Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/09/05 00:00

Ex paramilitares confiesan 18 masacres nuevas

10 paramilitares confesron el asesinato de al menos 100 personas en el centro del país.

Ex paramilitares confiesan 18 masacres nuevas

BOGOTA (AP) — La Fiscalía dijo el viernes que paramilitares desmovilizados confesaron haber perpetrado 18 masacres con al menos 100 muertos en el centro del país y de las que las autoridades no tenían conocimiento.

Los cadáveres de esas personas aún no han sido encontrados.

El fiscal Carlos Gordillo de la Unidad Nacional de Justicia y Paz dijo a la AP que los 10 desmovilizados hicieron sus confesiones entre el 18 y el 28 de agosto.

Los 10 ex paramilitares, que están detenidos en una cárcel de Ibagué, ciudad a unos 130 kilómetros al suroeste de Bogotá, pertenecieron al bloque de Ramón Isaza, uno de los fundadores a principios de los años 80 de las llamadas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), dijo el fiscal.

Las confesiones forman parte del proceso de entrega de información por desmovilizados desde que bloques de las AUC entregaron sus armas en una negociación con el gobierno iniciada en 2003.

"La mayoría eran casos que no estaban reportados como masacres. Ahora esos 10 paramilitares confesaron esas 18 masacres", aseguró Gordillo, quien agregó que las matanzas fueron de entre tres y seis víctimas.

Según Gordillo, los paramilitares confesaron a la Fiscalía que la mayoría de muertes fueron ordenadas por los hijos de Ramón Isaza, quien depuso las armas y se entregó en febrero de 2006 y hasta ahora ha confesado al menos ocho masacres con 70 muertos.

"Por ejemplo, uno de los paramilitares confesó la masacre de una familia entera, que estaba compuesta por cinco personas", comentó el funcionario, que precisó que casi todas las víctimas de las 18 masacres eran de municipios de los departamentos de Caldas y Tolima, en el centro de Colombia.

Los paramilitares revelaron haber matado en la carretera entre Bogotá y Medellín a tres choferes de una empresa de mensajería.

Los paramilitares "dijeron que a veces la misma comunidad denunciaba ante ellos a sus víctimas... decían que eran guerrilleros o que eran ladrones. Entonces los abordaban, los mataban y los enterraban o los tiraban al río", dijo Gordillo.

El fiscal de Justicia y Paz consideró que, según uno de los declarantes, una de las confesiones más delicadas tiene que ver con un presunto combate entre miembros del ejército y paramilitares, con 18 víctimas. "El testigo dijo que después de que los paramilitares se entregaron fueron asesinados. Claro, eso hay que probarlo", advirtió.

El funcionario aseguró que la Unidad de Justicia y Paz realizará en los próximos días las exhumaciones de los cadáveres de las más de 100 víctimas porque en sus confesiones los ex paramilitares indicaron los lugares donde están las fosas.

La Unidad de Justicia y Paz ha exhumado hasta julio pasado más de 2.000 fosas con un total de 2.492 cuerpos

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.