Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/09/14 18:00

La nueva subalterna del fiscal defiende la contratación

Se trata de la exauditora general Laura Marulanda, quien fue nombrada en un alto cargo de la Fiscalía en Medellín. Fue la aliada del fiscal en el caso de Sandra Morelli.

Laura Marulanda y Eduardo Montealegre. Foto: Archivo SEMANA

El fin de semana pasado, en un artículo del diario El Tiempo titulado ‘El poder y la chequera del fiscal general’, se hizo un amplio cubrimiento sobre la denominada ‘feria de contratos’ de la Fiscalía. Como se sabe, el jefe del ente acusador, Eduardo Montealegre, está bajo la lupa por la millonaria contratación a exmagistrados, periodistas y politólogos, como Natalia Springer, que no han dejado muy bien parada a la entidad.

En dicho artículo llamó la atención la voz de una exalta funcionaria del Estado que opinó sobre la contratación. Se trata de la exauditora Laura Marulanda, que aseguró “como está diseñado el Estado, necesariamente hay que hacer contratos de prestación de servicios porque ninguna entidad del Estado tiene los funcionarios suficientes para manejar determinados temas”.

Si bien la exfuncionaria tiene razón, en el sentido de que las entidades que no cuenten con una planta suficiente para cumplir sus objetivos deben recurrir a una planta paralela, no deja de llamar la atención que quien hablaba ya ejercía como subalterna del fiscal general.

En efecto, ella fue nombrada hace cerca de 20 días fiscal delegada ante el Tribunal Superior de Medellín. “Este es un nuevo ejemplo de la puerta giratoria. Ella ayudó en la pelea contra Morelli y él la ayudó nombrándola en un alto cargo”, dijo Semana.com un alto funcionario de la Fiscalía.

Marulanda salió a la luz pública y se hizo relativamente famosa porque desde su cargo como auditora, se convirtió en una de las más duras críticas de la gestión de la excontralora Sandra Morelli. Sus declaraciones la trasformaron en la aliada estratégica del fiscal general en los momentos más duros de la confrontación contra Morelli.

De hecho,ella hizo hallazgos fiscales en contra de la gestión de Morelli y les dio traslado a la Fiscalía, lo que sirvió de base para la imputación contra la excontralora, que hoy la tiene enfrentando un juicio.

Tras abandonar su cargo, hace menos de dos meses, poco se volvió a saber de Marulanda hasta su declaración en el rotativo bogotano. De allí que no pocos califiquen de curiosas, por decir los menos, sus declaraciones que terminaban justificando la contratación de quien ahora es su jefe.

Sin embargo, ella no le ve nada de malo al asunto. La exauditora y ahora fiscal aseguró a Semana.com que sus declaraciones fueron espontáneas y transparentes.

“No pueden hacerle tanto morbo. Me hicieron una pregunta en general y opiné. Me preguntaron como una experta y no me informaron que tenía que ver con la contratación en la Fiscalía. No supe qué iba a escribir la periodista y no me preguntaron ni me dijeron que era un tema del fiscal general. Ni siquiera me preguntó dónde estaba trabajando”, dijo la hoy fiscal delegada.

Marulanda tampoco le ve nada cuestionable a estar trabajando actualmente en la Fiscalía. “Toqué muchas puertas. Hablé hasta con el ministro del Interior. Mis amigos en Medellín me dijeron que había una vacante y le pedí la cita al fiscal general y me dio el puesto. Vivo del salario y aquí estoy juiciosita con jefe y cumpliendo horario”, concluyó Marulanda.

Si bien Marulanda pudo haber cumplido una destacada labor en la Auditoría, sin duda alguna causará más de una suspicacia no sólo que haya terminado como subalterna del fiscal Montealegre, sino que haya salido a defender la contratación de quien hoy es su jefe.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.