Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/15/2016 8:09:00 PM

Álvaro Pastás, el exmagistrado víctima de la 'parapolítica'

Aunque decenas de políticos fueron condenados por sus investigaciones, terminó echado y denunciado por la Corte Suprema. Ahora la Fiscalía no le creyó al testigo que había en su contra.

Hace unos días la Fiscalía archivó la investigación que abrió contra el exmagistrado auxiliar Álvaro Pastás, el mismo que denunció la Corte Suprema de Justicia porque supuestamente se dejó comprar para favorecer a una empresa señalada de ayudar a los parapolíticos. Ni las acusaciones contra el jurista ni las que en su momento comprometieron a esa firma han sido probadas.

Le sugerimos leer: La misteriosa pérdida de la declaración de ‘Macaco‘

Un testigo que hoy está siendo investigado por falso testimonio lo incriminó, pero el ente investigador no le creyó, como tampoco le había creído la propia Corte en el momento en que aseguró que la exsenadora Nancy Patricia Gutiérrez había sido cuota política del Bloque Centauros de las Autodefensas.

Ese declarante, al que también tienen en la mira por las cosas que ha dicho en la investigación contra el exgobernador de Antioquia Luis Alfredo Ramos, es Andrés de Jesús Vélez, un hombre del que no se tiene muy claro aún cuál era el nexo que tuvo con los ‘paras‘, pero que ya fue condenado por lavado de activos y que hasta hace unos meses, según la prensa, buscaba un principio de oportunidad para evitar ser condenado por falso testimonio.

Le recomendamos: Las excusas para la investigación de los falsos testigos

Hasta abril del 2015 el nombre de Álvaro Pastás era poco conocido para la opinión pública. Sin embargo, en los despachos judiciales era recordada y admirada su amplia trayectoria como investigador de la ‘parapolítica‘. Gracias a sus investigaciones, fueron condenados decenas de dirigentes que se asociaron con las Autodefensas para llegar al Congreso, entre ellos algunos de los más allegados al expresidente Álvaro Uribe, como su primo Mario.

El hábil abogado penalista se hizo tristemente célebre cuando la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia lo declaró insubsistente, supuestamente porque no había pedido permiso para suministrarle a una de sus subelaternas copia de una entrevista que rindió el ex paramilitar Carlos Mario Jiménez, alias ‘Macaco‘.

Sin embargo, lo que había detrás de la salida de Álvaro Pastás era una declaración de Andrés de Jesús Vélez, el mismo testigo que trató de incriminar a Nancy Patricia Gutiérrez con el Bloque Centauros de las Autodefensas, pero al cual la Corte nunca le creyó. Lo de la declaración de ‘Macaco‘ era apenas una falta de rigor en el procedimiento que no afectaba ningún proceso, ni para bien ni para mal.

Lo que realmente sembró las dudas contra el exinvestigador fue el testimonio de Vélez. Según este, el exmagistrado auxiliar se había dejado comprar por los directivos de la empresa Servimos para lograr que la justicia no investigara los supuestos servicios de esta operadora financiera a los coequiperos políticos del Bloque Centauros. La intención, aparentemente, era que las autoridades judiciales dejaran de pensar que el dinero que la firma le giraba a los políticos era entregado por los ‘paras‘.

Por eso, la Sala Penal de la Corte Suprema dijo haber perdido la confianza en su hasta ese entonces valioso magistrado auxiliar, quien hacía pocos meses había relevado a Iván Velásquez en la conducción del equipo investigador de la ‘parapolítica‘.

El escándalo estalló a mediados de abril del 2015, cuando la cúpula de la justicia había empezado a estar en boca de todos por la denuncia que se interpuso contra el magistrado de la Corte Constitucional Jorge Pretelt, a quien se señala de haber exigido 500 millones de pesos para salvar a la firma Fidupetrol de una sanción pecuniaria de 22.000 millones de pesos.

En medio de ese brote de desconfianza de la opinión hacia los integrantes de las altas Cortes y tras la polémica que había dejado la salida de Velásquez de la Corte más de dos años atrás, varios creyeron que el paso de Pastás por el cargo que por años ocupó el llamado ‘magistrado estrella de la parapolítica‘ -sumado a las acusaciones de Vélez en su contra- explicaba su supuesta complicidad con las personas interesadas en frenar las investigaciones contra políticos asociados con el crimen organizado.

El exmagistrado auxiliar terminó echado de la Corte y denunciado por esa entidad, que decidió curarse en salud y trasladar a la Fiscalía y a la Procuraduría copia de las declaraciones en las que Andrés Vélez decía haber conocido por terceros de las dádivas que aparentemente había recibido Pastás para ayudarle a Servimos a estar alejado de sospechas.

Según el testigo, el hermano de los dueños de esa corporación financiera le había advertido del pago que había recibido el exmagistrado para sacarlos del apuro. Además, dijo haber hecho parte de una reunión celebrada en el aeropuerto Los Garzones de Montería (Córdoba), en la que también se hizo referencia al supuesto episodio de corrupción.

Vélez aseguró que en ese encuentro, en el que estuvieron el congresista Miguel Elías Vidal, el hermano de Musa Besaile y otro parlamentario, el exlegislador Otto Bulla dijo también que los de Servimos habían arreglado con Pastás por dinero para que ya no se dijera más que los dineros que le giraban a los políticos que les pedían créditos era del Bloque Centauros.

Además, el testimonio no sólo sugería que ese magistrado auxiliar sino también que los titulares de la Sala Penal también habían convenido frenar las indagaciones contra esta corporación financiera, que se dedica a costear las campañas de los aspirantes a cargos de elección popular por medio de créditos que luego son cubiertos con las sumas que reciben los partidos por reposición de votos.

En medio de ese clima de desconfianza y de suspicacias se iniciaron investigaciones contra el exmagistrado auxiliar en la Procuraduría y la Fiscalía. Quienes declararon ante este último organismo y negaron que las acusaciones del testigo del que tanto descreyó la Corte en su momento fueran verdad.

Bula negó haberle dicho a Vélez sobre el supuesto ‘presente‘ que le dieron los dirigentes de Servimos. Lo propio dijeron quienes lo acompañaron el día del encuentro en Montería y algo similar afirmó el hermano de los dueños de la compañía en cuestión.

Lo que sí salió a flote es que la esposa de Andrés de Jesús Vélez había sido deudora de un crédito con Servimos y que, como no pudo cumplir con los pagos, la firma logró que la justicia los embargara a él y a su marido. Ahí había un motivo para desconfiar.

Ante tantas contradicciones, la Fiscalía no tuvo otro camino que archivar la indagación contra el exmagistrado Álvaro Pastás, quien ahora se cuestiona por qué los titulares de la Sala Penal creyeron tan firmemente en las acusaciones de un testigo cuya credibilidad ya había sido puesta en duda, tanto que está siendo investigado por falso testimonio.

Y es que Vélez, además, fue denunciado ante el mismo organismo investigador porque se cree que es claro que mintió no sólo en este punto, sino cuando señaló a Nancy Patricia Gutiérrez y a Óscar Iván Zuluaga de haberle ofrecido dinero a Pastás para favorecer a la primera en la investigación que la Corte le archivó por ‘parapolítica‘.

Mientras espera que la justicia decida si debe ser reintegrado, el jurista se pregunta por qué su denunciante Vélez dijo lo que les dijo a los magistrados sólo un mes después de que Nancy Patricia Gutiérrez fue excluida de cualquier sospecha, cuando tuvo dos años para haber alertado a esa alta corte del supuesto hecho de corrupción.

Aunque el caso todavía deja muchos cabos sueltos, es el momento de decir que, en opinión de la justicia, Pastás no fue el cómplice de los que querían frenar el escándalo de la ‘parapolítica‘, como lo dijeron en su momento varios columnistas.

Semana.com quiso conocer la posición oficial de la Sala Penal de la Corte al respecto, pero su presidente, Gustavo Enrique Malo, le hizo saber a este portal que una declaración suya -eventualmente- podría inhabilitarlo frente a una futura probable actuación en este caso. Sin embargo, extraoficialmente, otras fuentes del alto tribunal no están tan convencidas de que la salida de Pastás haya sido una injusticia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.