Sábado, 1 de noviembre de 2014

| 2013/09/20 00:00

La amarga semana de los Alarcón

La familia señalada de ser cómplice de la fuga de un interno de La Picota habría sido traicionada.

En la foto los integrantes de la familia. Foto: Cortesía La Oponión.

Amarga ha sido esta semana para la familia Alarcón Caballero luego de que cuatro de sus integrantes fueran capturados en medio de la investigación por el rescate a sangre y fuego de un interno de la cárcel de la Picota. Este era atendido en un centro médico del barrio San José en el sur de Bogotá.

Un juez de garantías de Paloquemao envió a la cárcel a la cuatro miembros de una misma familia. La Fiscalía les imputó a los cuatro capturados los cargos de fabricación, porte y tráfico de armas de uso privativo de las Fuerzas Militares, y fabricación, porte y tráficos de armas de fuego y municiones.

Según lo manifestado a Semana.com por el abogado de los cuatro asegurados identificados como Carlos Arturo Alarcón Ramírez, Martha Cecilia Alarcón Ramírez,  Ignacio Caballero Bolívar y Juan Sebastián Caballero Alarcón, sus defendidos son inocentes ya que fueron víctimas de una trampa que un pariente les tendió en su propia casa, a dos cuadras de donde ocurrió el rescate de Alexander Urrego, condenado por tentativa de homicidio y hurto calificado.

Uriel Rondón Sánchez dijo que lamentablemente el sujeto de nombre Héctor Julio Alarcón, hermano de Martha Cecilia y tío de Juan Sebastián, fue quien guardó el pasado martes la camioneta blanca y las armas de largo alcance en el garaje de la vivienda donde también había montado un taller de mecánica automotriz como fachada para evitar ser descubierto. Hoy este hombre es prófugo de la justicia.

El abogado señaló además que los perfiles de sus defendidos no son de delincuentes pues Carlos Arturo es un economista que por falta de trabajo decidió convertirse en taxista. Martha Cecilia es una ama de casa que vela por sus hijos, Ignacio es un administrador de empresas que se dedica a la venta de repuestos y Juan Sebastián es joven un bachiller recién graduado y en proceso para ingresar al SENA.

Es más, un grupo de taxistas en horas de la madrugada de este viernes, decidió adelantar un acto de protesta en contra de la decisión de la justicia de llevar a la cárcel a su colega y amigo Carlos Arturo Alarcón Ramírez. Para los taxistas es claro que este hombre estaba durmiendo al momento de ser capturado.

Por su parte el coronel Camilo Cavana, subcomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, al presentar a los medios a las cuatro personas, dijo que el proceso se está manejando con total transparencia al punto que fue un juez, basado en las pruebas, quien decidió enviarlos a la penitenciaría de La Picota y a la cárcel del Buen Pastor.

Cavana señaló que la prueba más contundente tiene que ver con el hallazgo del automotor y de las armas de fuego en la casa de los Alarcón Caballero quienes habitan en el segundo piso de la edificación.

Mientras tanto los investigadores de la Policía Nacional siguen tras la pista de Alexander Urrego, Héctor Julio Alarcón y otros tres sujetos, a quienes no se les conoce sus identidades.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×