Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2016/04/18 07:36

Tras la amenaza de racionamiento, ¿qué ocurrió con las facturas?

En varios hogares colombianos, pese al ahorro, no se redujo o se incrementó el valor de las facturas. ¿A qué se debe?

Juan Manuel Santos Foto: Archivo particular

A partir de este mes a los hogares colombianos empezarán a llegar las facturas que reflejarán un incremento o una reducción adicionales del costo del servicio, según hayan excedido o ahorrado el consumo del ciclo inmediatamente anterior, en el marco de las medidas para  evitar lo que parecía un inminente racionamiento eléctrico y cuyo fantasma no desaparece del todo.

Pero no se contó con que los kilovatios gastados en cada casa, que debían ser medidos antes del pasado 7 de marzo –cuando se inició la campaña Apagar paga-, no podrían ser tenidos en cuenta de manera oportuna por los diferentes comercializadores del servicio, con lo que muchos usuarios podrían encontrarse con una desagradable sorpresa.

¿Las razones? Muchos de los ciclos de facturación no encajan con la fecha de finalización de las mediciones para establecer la meta de ahorro de los hogares, establecidos por el Gobierno en el 5 %, y varias de las empresas no lograron hacer pertinentemente los ajustes en sus sistemas de información.

Por ello este lunes el Gobierno aclaró que “el descuento o incremento se puede comenzar a reflejar en las facturas en este mes o del mes siguiente, pero en todo caso pueden estar seguros de que los comercializadores incluirán el resultado de los incentivos del programa en las facturas”.

También señaló que “si el usuario por alguna razón tiene un consumo superior en 30 % frente al consumo medido antes del 7 de marzo, se tomará como referencia el promedio de los últimos seis meses.”.

¿Cuál era el incentivo? A las personas que ahorren con base en lo que consumieron en la factura de febrero por cada peso, el Gobierno les dará un peso más. Es decir, si pagaba 100 pesos y ahorran cinco, su factura va a llegar por 90 pesos al siguiente mes: cinco pesos que se ahorró y cinco pesos que da el Gobierno como incentivo.

Pero aquellos que consuman más energía frente a su consumo de febrero van a pagar el doble en la próxima factura. Es decir, si consumieron cinco pesos más, van a pagar 110 pesos.

Lo cierto es que muchos de los usuarios están pagando por ahora el precio de la improvisación en la implementación de las medidas y se preguntan si ellos y sus bolsillos tendrán que encontrarse con más sobresaltos después.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.