Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/1/2014 5:00:00 AM

Los vientos que soplan con Fabián Ramírez en la Mesa

Con Fabián Ramírez en Cuba, las Farc envían una señal de compromiso con la negociación y dejan sin piso los rumores de divergencias en el poderoso Bloque Sur.

La llegada a la Habana del segundo hombre del Bloque Sur de las Farc es el espaldarazo más importante que ha recibido la negociación con esa guerrilla en los últimos meses. Y puede ser el anuncio de que, en materia de drogas ilícitas, se pondrán todas las cartas sobre la mesa.

En la noche entre el jueves y el viernes pasados, aterrizó en La Habana Fabián Ramírez. Se trata de uno de los jefes de una estructura clave de las Farc que no tenía miembros en la mesa de negociación, el Bloque Sur. Es, probablemente, el guerrillero más notable de la generación de los años sesenta que tienen hoy día las Farc, y un veterano de las negociaciones del Caguán. Ramírez, cuyo nombre es José Benito Cabrera, está al frente de una de las formaciones más involucradas en la cadena del narcotráfico, y llega a Cuba justo cuando el tema está en discusión.

Con él, arribaron otros dos guerrilleros que vienen también de tiempos del Caguán. Jairo Martínez, de 60 años, es el comandante del frente 14 del Bloque Sur, y fue encargado de seguridad en la zona de despeje. Por sus manos pasaron muchos de los soldados y policías que las Farc tuvieron cautivos por años, como el coronel de la Policía Julián Ernesto Guevara y el cabo del Ejército Pablo Emilio Moncayo. Desempeñó un papel protagónico en la liberación del periodista francés Romeo Langlois, secuestrado durante más de un mes por las Farc en Caquetá en 2012. El otro, Fidel Rondón, del Bloque Oriental, fue del comité temático, que tenía a cargo organizar las audiencias públicas y manejar las propuestas de la sociedad civil durante las negociaciones del Caguán.

Otros tres guerrilleros se devolvieron. Laura Villa, Marcela González y Bernardo Salcedo regresaron a Colombia, como parte de los protocolos acordados, según los cuales el número de miembros de cada delegación en Cuba no debe superar los 30.

La llegada de Ramírez y sus compañeros puede considerarse toda una señal sobre la voluntad de las Farc de apostarle a la negociación.

Se trata de los primeros enviados del Bloque Sur a La Habana. Se rumoró que esta estructura estaría en disidencia frente a los diálogos, pese a que su comandante, Joaquín Gómez, lo desmintió. Además, Gómez hizo pública una carta en la que se hace eco de las denuncias sobre chuzadas en el Ejército y afirma que pese a ello “las Farc no se levantarán de la Mesa”, aunque sugirió la posibilidad de hacer una pausa en las conversaciones mientras este episodio se aclara.

Con esto, los rumores sobre presuntas divergencias en el seno del Secretariado quedarían sin piso. Así lo destacó Iván Márquez. Al presentar a los recién llegados, dijo que la suya es una organización “muy cohesionada” y que su llegada “significa el compromiso de las Farc por buscarle una salida política al más largo conflicto interno del hemisferio”.

En segundo lugar, no deja de ser revelador que las Farc envíen a La Habana a tres personajes que comparten la experiencia del Caguán. Y se unen a otros ‘veteranos’ de las Farc de tiempos de esa negociación.

Por último, con Ramírez llega a Cuba uno de los jefes de las Farc más involucrados en la siembra, producción y tráfico de cocaína, justo cuando el tema de los cultivos ilícitos está en plena discusión. Si bien allí está Rubén Zamora, del Catatumbo, otra zona clave para el narcotráfico, Ramírez es uno de los actores de más peso en la compleja relación de las Farc con ese negocio.

Hasta ahora, esta guerrilla se ha limitado a hacer un alud de ‘propuestas mínimas’ para resolver el problema de las drogas ilícitas y ha pasado de agache sobre su responsabilidad en la expansión del narcotráfico y la violencia que lo acompaña. ¿Será que con la llegada de uno de los jefes del bloque más involucrado en el negocio, se pondrán todas las cartas sobre la mesa en materia de drogas y narcotráfico?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.