Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2015/09/07 21:00

El explosivo hallado en La Picota

Durante una inspección rutinaria, cuatro miembros de la guardia hicieron el escandaloso descubrimiento cerca de uno de los pabellones. Nadie vio ni oyó nada.

Este fue el explosivo hallado en la cárcel La Picota. Foto: Archivo Particular

La cárcel de La Picota es una verdadera olla a presión. Allí se presenta una escandalosa sobrepoblación carcelaria, cercana al 50%, unida a los permanentes escándalos protagonizados por reclusos considerados VIP.

Hace pocas semanas este portal denunció cómo algunos de los involucrados en el descalabro de Interbolsa lograron acomodarse en el relativamente cómodo pabellón para servidores públicos, más conocido como el de la ‘parapolítica’.

Días más tarde, Semana.com conoció que las directivas del penal descubrieron al controvertido contratista Emilio Tapia, cuando este, sin permiso alguno, remodelaba su celda en el pabellón de máxima seguridad. Los mismos funcionarios le pusieron ‘tatequieto’. Y aunque para todo hay una explicación, cada día aparece una historia diferente y asombrosa.

El más reciente hecho, que tiene alterados los nervios de guardias y directivos, corrió por cuenta de la aparición de un explosivo de alto poder muy cerca de la garita tres de la nueva estructura del Centro carcelario de reclusión del orden nacional de La Picota , más conocida como ERON, donde, entre otros, se encuentran los extraditables.

Semana.com conoció un informe del Instituto Penintenciario y Carcelario (Inpec) que da cuenta del preocupante hallazgo en agosto pasado. En el escrito se relata que durante las inspecciones de rutina a las instalaciones, cuatro miembros de la guardia, acompañados por un canino entrenado para hallar explosivos, descubrieron un elemento de forma cilíndrica que –desde el primer momento– dio positivo.

Funcionarios del centro carcelario aseguran que una vez ocurrido el hallazgo, expertos en explosivos de la Fiscalía acudieron de inmediato al lugar. Tras una primera evaluación concluyeron que se trataba de pentolita.

Según un experto en la materia, la carga hallada en La Picota tiene cerca de 500 gramos y su fabricación es ecuatoriana. Señaló que es usado para la minería comercial y su alcance depende de si se utiliza al aire libre o está confinado.

“Se trata de un explosivo de alto poder que podría abrir un orificio de mediana dimensión. Es veloz y potente”, concluyó el especialista.

El hallazgo de este tipo de material peligroso es tremendamente preocupante y, hasta ahora, no se ha logrado saber cómo llegó al penal. De todas maneras, las directivas están en alerta puesto que esto sería un indicio de que algo grave se estaría fraguando allí.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.