Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/21/2013 12:00:00 AM

La familia que estuvo detenida 63 días

La familia Caballero Alarcón hoy goza de la libertad, pero espera la decisión de la justicia.

Frente a la misma puerta por la cual hace poco más de dos meses un grupo, que según ellos era de más de cien Policías, los capturó, la familia Caballero Alarcón, investigada luego de que su casa se encontraron armas y el vehículo en el que se fugó Alexánder Urrego, un interno de la cárcel La Picota, dicen que volverán a empezar después de que una juez determinó que podían quedar libres.

En ausencia de Leonardo Ignacio Caballero, quien una vez se revocó la medida de aseguramiento que los mantuvo detenidos por 63 días fue a casa de su mamá y su hermanos, Martha Cecilia Alarcón Ramírez, Juan Sebastián Caballero Alarcón y Carlos Arturo Alarcón Ramírez, hablaron con Semana.com.

Martha, a diferencia de la mujer con cara triste que se vio en las audiencias, deja al descubierto su sonrisa y junto a su hijo Juan Sebastián recuerda los duros momentos desde cuando fueron capturados, llevados ante un juez que los envió a la cárcel porque no podían estar libres mientras transcurría su proceso. A ellos se les señala de los delitos de fabricación, tráfico y porte ilegal de armas y explosivos, y fabricación, porte y tráfico de armas de uso privativo de las Fuerzas Militares.

La mujer contó que el 17 de septiembre pasado, siendo aproximadamente las 10:30 de la mañana, la Policía tocó su puerta y luego de capturar a su hijo, su hermano, su esposo y luego a ella, los llevaron para la Dijin. A la mañana siguiente fueron presentados en audiencia y finalmente recluidos en las celdas de la Sijin. Para su fortuna, las cárceles Nacional Modelo y El Buen pastor, a donde fueron enviados por el juez, no tenían cupo en ese momento.

Juan Sebastián recordó que llegar a las celdas de la Sijin es “una experiencia que no podrá olvidar”. De bienvenida los demás internos los intimidaron, “nos dijeron que nos iban a violar". Hoy dice el joven que todo hacía parte de una broma pesada de los detenidos.

Martha dice que el momento más duro de su vida fue cuando la separaron de su hijo. Mientras sus ojos no pueden evitar las lágrimas, narró que contaron con la fortuna en sus días de reclusión, de que por una ventana de escasos centímetros podían verse entre sí por unos cuantos minutos al día; por ser mujer debía estar un patio diferente al de Leonardo, Carlos y Sebastián.

Pero en medio de la historia existe un quinto personaje, se trata de Héctor Julio Alarcón, el hermano de Martha y Carlos, tío de Sebastián. Una persona de la que, ellos aseguran, confiaban. Hoy recuerda que desde hace más de 13 años convivía con ellos y no había presentado ningún inconveniente que les sembrara duda de su comportamiento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.