Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/05/04 14:04

Juez dejó en libertad a encapuchado que disparó contra el Esmad

Aunque la Fiscalía le imputó el delito de Violencia contra servidor público, un juez decidió no enviarlo a la cárcel.

Juez dejó en libertad a encapuchado que disparó contra el Esmad Foto: SEMANA

Este miércoles, la Fiscalía presentó ante un juez a Fabián Enrique Vargas, aquel joven que el domingo anterior, durante una manifestación del Día del trabajo, disparó un arma que, luego se vino a conocer no era de fuego, sino de ‘fogueo’.

Luego de una intensa búsqueda por parte de las autoridades el joven, de 26 años, no tuvo otra opción que presentarse a la Policía de Bogotá para resolver su situación. Dijo que no era un delincuente, que cometió un error y ofreció disculpas.

Vargas fue dejado en libertad, pues no había un proceso en su contra y con ello vino la indignación de muchos, pues incluso juristas consultados advierten que el joven sí cometió una falta al Código Penal.

La Fiscalía no se quedó quieta y decidió llevarlo ante un juez para que este determinara si, en su actuación, hubo alguna responsabilidad penal.

Para la Fiscalía, si bien se abonó el hecho de que Vargas se presentara ante las autoridades con el arma y la vestimenta que utilizó ese día, no se podía pasar por alto su comportamiento. Por lo tanto, la conducta debía ser castigada y por ello imputó un único cargo: violencia contra servidor público en la modalidad de violencia sicológica.

El Código Penal, en su artículo 429, reza: El que ejerza violencia contra servidor público, por razón de sus funciones o para obligarlo a ejecutar u omitir algún acto propio de su cargo o a realizar uno contrario a sus deberes oficiales, incurrirá en prisión de cuatro (4) a ocho (8) años.

En la audiencia de imputación de cargos el abogado Andrés Santos, quien representó los intereses de Vargas, insistió en su tesis según la cual, no hubo delito y advirtió que la actuación del joven no era más que una contravención. Para el defensor, el arma era de juguete, no causa daño y menos a los policías, que tienen protección especial.    

Tras varias horas de audiencia el juez decidió no imponer medidia de aseguramiento contra el imputado, entre otras cosas, porque la Fiscalía no sustentó de manera adecuada sus argumentos. También dijo que el joven no era un peligro para la sociedad. 

Vargas tiene como ocupación mensajero, aunque no tiene un trabajo estable. Desde que se entregó, el joven ha dicho que no tiene filiación política alguna y que de ninguna manera está vinculado a alguno de los grupos participantes a la marcha del pasado primero de mayo. Dijo que se sumó a la manifestación de manera espontánea.

Ahora toca esperar a que la Fiscalía interponga un recurso para insistir en la medida de aseguramiento pues, desde el principio, ha estado convencida de que el joven sí cometió un delito.

Al término de la audiencia Vargas dijo que todo este penoso episodio le quedaba como experiencia y reflexión para, en el futuro, no generar escándalos o atentar contra las autoridades y la ciudadanía. Visiblemente arrepentido invitó a la sociedad a que se haga protesta social, pero de manera pacífica.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.