Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/24/2011 12:00:00 AM

Familia de los tres menores asesinados en Arauca denuncia amenazas

Semana.com habló con José Torres, padre de los menores. Protección, pero sobre todo que el caso de sus hijos no quede en la impunidad, pide este hombre.

Cuando se conoció la noticia de que la jueza Gloria Constanza Gaona fue asesinada, muchos pensaron en el caso más importante y difícil que llevaba: el de los tres hermanos. Pero quizá la persona que más lo pensó fue José Torres, el papá de la niña de 14 años y dos niños de 9 y 6 que desaparecieron y después fueron encontrados muertos en una fosa en las inmediaciones de la vereda Flor Amarillo, en Tame (Arauca).
 
Desde entonces ni José ni sus dos hijos, los que le quedan, han salido del lugar en donde viven desde octubre, cuando sus pequeños fueron víctimas de un crimen que aún el país recuerda y lamenta, pero que José espera no quede en la impunidad.
 
Semana.com habló con él, quien además de denunciar amenazas en contra suya y de su familia, pide que avance, “ojalá en Bogotá”, el caso que involucra al subteniente Raúl Muñoz Linares como el principal sospechoso del asesinato de sus hijos, luego de que confesara que había violado a la niña.
 
El señor José no niega que tiene miedo, pero asegura que es más su deseo de que se haga justicia. Pero la llamada que su hija de 17 años recibió la mañana de este jueves le demuestra que la lucha no será fácil.
 
“Sobre las 8:30 a.m. y 9:00 a.m. mi hija recibió una llamada al celular. Ella venía en su bicicleta de comprar un rollo de papel higiénico, cuando tuvo que parar para contestar. Le preguntaron por mí, le dijeron que sabían que nos habían dando por donde más nos dolía y que si yo seguía hablando iban a seguir conmigo o con uno de ellos (sus dos hijos)”, cuenta José.
 
La persona que llamó, como es obvio, no se identificó. Pero según la versión que le dio la niña a su papá era un hombre, que además de decirle malas palabras, le advirtió que lo mejor era que dejaran el pueblo.
 
Don José, de inmediato, se comunicó con las ONG que lo representan y otras organizaciones de derechos humanos para alertar sobre la situación. Ahora solo espera que las amenazas no se hagan realidad, pero sobre todo que el caso de sus hijos muertos sea resuelto.
 
“Eso me preocupa mucho. Queremos es que el caso se traslade a Bogotá, ahora más con la muerte de la doctora Gaona”. ¿La conocía? “La vi en dos audiencias a las que fui, pero nunca hablamos mucho, sólo sé y le agradecí que rechazara la dilatación del caso que se ha dado por parte de la defensa de Muñoz”, cuenta José.
 
Sobre cómo ve el proceso, José asegura que mal. “Lo aplazaron porque cuando íbamos en la mitad de las audiencias preparatorias las abogadas renunciaron. Se ha hablado hasta de darle libertad (a Muñoz) por vencimiento de términos. Justo eso fue lo que rechazó la abogada que hoy está muerta”, dice José, quien se mantiene en su casa, con sus hijos, esperando a que la justicia proceda.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.