07 marzo 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

FARC destruyen cuatro casas en Chocó; zona semiparalizada por amenazas

NACIÓNEl ataque, que no dejó víctimas, se registró en Domingodó, caserío en la población de Carmen del Darién, precisó el gobernador de ese departamento, Luis Gilberto Murillo.

Las FARC destruyeron el miércoles con explosivos cuatro humildes casas de una aldea de Chocó, departamento afectado por un "paro armado" de los rebeldes que deberá terminar el jueves, informaron las autoridades regionales.
 
La deflagración "destruyó cuatro casas, pero
afortunadamente no hubo víctimas", dijo el gobernador de Chocó, Luis Gilberto Murillo, desde Bajo Baudó, localidad chocoana a la que viajó para un encuentro público sobre salud y nutrición, que son los problemas más acuciantes de los habitantes de su región.

"Rechazamos este tipo de acciones porque la afectada es la población civil", agregó el gobernador, que atribuyó el ataque al frente 57 de las FARC.

El funcionario observó que la acción ha sido la primera de su naturaleza que los insurgentes cometen durante los siete días que lleva el "paro armado" de una semana que declararon a finales de febrero pasado.

Tras una reunión entre el gobernador Murillo con el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, se acordó un dispositivo de seguridad para garantizar la libre movilidad, por tierra, mar y aire, de la población chocoana.

"En las últimas horas nos hemos movido por todo el departamento con la fuerza pública. En el norte en Acandí, Capurganá, Unguía; en el sur en Istmina, Condoto, Tadó; en la costa pacífica por Bahía Solano para darle confianza a la gente y decirles que no nos dejemos intimidar por los grupos ilegales, en este caso de las FARC", señaló Pinzón.

Desmintió los rumores que daban cuenta de que Chocó estuviera sitiado por las FARC, aunque reconoció que la población está intimidada.

"Lo que estamos haciendo es invitándolos a que no nos dejemos amedrentar por los grupos ilegales, sean las FARC o las bandas criminales, que lo que están haciendo es violando nuestros derechos fundamentales", dijo.

Indicó que en los próximos días se estará cumpliendo un consejo de seguridad en Quibdó, en el que estarán presentes funcionarios del alto Gobierno.

Por su lado, el gobernador indicó que a pesar de las dificultades de transporte, en el momento no se presenta desabastecimiento de alimentos ni gasolina gracias al apoyo de las Fuerzas Armadas.

Murillo resaltó que las fuerzas de seguridad, con su despliegue y operaciones, han evitado actos violentos o de sabotaje por parte de los rebeldes, que en los panfletos fijaron como fin del "paro armado" el día 8 de marzo.

"Esperamos sortearlo sin mayores dificultades", apuntó el gobernador de Chocó, región en la que las FARC mantuvieron en el pasado una fuerte disputa territorial con la disuelta organización paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).
 
EFE
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad