Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2016/03/05 00:00

Las increíbles pérdidas de la 'joya' del distrito

La ETB no solo perdió el año pasado 252.000 millones de pesos, sino su grado de inversión. Gastos excesivos, mala ejecución y pocos resultados llevaron a la empresa a esta difícil coyuntura.

Jorge Castellanos es el presidente de la ETB.

Hasta hace un par de me-ses, se pensaba que la Empresa de Teléfonos de Bogotá (ETB) era una de las compañías de mostrar del Distrito Capital. Incluso, la administración de Enrique Peñalosa, cuando alistaba su llegada al Palacio de Liévano, creía que tenía entre sus filas un jugador muy valioso que, pensando en una venta futura, le dejaría ingresos muy importantes a Bogotá.

Pero todo se derrumbó el jueves de la semana pasada al conocerse los resultados financieros de la ETB, correspondientes al año pasado. Fueron tan negativos, que la agencia calificadora Fitch Ratings le redujo su calificación nacional a AA+ y la internacional a BB+, ambas con perspectiva negativa, con lo cual la joya de la corona del Distrito perdió su grado de inversión.

En reporte que entregó a la Super-intendencia Financiera, la ETB informó que su margen de ebitda en 2015 se redujo a 28 por ciento, frente al 39 por ciento que presentaba en 2014 y al 45 por ciento de 2013. Según el nuevo presidente de la compañía, Jorge Castellanos, el impacto de las inversiones realizadas en 2015 por la anterior administración, en cabeza de Saúl Kattan Cohen, redujo la caja de la entidad en más de medio billón de pesos.

De acuerdo con el balance, la ETB arrojó pérdidas netas por 36.538 millones de pesos al finalizar 2015, similares a los 38.000 millones de pérdidas que presentó el ejercicio de 2014, ya ajustado a las nuevas normas contables internacionales (NIIF). Acá aparece una de las grandes sorpresas, pues las cifras contrastan con las reportadas por la anterior administración.

Pero lo más preocupante son las pérdidas operativas –lo que corresponde propiamente al negocio–, que ascendieron el año pasado a 252.000 millones de pesos. Esto fue parcialmente compensado con la recuperación de impuesto diferido por 175.000 millones, para llegar a la pérdida final, anteriormente cuantificada por 36.538 millones de pesos. El año pasado, los ingresos operacionales crecieron 3 por ciento, mientras que los costos y gastos (sin incluir depreciaciones, amortizaciones y provisiones) aumentaron en 30 por ciento.

Ante estos resultados, la empresa no distribuirá dividendos por el ejercicio de 2015. Cabe recordar que la ETB pertenece con el 86,5 por ciento al Distrito, y el resto a accionistas particulares, pero la mayoría de ellos (11,6 por ciento) son inversionistas institucionales.

La firma calificadora Fitch dice en su informe que la liquidez de la ETB se debilitó durante 2015, debido a las inversiones de capital y el pago de dividendos en medio del deterioro del ebitda que redujo su caja disponible. El año pasado, por decisión de la Alcaldía de Gustavo Petro, la empresa decretó un dividendo extraordinario por 404.000 millones de pesos, de los cuales 350.000 millones –pagaderos en cinco años– quedaron asignados a financiar el metro de la capital. Le deberá entregar al Distrito la primera cuota de 70.000 millones de pesos en 2017.

Según el nuevo presidente de la ETB, Jorge Castellanos, el origen de la complicada situación se remonta al ambicioso plan estratégico que, por 2 billones de pesos, puso en marcha Saúl Kattan, quien estuvo al frente de la compañía tres años y no tenía experiencia en el sector de telecomunicaciones, ni en manejar grandes empresas.

La estrategia de cambiar la red de cobre por fibra óptica en Bogotá para ofrecer internet de alta velocidad, en la que invirtió 1,2 billones de pesos, dejó a la empresa sin caja y no se tradujo en resultados de conectividad. Solo logró conectar el 9 por ciento de los hogares, y únicamente el 4 por ciento fueron clientes nuevos.

Conocedores del tema le critican a esa estrategia que resultó una apuesta muy agresiva para una empresa del sector público, donde hay que maximizar los recursos. Otros expertos dicen que había que hacer paso a paso una inversión de esta naturaleza, a medida que se produjeran resultados. Es decir, se montó un plan sin la capacidad comercial necesaria. En este sentido, cuestionan el papel de la junta directiva que debió tener visión para evaluar una estrategia que implicaba recursos tan cuantiosos. También resultó sorprendente en la ETB el nivel de gastos en temas como la modernización de la sede de la empresa y la contratación de altos ejecutivos. La gerencia creció un 18 por ciento.

Ahora, la nueva administración dice que se enfocará en rentabilizar la inversión hecha, tanto en el negocio de móviles internet, como televisión, para que la compañía no pierda valor, pues la idea es buscar un socio estratégico o venderla. Todo suponiendo, por supuesto, que no aparezcan nuevas sorpresas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.