Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/10/23 22:00

“María Mercedes López está inhabilitada para la Procuraduría"

La directora de la Corporación Excelencia en la Justicia, Gloria María Borrero, hace duras críticas a la elección del reemplazo de Alejandro Ordóñez y a la Corte Constitucional.

Gloria María Borrero.

Cuando se aproxima la que califica como la elección más importante en Colombia en el corto tiempo, la directora de la Corporación Excelencia en la Justicia y vocera de Elección Visible, Gloria María Borrero, inicia el debate sobre cómo debe ser la conformación y los perfiles de los cinco magistrados que integrarán la Corte Constitucional.

Borrero hace duros cuestionamientos a ese alto tribunal, indica que no es equilibrado ni tiene conciencia de los recursos limitados del país. “Está lejos de ser una Corte de oro”, asegura.

Como representante de Elección Visible anuncia que se retiran del seguimiento a la elección del procurador general, después de vetar a la candidata María Mercedes López. “No podemos salir con disculpas frágiles, cuando uno está inhabilitado está inhabilitado”, dice.

Al cumplirse 20 años de la Corporación, su directora elegirá el ganador dentro de 46 inscritos al premio Excelencia en la Justicia, un incentivo que busca promover cambios en el sistema judicial a través de buenas prácticas.

Semana.com: Ustedes han sido muy críticos con el proceso de elección del procurador. ¿Por qué?

Gloria María Borrero: Realmente hemos podido revisar todas las inhabilidades que se dice que tienen los candidatos. Elección Visible decidió no seguir acompañando este proceso para hacerle seguimiento porque va muy avanzado y porque presentamos un derecho de petición diciendo que María Mercedes López está inhabilitada. Lo decimos porque no lleva un año de haber salido del Consejo Superior de la Judicatura, y no nos parece el argumento de que el Consejo Superior no quedó contemplado en las inhabilidades de la reforma al Equilibrio de Poderes porque fue suprimido, no podemos salir a decir que no aplica la inhabilidad por eso. Yo creo que como está la situación y como está el mundo, tenemos que subir los estándares de todos, no podemos salir con esas disculpas tan frágiles porque cuando uno está inhabilitado está inhabilitado.

Semana.com: ¿Por qué se apartaron del seguimiento que usualmente le hacen al proceso?

G.M.B.: Porque ya hicimos ese derecho de petición y no queremos que nada nos nuble la independencia y la objetividad.

Semana.com: Se acaba de anular la reelección de Alejandro Ordóñez, ¿qué efecto tendría que otra elección pueda ser cuestionada por el Consejo de Estado?

G.M.B.: Lo único que hace es un gran daño a las instituciones, no podemos seguir de demanda en demanda, por eso hay que ser mucho más rigurosos y subir mucho los estándares porque le estamos haciendo daño a las instituciones, necesitamos gente que pueda llegar tranquila no defendiéndose durante todo su período.

Semana.com: La Corte Constitucional también está a punto de renovar a cinco de sus nueve miembros. ¿Cómo ven el proceso de elección?

G.M.B.: La reforma a la Ley de Equilibrio de Poderes exigió hacer selecciones más transparentes, que tengan inscripción pública y audiencia pública. Cada vez hay más calidad en las listas de inscritos. También vemos que hay gente especializada en inscribirse, vemos que repiten y repiten listas Laura Marulanda, Carlos Ardila, la doctora Martha Lucía Olano que fue elegida en el Consejo Superior de la Judicatura. Hay que conseguir que los propios sectores promuevan, las mismas universidades y la sociedad civil ayuden a que abogados de muy buena calidad se inscriban para que ese instrumento de transparencia no se pervierta. Hay que motivar mucho más a la sociedad civil para que opine sobre esos candidatos. El Consejo de Estado y la Corte Suprema ya están en pleno proceso. El presidente aún no arranca la selección de sus dos vacantes. Lo que pasó con Jorge Pretelt es lamentable, pero no deja de ser un caso aislado. Aunque hay voces que dicen que esto ocurre con frecuencia en las altas cortes, sin embargo, no se puede generalizar, si eso no está probado le hace mucho dado a una institución muy importante para todos los colombianos.

Semana.com: ¿Qué cree que se debería buscar en esos nuevos magistrados?

G.M.B.: Justo lo que no he visto y eso nos toca motivarlo a nosotros en Elección Visible, cuál es la corte que requerimos. Cómo deben llegar personas con ideología diversa a esa corte, con diversidad de profesiones. La Corte Constitucional hoy genera mucha incertidumbre en el mercado, es un regulador económico importante, entonces creo que tenemos que ser muy exigentes con el perfil de las personas que lleguen. No veo que esas discusiones se estén dando, con la excepción de los empresarios, que están muy preocupados y están con académicos mirando esos procesos para poder incidir para que lleguen los mejores. Esta es la elección más importante que va a tener Colombia en los tiempos recientes. La Corte Constitucional es la institución muy importante del país y un jugador importante en nuestra vida económica y ciudadana.

Semana.com: ¿Qué percepción tiene de la Corte que termina?

G.M.B.: Creo que no ha sido una corte de oro. Ha sido una corte con muchas fallas, no está equilibrada, no tiene todas las ideologías. La mayoría es gente que la llaman hoy “progresista”. La Corte Constitucional ha tomado decisiones importantes pero también cuestionables como la de Equilibrio de Poderes, como algunas recientes que regulan el mercado económico. Hay mucho espacio para que la próxima corte sea mejor y más rigurosa. La Corte debe realmente ayudar a equilibrar los poderes públicos, porque sabemos que siguen desequilibrados. Que se dedique a fallar no a legislar ni coadministrar. Que sea más consciente de los recursos limitados del país. Seguir avanzando en la conquista de derechos ciudadanos, pero tiene que ponerle a su vez sentido de realidad, y el sentido de realidad lo dan los recursos disponibles. Hay fallos que realmente desbocan la capacidad presupuestal del Estado y no quiero que en un momento futuro tengamos que renunciar a conquistas porque no hay plata para asumir todos esos derechos.

Semana.com: ¿Es inconveniente ese progresismo?

G.M.B.: No crítico el progresismo, es tan válido como cualquier aspecto ideológico. Pero el progresismo se caracteriza por un papel del Estado muy amplio donde no se miden los recursos disponibles que tenemos, donde se conceden y se conceden prestaciones, creo que a la Corte Constitucional le falta más rigor en el tema financiero, presupuestal y económico. Aunque también le concedo que la Corte Constitucional en su historia ha sido una gran aliada de los derechos de los ciudadanos. Y creo que llegó el momento de equilibrar poderes, que no asuma competencias de otros poderes del Estado. En un momento determinado los jueces empezaron a tener espacios que eran del Legislativo, porque teníamos un Legislativo también postrado. Pero llegó el momento de que cada poder se dedique a lo que le corresponde.

Semana.com: Cambiando de tema, hay grandes críticas a la nueva Jurisdicción Especial para la Paz. ¿Usted qué piensa: debería ser independiente o atada a la rama judicial?

G.M.B.: Creo que la justicia transicional debe hacer parte de la Rama Judicial, puede ser una jurisdicción independiente o puede ser una especialidad dentro de la jurisdicción ordinaria. El problema es que cuando uno está enfrentado a una negociación como con las FARC, ellos dicen que no les sirve la justicia del enemigo del Estado, entonces surge la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Pero creo en este momento que ya que los resultados del plebiscito nos dan la oportunidad, a esa JEP hay que hacerle ajustes.

Semana.com: Excelencia en la Justicia cumple 20 años, ¿qué balance hacen en estas dos décadas?

G.M.B.: La justicia que encontramos hace 20 años era una justicia que tenía problemas comunes de atraso, congestión, era una justicia cerrada que no producía datos, era escrita, a los jueces nadie los conocía, uno sólo conocía los juzgados llenos de expedientes. Pero en las altas cortes había gente de mucha respetabilidad que no era afín al micrófono y que solamente se pronunciaba a través de las sentencias. En estos 20 años se han producido sentencias muy importantes, cambios procesales que resaltaron la inmediación de juez, tenemos un juez que es un actor del proceso, que le da la cara al ciudadano. Hay más datos, los ciudadanos cada vez se interesan en el tema de justicia porque la conocen más y es más transparente.

Semana.com: Ustedes van a celebrar este aniversario con sus tradicionales premios. ¿Qué vieron destacable este año?

G.M.B.: El premio Excelencia en la Justicia se crea para destacar las buenas prácticas de gestión, es una voz de aliento de que todo lo que pasa en la justicia no es tan malo. Muchos poderes judiciales, por ejemplo el de Inglaterra en el siglo pasado, se reestructuran a través de las buenas prácticas. Colombia quiere ingresar a la OCDE, que es el club de las buenas prácticas, entonces es muy importante resaltarlas. Las prácticas que se inscribieron este año, sé que hay muchos más, se inscribieron 46, hay de todo tipo: que usan tecnología, que utilizan modelos de gestión innovadores, otros a educan al ciudadano en derechos, le dan asesoría jurídica que facilita también su acceso a la justicia. Eso es lo que premiamos y queremos celebrar con eso los 20 años de corporación. Los cumplimos en agosto pero no los celebramos porque creemos que la celebración debe ser de nosotros ayudando a resaltar las cosas buenas que pasan en la justicia para ver si la rescatamos de esa crisis y ayudamos a que el colombiano cambie de opinión sobre la imagen que tiene de la justicia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.