su campaña política?

S.M.:
Digamos que estamos indagando si la plata destinada para hacer ese programa se utilizó para esos fines. Lo que encontramos es que de esta plata había siempre un remanente que se cambiaba de destinación y que se la dedicó a publicidad. Eso podría significar una destinación indebida del recurso público.

M.J.D.: Su sucesor no solo archivó el proceso de AIS, también el de SaludCoop… ¿Será que lo menos grave fue la nómina paralela que usted misma denunció?

S.M.: En general, yo diría que sí hubo un relajamiento del régimen jurídico que favoreció injustificadamente a los contratistas. Había mucha concentración de la contratación, y eso permite el abuso. Y dentro de esa tónica, los organismos de control no actuaron de manera rigurosa.

M.J.D.: ¡Qué diplomática con su antecesor! Pasando a otro tema: usted no solo ha reabierto la investigación contra SaludCoop, sino una nueva contra Coomeva y Sanitas.

S.M.: Sí, las estamos investigando por un posible incremento injustificado en los costos de las drogas. La Contraloría no se va a meter en si es o no conveniente el sistema. Pero sí es evidente que las reformas a la Ley 100 han ido en contravía del espíritu de la ley y han permitido todos estos abusos. Nosotros hemos detectado 116 puntos de alto riesgo de fuga en el sistema, de recursos, ¡imagínese! Pero, además, la Superintendencia ha sido muy permisiva y la jurisprudencia ha ido cediendo espacio. Hay en especial una sentencia de la Corte Constitucional del magistrado Escobar Gil, que dice que todo lo que les sobra a las EPS es utilidad. En eso se han sustentado las defensas de las EPS que están en manos de abogados tan prestantes como el exmagistrado Montealegre y Enrique Vargas Lleras, entre otros. Pero, además, las EPS a nivel local han caído en manos de los paracos.

M.J.D.: ¿Por qué hizo ese video tan polémico en el que usted sale diciendo que no es una depravada sexual?

S.M.: Esta es la verdadera historia: cada semana había en la Contraloría una estrategia para deslegitimar mi gestión. La última fue de una bajeza inenarrable: se esparció el rumor en la Contraloría de que yo tenía unos novios jovencitos a los que yo les hacía caso en todas sus estupideces. Yo entonces decidí hablarles a través de ese video interno en el que dije que yo no tenía oficina paralela, ni negocios, que no cobraba por mis conceptos, y que no era depravada sexual. Lo que más me llamó la atención es que los medios en lugar de echar toda la historia solo recabaron en las palabras "depravada sexual" y en el hecho de que una mujer había pronunciado la palabra "sexual" y no en el tema de la corrupción, que yo quería resaltar.

M.J.D.: Obviamente, era una clara referencia a su antecesor…

S.M.:
Sin comentarios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.