Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/24/2015 12:02:00 PM

El precio de negociar en medio del conflicto

Los recientes enfrentamientos entre las FARC y el Ejército se enmarcan en las reglas pactadas desde cuando empezó la negociación. Así lo piensan expertos en conflicto.

Nunca se había llegado tan lejos: ese es el primer balance de estos tres años de negociación entre el Gobierno y las FARC. Pero estos últimos 15 días no han sido nada fáciles de digerir para los colombianos que no han terminado de entender parte de las condiciones en las que se adelanta el proceso.

Masacres, capturas y bajas componen el ensombrecido panorama por el que transita el país, a la par que en la isla se desarrolla el proceso de paz. Desde el inicio de la negociación, sin lugar a dudas uno de los tropiezos más contundentes que ha vivido fue el que ocurrió en contra del Ejército en Cauca: el asalto de la FARC dejó 11 militares muertos y una veintena de heridos.

A este hecho se suma la muerte de dos guerrilleros en un ataque de la fuerza pública a un campamento de las FARC en Vista Hermosa. Este episodio se conoció después de que presidente reinició los bombardeos contra el grupo guerrillero.

Estos acontecimientos han marcado la agenda mediática y de cierta manera han minado la confianza que los colombianos depositaron en el proceso de paz, y les han dado municiones a los detractores, quienes reiteradamente presentan sus demandas para que el Gobierno se levante de la mesa de negociación.

De acuerdo con los expertos en el tema, lo que está sucediendo en el país no es más que lo que se pactó antes de arrancar con las negociaciones de paz entre las FARC y el Gobierno.

De antemano, ambas partes han dejado claro que no están dispuestas a dar su brazo a torcer antes de dejar las reglas claras de un eventual acuerdo: “Nada está acordado hasta que todo esté acordado” ha manifestado reiteradamente el presidente Juan Manuel Santos.

Para Alba Estela Maldonado Guevara, fundadora del Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP), pese  a que estas acciones son un “escollo muy doloroso”, hacen parte de las condiciones que se aceptaron en el momento en que inició la negociación.

“La guerra está llena de altibajos y no podemos olvidar que en Colombia se ve una situación muy particular: por un lado se está dando ingestión de posconflicto, y por el otro, el conflicto está en marcha”, manifestó la hoy secretaria General de la Unidad Revolucionaria Guatemalteca.
Su planteamiento no difiere de la opinión de Roberto Cañas, integrante de la antigua guerrilla salvadoreña Frente Farabundo Martí, quien advierte que es muy probable que antes, durante y después del proceso de negociación se presente este tipo de crisis.

“No se puede afirmar que el proceso de negociación está en crisis absoluta, tiene una agenda que se desarrolla, presencia importante de la comunidad internacional, testigos de honor que luego se van convertirán en garantes del cumplimiento de los acuerdos. Esa mesa no se ha roto. Nadie se ha levantado de la mesa. Nadie ha dicho: ¡No quiero seguir negociando!”, manifestó.

Ambos exguerrilleros, que se encuentran de visita en el país para participar en la Gira Técnica Sur-Sur que se inició este lunes en Pereira con el objetivo de analizar estrategias mundiales para reincorporar a la sociedad a los excombatientes, le dijeron a Semana.com que los procesos de negociación no son rectilíneos sino que están llenos de momentos de crisis.

De acuerdo con Alba Estela, hay que acabar con el conflicto para que haya un solo camino por el que transitar y así no haya acciones tan dolorosas: “Como este, habrá otros episodios, pero nunca hay un camino fácil en la construcción de la paz”.

Los expertos advierten la importancia de mantener a la comunidad informada. Para ellos, sin la reconciliación no es viable el proceso de paz.

Lo que está claro para el catedrático y excandidato a la alcaldía de San Salvador por el partido Cambio Democrático es que “no se trata de olvidar todo, decir ¡no ha pasado nada!, no. Se trata de buscar el método para saber la verdad, de justicia transicional de establecer los responsables y plantear la reparación. No estoy diciendo que olvidemos todo en afán de la reconciliación. Se requiere de una, basada en asumir el pasado. Establecer los mecanismos de conocer esa historia y generar las competencias de cultura de paz y manejo de conflicto”, afirmó.

Para los tres excombatientes, ante la zozobra que se respira en el país por cuenta de los últimos ataques entre las FARC y el Ejército, no resulta descabellado ponerle fechas a la negociación.

“Se ha dicho que se le podría poner fecha o un calendario al proceso, eso es fundamental. Si no se le pone un calendario, pueden pasar otros 50 años en la mesa”, advierte Cañas.

A eso mismo se refiere Henry Patrick Robinson, exintegrante del IRA (Irlanda), sin embargo advierte que “es importante que los negociadores entiendan la urgencia y sepan que su papel es mantener seguros ambos lados. Necesitamos que haya un progreso y pienso que se vería mal si viene del presidente Santos. Debería venir de los negociadores, pues para eso están ellos”.

“El hecho de poner un plazo y hacer un cronograma es beneficio en la medida en que exista la suficiente confianza política entre las partes”, advierte Alba Estela.

Pero, tal como lo manifestaron los tres excombatientes que hoy se mueven en el mundo político de sus respectivos países, la firma de la paz no es una solución al problema  política y social de ningún país. Sin embargo, es un punto de partida para iniciar transformaciones que garanticen que en un futuro no volverá a haber un conflicto armado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.