Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/08/20 07:45

Las FARC mantienen tregua unilateral

El jefe negociador Carlos Antonio Lozada señaló que la guerrilla seguirá con este gesto de desescalamiento pese a que denuncia que han recibido ataques.

Carlos Antonio Lozada es uno de los negociadores de las FARC en La Habana. Foto: Carlos Antonio Lozada es uno de los negociadores de las FARC en La Habana.

Este jueves las FARC empezaron el día con un anuncio que espera que lo colombinos aumenten la confianza en el proceso de paz. El cese del fuego unilateral que empezó el pasado 20 de julio y que duraría solo un mes –hasta este 20 de agosto-, se prorrogó.

La noticia es bien recibida y ayuda en momentos en que se busca un mecanismo para refrendar el proceso y cuando se especula que las negociaciones van por buen camino.

Carlos Antonio Lozada uno de los negociadores de las FARC en La Habana (Cuba), dio a conocer la prorroga no sin antes evidenciar reclamos por dos supuestos bombardeos contra unidades de las FARC en el sur del país y por operaciones terrestres en varios departamentos.

En la carta abierta leída por Lozada se subraya que para mantener un ambiente político es necesario ratificar “nuestra decisión de mantener el cese al fuego unilateral, a pesar de los hechos que se vienen sucediendo en distintas regiones de Colombia”. Sin embargo, no se dice nada sobre el tiempo de inicio y final del cese al fuego.

A renglón seguido exigen que haya una “actitud correspondiente por parte del Gobierno” para que se terminen los ataques de las fuerzas militares “para que se pueda consolidar el desescalamiento del conflicto, hasta llegar al cese al fuego y hostilidades bilateral y definitivo que toda Colombia reclama”.

Lo cierto es que la tregua unilateral ayudó para destrabar los diálogos de la Habana, que pasaban por una de sus etapas más complejas. Para nadie es un secreto que después del 22 de mayo, cuando las FARC puso fin al primer cese del fuego, la violencia se recrudeció con decenas de muertos, tanto guerrilleros como militares y policías.

En ese tiempo de fin de la tregua, las acciones de las FARC también se concentraron contra la infraestructura petrolera y energética del país, lo que llevó a una grave afectación del medio ambiente. La situación se tornaba tan insostenible que el Consejo de Estado le pidió al presidente Juan Manuel Santos que el tema ambiental debería estar incluido en la agenda de negociación.  

De acuerdo con el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), junio fue el mes más violento desde cuando iniciaron los diálogos. Se presentaron cerca de 83 acciones armadas atribuidas a esa organización guerrillera.

El portal Verdad Abierta también registró cómo era el país con tregua y sin tregua. El ejercicio dejó en evidencia que el cese del fuego llevó a un desescalamiento importante.

Este es el mapa de un país sin tregua:



Cortesía de Verdad Abierta

¿Desescaló el conflicto?

Jorge Restrepo, director del Cerac, habló con Semana.com y aseguró que el balance de este primer mes de tregua es “extraordinario”, incluso frente a los cinco meses del primer cese.

Según los reportes de esta entidad, en los primeros 22 días de esta segunda tregua -desde el 20 de julio hasta el 11 de agosto- hubo solo una acción violatoria por parte de las FARC y tres más que estaban en proceso de verificación.

Sin embargo, según Restrepo es más que evidente que el conflicto desescaló. “No hubo civiles muertos o heridos confirmados por violaciones de las FARC durante el cese”, puntualizó.

El director del Cerac agregó que también fue evidente un cumplimiento en las medidas de desescalamiento por parte del Gobierno.

Se espera que en el transcurso de este jueves den a conocer el informe completo sobre el cumplimiento de la tregua.

¿Tambaleó la decisión?

Aunque para muchos la prolongación de la tregua era un hecho, durante esta semana las FARC dieron visos de que el cese del fuego podía estar tambaleando.

El grupo guerrillero aseguró este miércoles en un comunicado que los ataques de las Fuerzas Militares en los últimos días a campamentos en diferentes partes del territorio nacional, amenazaban la prolongación “de este gesto de desescalamiento y de ambientación de la paz”.

En el documento las FARC aseguran que el Ejército violó la orden que el presidente Juan Manuel Santos dio de suspender los bombardeos aéreos.

Por ejemplo, en la vereda Yarumales de San Vicente del Cagua, donde opera el frente 14, “el Ejército realizo un asalto aéreo a la unidad del frente, llegaron aviones y helicópteros ametrallaron el área del campamento y desembarcaron”. El hecho dejó, según las FARC, un guerrillero muerto y tres más desaparecidos.

También reportaron bombardeos permanentes y sobrevuelos de día y de noche en varios municipios del Cauca donde opera el frente sexto, como en Corinto, Toribio y Caloto. Por último, los frentes 32, 15, y 48 del Bloque Sur también reportaron supuestos ataques por parte del Ejército.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.