Sábado, 25 de octubre de 2014

| 2013/08/23 00:00

FARC: “pausa es para reflexionar sobre el referendo”

La guerrilla aclara que no se levantará de la Mesa de Negociación e insiste en una Constituyente.

Las FARC anunciaron hoy su decisión de hacer "una pausa" en los diálogos de paz con el Gobierno de Colombia para analizar los alcances de la propuesta de referendo sobre un eventual acuerdo de paz. Foto: AP

Para las FARC no hay motivo de alarma. Hacen “una pausa” para reflexionar sobre el referendo lo cual no significa que se levanten de la mesa de negociaciones.


Así al menos lo aclaró Jesús Santrich, plenipotenciario de las FARC, quien en diálogo con el diario El Colombiano, de Medellín, aseguró: “Nosotros desde Oslo dijimos que las FARC no se levantarán de la mesa de diálogo, eso lo reiteramos. Hay una pausa porque es necesario reflexionar para saber cuáles son los alcances del anuncio (la propuesta de referendo) del gobierno". Para él, la palabra clave de los últimos anuncios de la guerrilla es “pausa, es necesario reflexionar”.


Además, Santrich dijo que una asamblea nacional constituyente “es nuestra propuesta y la reiteramos, es fundamental la participación del pueblo en la construcción del acuerdo”.


Las FARC anunciaron en la mañana de este viernes su decisión de hacer “una pausa” en los diálogos de paz que mantienen con el gobierno en La Habana, para analizar los alcances de la propuesta de referendo sobre un eventual acuerdo con ese grupo hecha el jueves por el presidente Juan Manuel Santos.


En una declaración leída ante la prensa en la capital cubana por el guerrillero 'Pablo Catatumbo', alias de Jorge Torres Victoria, el grupo insurgente anunció la suspensión temporal de las conversaciones de paz con el gobierno de Santos, sin fijar una fecha para su reinicio.


Esas conversaciones, que comenzaron en La Habana en noviembre pasado, habían entrado esta semana en su decimotercera ronda de diálogo, centrada en el tema de la participación política de la guerrilla, el segundo de los cinco puntos de la agenda pactada por ambas partes.


La “pausa” anunciada servirá “para centrarse exclusivamente en el análisis de los alcances de la propuesta gubernamental” de referendo, “sin detrimento de la consulta interna que deben hacer (las FARC) como organización”, según la declaración leída este viernes.


“Aprovecharemos este tiempo también para escuchar las opiniones que seguramente han de surgir desde el pueblo en medio del fervor de la lucha político-social que hoy estremece a Colombia”, sostuvo la guerrilla en su comunicado.


El gobierno de Santos y los presidentes de los partidos que lo apoyan (partido de la U, Conservador, Liberal, Cambio Radical y partido Verde) presentaron el jueves ante la Secretaría del Senado un proyecto de ley para que el referendo sobre un eventual acuerdo de paz coincida con las elecciones que el país celebrará en marzo y mayo de 2014.


Santos promovió este proyecto con el objetivo de consultar a los colombianos sobre la paz el próximo 9 de marzo, cuando están previstas las elecciones legislativas, o el 25 de mayo, fecha de los comicios presidenciales.


“El proceso de paz avanza. Las conversaciones en La Habana avanzan. Y tenemos la responsabilidad, la obligación de prever cualquier instancia que sea necesaria si los acuerdos se formalizan”, dijo Santos al presentar el proyecto de ley.


El gobierno “comunicó al país su decisión de apelar al referendo como mecanismo de refrendación, sin para nada mencionar los procedimientos de construcción democrática de lo que sería refrendado”, argumentaron este viernes las FARC.


Según la guerrilla, la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente que proponen desde hace tiempo “sería el camino para alcanzar un verdadero tratado de paz, justo y vinculante”.


La “pausa” anunciada este viernes deja en suspenso unas conversaciones de paz que ya generaron un acuerdo en mayo en materia de tierras y desarrollo rural, el primer punto de la agenda de diálogo, y avances en el tema de la participación política de la guerrilla, según dijeron las partes a comienzos de agosto.


La delegación del gobierno, esta vez sin su jefe negociador, el ex vicepresidente colombiano Humberto de la Calle, entró en el Palacio de Convenciones de La Habana, antes de la declaración de las FARC, sin hacer declaraciones, como es habitual.


Los voceros guerrilleros también aprovecharon la jornada para “rechazar y condenar” el “tratamiento militarista” que, a su juicio, la administración Santos está dando a la huelga del sector agropecuario en Colombia, que este viernes entró en su quinto día y a la que la guerrilla respalda.


Esos huelguistas “se enfrentan de manera legítima a las políticas neoliberales de hambre y saqueo que han llevado a la bancarrota a más de 14 millones de campesinos y mantienen en la pobreza a 30 millones de colombianos”, indicaron los voceros subversivos en otra declaración leída por 'Marcos León Calarcá', alias de Luis Alberto Albán.


“Insistimos en que sin escuchar la voz del pueblo no es posible alcanzar la paz para Colombia”, añadió la guerrilla.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×