Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2015/10/27 23:05

El implacable ‘mea culpa’ de Álvaro Uribe

En las pasadas elecciones el partido del expresidente perdió sus mayores apuestas pero ganó un discreto terreno en las regiones. Dos días después, él reconoció sus errores.

Senador Álvaro Uribe Vélez. Foto: Daniel Reina / SEMANA.

Si algo sabe Álvaro Uribe Vélez es ganar elecciones. Eso lo tienen claro sus seguidores, que le tienen mucha fe en las urnas. Pero en estas elecciones falló. El hoy senador nunca pudo endosar ese imán electoral a los candidatos que se ufanaron de contar con  su respaldo.

Una excepción fue la campaña presidencial del 2014 cuando pudo conseguir miles de votos para su carta política de ese momento: Óscar Iván Zuluaga. Hoy sin embargo, y casi por unanimidad, sus críticos y analistas declararon al Centro Democrático el gran perdedor de la jornada.

¿Cómo se explica que la presencia de Uribe en todo el país recorriendo municipios, calles y veredas no haya surtido efecto? Precisamente en su poca efectividad para endosar votos.

Las elecciones para los uribistas estuvieron llenas de contrastes. En Antioquia, por ejemplo, el principal terruño de Uribe, el Centro Democrático fue el partido que más votos conquistó, pero perdió la Alcaldía de Medellín, su gran apuesta, con Juan Carlos Vélez Uribe, quien a pesar de haber arrasado en todas las encuestas, en las urnas sufrió una dolorosa derrota.

Ganó en el sur del país, en el departamento de Caquetá, una zona de histórica influencia de las FARC donde se presumía que el discurso de Uribe no tendría mayor resonancia, también conquistaron la mayoría de electores y se hicieron con la Alcaldía de Florencia y la de un municipio emblemático del conflicto como San Vicente del Caguán, antigua zona de despeje durante el gobierno de Andrés Pastrana.

Pero cedió terreno en regiones que han votado por el uribismo como Caldas. Para algunos analistas esos resultados son catastróficos para el expresidente. Otros han señalado que el poder quedó repartido en concejos, asambleas y alcaldías municipales y por eso la derrota no sería tan abrumadora. (Lea: Uribe, perder es ganar un poco).

Dos días después de las elecciones, el ahora senador escribió sobre los resultados de las elecciones y no se guardó nada. El mensaje que publicó en Twitter bajo el título “Para ajustar y mejorar, reflexivos sin desaliento” puede constituir la aceptación de un descalabro en las elecciones regionales.

Mientras algunos partidos políticos daban un parte de victoria, el exmandatario, en 13 puntos, hizo un ‘mea culpa’ por haberse demorado en “tomar decisiones esenciales”. Expuso luchas internas en su partido y criticó a los candidatos “sin discurso para promover las ideas del CD”.

Uribe también aprovechó para lanzarles dardos al Gobierno, al fiscal general y a los grupos armados. Por último, Uribe remata con un despiadado pero paternal: “A mejorar”.

Estos son los 13 puntos con los que el barón electoral le hala las orejas a su partido pero también hace un inusitado ‘mea culpa’:

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.