Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/22/2011 12:00:00 AM

Estudio revela la difícil situación laboral que viven los colombianos con VIH

Según un informe de la Universidad Nacional, por el estigma y la discriminación que viven estas personas, el 30 por ciento de ellas están desempleadas y el 40 por ciento cuentan con un empleo informal.

La primera investigación en el país que mide el perjuicio contra las personas portadoras del VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) y que padecen el SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) fue realizada por la Universidad Nacional de Colombia.
 
En el estudio, liderado por el psicólogo e investigador Juan Simbaqueba, se realizaron entrevistas a 980 personas con VIH/SIDA, procedentes de Bogotá, la Costa Atlántica, el Valle del Cauca, el Eje Cafetero, Antioquia, Santander y Norte de Santander.
 
Se les preguntó la edad, la orientación sexual, el nivel de educación, el estado civil, los ingresos, la situación laboral y sobre el acceso a la salud. Con las respuestas se determinó que el estigma relacionado con el VIH/SIDA es un "limitante para garantizar el acceso de estas personas a los servicios esenciales básicos de salud y bienestar social".
 
Simbaqueba precisa que al 29 por ciento de los entrevistados le han negado alguna vez el acceso a servicios de salud.
 
Frente a la situación laboral, el psicólogo destaca que el 30 por ciento de las personas con VIH están desempleadas y el 40 por ciento cuentan con un empleo informal. Además, agrega que una de cada cuatro personas entrevistadas fue agredida físicamente durante el último año.
 
Según la investigación, el rechazo social ha estimulado la autoestigmatización de las personas con VIH/SIDA, quienes se excluyen de espacios y relaciones sociales e íntimas por sentimientos de temor, vergüenza y depresión.
 
Simbaqueba explica que el 50 por ciento de los pacientes entrevistados se culpa a sí mismo de su enfermedad, el 38 por ciento tiene baja autoestima, el 37 por ciento siente vergüenza y el 19 experimenta sentimientos suicidas. "Son sentimientos propios suscitados por presiones negativas del entorno", precisa.
 
La idea de medir el prejuicio relacionado con los pacientes con VIH/SIDA creció de la relación profesional entre el investigador Juan Simbaqueba y algunas redes internacionales dedicadas al estudio y protección de este grupo poblacional.
 
Se trata de la Red Colombiana de Personas que Viven con VIH (Recolvih), el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (Onusida) y el Instituto para la Investigación del Medicamento en los Sistemas de Salud (Ifarma).
 
Las metas de la investigación no sólo son académicas, según Simbaqueba, las intenciones son políticas y de cambio: "queremos que el ejercicio investigativo sea una herramienta para hacer incidencia política".
 
Así se realizó la investigación
 
Los protocolos de la investigación se realizaron en el año 2009. Luego, entre mayo y noviembre del 2010, se cumplió con el trabajo de campo -recolección de datos y entrevistas-. El análisis de los resultados se ejecutó de diciembre del 2009 a febrero del 2010, y en septiembre se publicó el estudio. En el proceso de investigación participaron tres psicólogos especialistas en psicología comunitaria y salud pública, y una profesional de enfermería.
 
El psicólogo Simbaqueba relata que en el inicio del ejercicio había "mucha expectativa". "La discriminación siempre había sido la disculpa perfecta para excusar la ineficacia de muchos programas de atención a las personas con VIH/SIDA. Sin embargo, no habían cifras y por eso hicimos el estudio", explica.
 
El docente señala que una de las situaciones más difíciles dentro del ejercicio fue la atención y el cuidado a los entrevistadores. "El requisito de la investigación era que los 20 entrevistadores tuvieran VIH para que los entrevistados hablaran más fácil. En esta situación, muchos entrevistadores se reventaban de escuchar cosas feas", recuerda.
 
Precisamente, junto con la publicación de la investigación se lanzó el libro Voces positivas, que reúne las historias de vida de nueve entrevistadores, donde dicen, según Simbaqueba, que "hay que parar la discriminación y aclaran que no son sujetos nocivos".
 
"Al finalizar el estudio la situación no deja de ser frustrante. Hay una situación de fragilidad laboral difícil. Recuerdo que un vendedor ambulante en Pereira contaba que cada mes tenía que vender sus medicamentos para pagar la pieza donde dormía", cuenta Simbaqueba.
 
Para Franklin Gil, colaborador e investigador de la Escuela de Estudios de Género de la Universidad Nacional, una de las causas de la discriminación social es el desconocimiento sobre el contagio del virus: “mucha gente piensa que el VIH se contagia por contacto, vivir con una persona, compartir alimentos con ella, utensilios, darle la mano, etc., y eso científicamente no tiene sentido”. Gil apunta que debe invertirse en estrategias de comunicación para desvirtuar los mitos.
 
Cuando se investiga...
 
Simbaqueba, quien lleva diez años indagando temas relacionados con el VIH/SIDA, afirma que todavía es muy difícil la investigación: "no deja de ser estigmatizante".
 
Agrega que el "acceso a la población afectada no es nada sencillo, y menos en lugares donde hay amenazas de muerte contra las personas que tienen el virus". El investigador recuerda en ese sentido una experiencia en el Putumayo, donde trabajó durante un año con la Organización de Naciones Unidas. "Conocimos casos de trabajadoras sexuales a quienes los paramilitares les quemaron sus genitales con ácido por la sospecha de que tenían VIH. También se presentaban casos de desplazamiento forzado por el hecho de vivir con el VIH".
 
El psicólogo también relata la historia de un coordinador de un proyecto de Barranquilla relacionado con personas portadoras del virus, que tuvo que salir del país por amenazas: "Paramilitares le pedían al coordinador los resultados de los exámenes de VIH y por no concederlos, tuvo que huir del país".
 
El jefe del estudio sostiene que el tema sigue siendo un tabú y que "el conflicto armado y el VIH" es una temática "novedosa" en la agenda de los medios.
 
"Minprotección está ausente"
 
Simbaqueba hace un llamado de atención al Estado para que comience cuanto antes "procesos reales de educación formal para los profesionales de salud y así se genere una atención integral a los pacientes con VIH".
 
"Es evidente la ausencia del Ministerio de la Protección Social, que no aparece ni asume una responsabilidad. Seguimos sin tener una política o un proyecto que le dé línea a las personas sobre el tema de la sexualidad. En la sociedad hay mucha desinformación y por eso se sigue teniendo miedo", reclama el docente.
 
Finalmente, el estudio pide al Estado romper con los estigmas "que impiden el acceso a programas de prevención y a tratamientos de salud para las personas que viven con VIH". Además, sostiene que las actividades de asesoría y apoyo en salud deben enfocarse no solo en el paciente sino en todos las miembros de su núcleo familiar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.