Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/9/2012 12:00:00 AM

¿Existe un grupo armado ilegal contra la restitución de tierras?

El presidente Santos reconoció por primera vez la existencia de un grupo antirestitución, pese a que las autoridades locales aún lo niegan de tajo. La realidad es que en el último mes este supuesto 'ejército' ha multiplicado su presencia por medio de panfletos, amenazas e intimidación a líderes de la restitución.

Un mes atrás, el primero de junio del 2012, aproximadamente a las 10 de la noche, apareció un extraño paquete en la terraza de una casa en Sincelejo, Sucre. El envoltorio, que traía diez velas blancas amarradas con una cinta, fue recogido por el agente de Policía que protege a Juan David Díaz, hijo de Eudaldo Díaz, alcalde de El Roble, Sucre, que fue asesinado en el 2003 y por el que fue condenado a 40 años el exgobernador de ese departamento Salvador Arana.

En el paquete se encontraba el siguiente escrito: "Juan David: Quedas advertido y en conocimiento pues te tenemos plenamente identificado y ubicado sabemos que eres uno de los hijueputas que con la excusa de ser defensor de derechos humanos pretenden mediante toda clase de arbitrariedades despojar de sus terrenos a los verdaderos propietarios (...) Tu muerte y la de tu familia está cerca. (...) Llegamos para quedarnos. Ejército Antirestitución”.

El 5 de julio, 35 días después, circuló por internet una violenta misiva en la que se declaraba objetivo militar a 13 reconocidos líderes de la protección de derechos humanos y de la restitución: Iván Cepeda, Gloria Cuartas, Piedad Córdoba, Soraya Gutiérrez, Diego Martínez, Jeison Paba, Ayda Quilcue, Juan Díaz Chamorro, Franklin Castañeda, José Humberto Torrez, Yessica Hoyos, Pedro Geney y Lilia Solano. En el mensaje se podía leer:

"Nuestro ejército tiene instrucciones claras para dar de baja a estos malparidos que quieren quitarles la tierra los ciudadanos de bien para dársela a guerrilleros igual que ellos (...) Quedan advertidos y en conocimiento pues tenemos plenamente identificado sus esquemas (...) Ejército Antirestitución".

Entre comunicado y comunicado, una cadena de hechos ha encendido las alarmas en tres departamentos de la Costa: Bolívar, Cesar y Sucre. Pero los panfletos no son los únicos que generan zozobra.

Los pobladores de Ovejas (Sucre) y de los Montes de María (Bolívar y Sucre) han denunciado la presencia de pequeños grupos de hombres armados en las zonas rurales, quienes no portan distintivo ni se identifican verbalmente. "Se les ve con armas largas (fusiles), perros y en grupos pequeños. Preguntan que quiénes son los líderes, y desaparecen", asegura un campesino del pequeño municipio de Ovejas.

Desde la asociación Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice-Sucre), su directora, Íngrid Vergara, le reiteró a Semana.com la preocupación por este asunto. "Durante el acompañamiento que hemos realizado en diferentes comunidades hemos escuchado testimonios y graves denuncias sobre la existencia de hombres armados que están atentando contra cualquier proceso de restitución, contra sus líderes, y que no se identifican con ninguno de los grupos ya conocidos".

Las contradicciones de las autoridades

El presidente Juan Manuel Santos, sorprendió este sábado al país con sus declaraciones en las que no sólo aseguraba la existencia de un ejército antirestitución sino que señaló a
dos miembros de las 'Bacrim': Augusto Francisco Castro Pacheco, alias 'el tuto Castro' y Omar Motero Martínez, alias 'Codazzi', como las cabecillas de este grupo. 
 
La sorpresa no es poca. Es la primera vez que oficialmente alguien del nivel del mandatario reconoce que las bandas criminales no se dedican solo al narcotráfico sino que también se habla de un ejército antirestitución como tal. 
 
Sin embargo y a diferencia de Santos, miembros de las fuerzas armadas en Sucre y otras autoridades locales, niegan el hecho de que exista un grupo armado ilegal con una cabeza, una ideología definida, que tenga la capacidad económica para mantenerse y que haya permanecido invisible a las autoridades.

El teniente coronel Juan Francisco Gómez niega tajantemente que exista un ejército Antirrestitución y asegura que a nivel de orden público, en los municipios de Ovejas y Montes de María no han presenciado ningún contratiempo en el proceso de restitución de tierras.

"Nosotros no tenemos ninguna información sobre este asunto, eso son comentarios que vienen de otro lado. Yo lo que le puedo certificar es que en este territorio (Ovejas) no existen bandas armadas, lo que existe se trata de delincuencia común, casos en los que se roban una vaca, o cosas así", le dijo Gómez a Semana.com.

Según el coronel, es "completamente falso que haya presencia de grupos armados" y expresó que el Ejército patrulla esta zona continuamente, a la vez que negó que existan problemas de orden público.
 
Desde la Unidad de Restitución de Tierras en la zona también se remiten a la versión de los militares. "La fuerza pública nos ha manifestado que no existe tal ejército, que han hecho constantes verificaciones y todo ha quedado en rumor", le dijo a Semana.com su portavoz Fabio Camargo.

Igualmente, otros líderes del proceso de restitución en Ovejas aseguran que la idea de un ejército antirrestitución resulta una atractiva fachada para aquellas personas que buscan intimidar y desestabilizar un proceso que ha pisado tantos callos.

Todo habría comenzado en Becerril

A finales de febrero de este año, el investigador de la Corporación Nuevo Arco Iris Ariel Ávila denunció lo que hasta el momento han sido los señalamientos más contundentes sobre esta supuesta organización.

"En diciembre 17 (del 2011) hubo una reunión en una finca ubicada en inmediaciones del municipio de Becerril, a la que asistieron ganaderos y un grupo de la clase política de Cesar, en principio preocupados por las recientes incursiones de las FARC, por lo que anunciaron la creación de un ejército que los protegería. Luego en un segundo encuentro el 13 de enero en el corregimiento Casacará, en el municipio de Codazzi, en la que se determinó que fuera un instrumento contra el proceso de restitución de tierras", le dijo a Semana.com el investigador.

Cinco meses después de esa denuncia, Ávila puntualiza que en este momento es más preciso hablar de grupos de sicarios que están operando en esa zona, cuyo objetivo es sabotear el proceso, y no de un ejército propiamente dicho.

La Alerta de la Defensoría

Semana.com pudo conocer el Informe de Riesgo para el municipio de Ovejas, realizado la última semana de junio por la Defensoría del Pueblo. En el texto se identifica como "fuente de amenaza las nuevas expresiones o estructuras armadas surgidas después de la desmovilización del Bloque Héroes de los Montes de María de las antiguas Autodefensas Unidas de Colombia. Esas nuevas expresiones armadas, al parecer, son grupos armados ilegales sin denominación alguna, que no exhiben ningún distintivo, pero algunos de cuyos miembros (identificados por la población) tuvieron vínculos con las antiguas AUC”.

En otro apartado se advierte que "estos son grupos ilegales que se configuran para respaldar el interés que tienen terceras personas de conservar las tierras producto del despojo o las compras masivas en el municipio, y de resguardar el nuevo ordenamiento del territorio".

La alerta temprana asevera que estos "grupos armados ilegales sin denominación son la principal fuente de amenaza" y finaliza advirtiendo sobre la posibilidad de daño que recae sobre las organizaciones y los liderazgos que impulsan dichos procesos, así como sobre aquellas que hacen acompañamiento y realizan denuncias, como también sobre los comerciantes, ganaderos, docentes, mujeres y niños y adolescentes.
 
"Por lo que se prevé la ocurrencia de actos de terror e intimidación de la población civil por medio de amenazas, homicidios selectivos y múltiples, desapariciones forzadas, toma de rehenes, entre otros varios", concluye.

Por su parte, el coronel Gómez afirma que este informe de riesgo “tiene mucha información que viene de años atrás, que no tiene un fundamento real y que tiene muchos vacíos. Ellos (la Defensoría) tienen su punto de vista, pero hay cosas que no concuerdan con la realidad y no es sólo mi opinión como comandante del Batallón, sino que es compartido por las demás autoridades”, puntualizó.

La alerta que no se atendió

En la Defensoría y los otros actores implicados en el proceso de restitución se recibió con mucha preocupación esta alerta temprana que realizó el ente porque recuerda lo que ocurrió en San Onofre tres años atrás.

En ese entonces, la Defensoría realizó un documento en el que en la página diez se alude a las amenazas contra los líderes reclamantes de tierras del municipio de San Onofre en el departamento de Sucre. Entre ellos se encontraban el señor Rogelio Martínez y la familia Verbel Rocha. En esa oportunidad, las autoridades civiles y la fuerza pública no reconocieron el escenario de riesgo y se opusieron a la emisión de la Alerta Temprana por parte del Ministerio del Interior.

Rogelio Martínez fue asesinado el 18 de mayo del 2010, cerca de la finca 'La Alemania', en el área rural del municipio de San Onofre, Sucre, y el señor Ever Verbel Rocha fue asesinado por sicarios en San Onofre el 23 de marzo del 2011.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.