Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2015/09/01 01:00

“FARC sí violaron la tregua”: uribismo

Cuatro congresistas del Centro Democrático denunciarán nueve acciones terroristas de la guerrilla durante el primer mes de su tregua unilateral. También denuncian parálisis de las FF.MM.

Según una investigación adelantada por los propios uribistas, durante el primer mes de la tregua se registraron en total nueve acciones violentas por parte de las FARC. Foto: Archivo SEMANA

Para la oposición del Centro Democràtico, la guerrilla de las FARC, que decretó un cese al fuego unilateral desde el pasado 20 de julio, no cumplió con la tregua. Cumplido el primer mes de que se hiciera efectivo dicho compromiso, cuatro senadores uribistas documentaron nueve acciones terroristas de la guerrilla en el periodo comprendido hasta el 20 de agosto.

Los senadores Alfredo Rangel, José Obdulio Gaviria, Paloma Valencia y Jaime Amín, citaron al Alto  comisionado para la paz,  Sergio Jaramillo, y al ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, a evaluar el primer mes de tregua unilateral decretada por las FARC. El debate tendrá suceso este martes en la Comisión Primera del Senado.

Según una investigación adelantada por los propios uribistas, durante el primer mes de la tregua se registraron en total nueve acciones violentas por parte de las FARC.

Los nueve hechos violentos


El 21 de julio, un hostigamiento en Mesetas (Meta) por parte del frente 40 a una patrulla militar que encontró una caleta con fusiles y explosivos. Luego se produce un combate y muere en combate el soldado Wilson Tique Díaz.

Un día después, el 22 de julio, una emboscada en Yarumal (Antioquia) a la que se responsabiliza al frente 53 de las FARC.  Un explosivo fue detonado en el tramo de la Troncal de la Costa Caribe que pasa por Yarumal dejando afectados tres agentes de Policía, aunque ninguno de gravedad. El director de la Policía, general Rodolfo Palomino, afirmó que "lo más probable es que haya sido una acción de las Farc, que hace presencia en la zona”.

El 26 de julio, un escudo humano en Anorí (Antioquia), por parte de la columna Daniel Aldana. “Tras un operativo en zona rural del municipio de Anorí, donde el ejército dio de baja a dos guerrilleros del frente Mario Vélez, el general Néstor Róbinson Vallejo, comandante de la Cuarta Brigada del Ejército, aseguró que guerrilleros de las FARC se están ocultando en viviendas civiles de algunos campesinos para evitar el ataque de las Fuerzas Militares. "Nos ha llamado la atención de sobremanera que en los últimos combates sostenidos por la Séptima División, los integrantes de estas estructuras armadas están camuflándose dentro de viviendas con población civil poniendo en grave riesgo a las personas que están allí", dijo el general.

El primero de agosto, un combate en Chaparral (Tolima) en el que perdió la vida un sargento del Ejército. El enfrentamiento se produjo cuando la unidad, realizaba operaciones de registro y control militar en el área. Después se produjo un enfrentamiento entre militares de la Fuerza de Tarea Zeus e integrantes del frente 21 de las FARC.

Ese mismo día, según el informe que el uribismo presentará en el Senado, El ex presidente y senador Álvaro Uribe Vélez denunció que en plena supuesta tregua electoral las FARC están amenazando a los ciudadanos del Meta para que les paguen extorsión o de lo contrario los asesinan.

El 3 de agosto, en Tumaco, integrantes de la columna Daniel Aldana de las FARC asesinaron al líder de las comunidades afro del río Mira Genaro García.

Ese mismo día, dice el informe, incautan 5.400 gramos de pentolita pertenecientes al sexto frente de las FARC en una vivienda de Santander de Quilichao en la vía que conduce a Caloto. De acuerdo a las autoridades, el material explosivo sería utilizado para ejecutar acciones terroristas en contra de la Fuerza Pública en esa zona.

5 de agosto. Cinco fuertes explosiones se registraron en inmediaciones del puente sobre el río Mandiva, corregimiento en el municipio de Santander de Quilichao. El comandante de la tercera brigada, Wilson Chavez, confirmó que los artefactos cayeron en la zona en la que había hecho presencia un control del Ejército sobre la carretera.

Las autoridades presumen que este ataque iba dirigido contra el pelotón de uniformados. La acción no se atribuye a ningún grupo guerrillero, aunque en la zona del norte del Cauca fue blanco de ataques en la carretera atribuidos al sexto frente de las FARC.

Y el 16 de agosto, el personero de Florencia (Caquetá), Mauricio Cuéllar, denunció que la guerrilla de las FARC continúa reclutando menores de 16 años y que en algunos casos son compañeras sentimentales de jefes de escuadra.  “En lo corrido del año van 548 casos de reclutamiento ilícito de menores. Esto obviamente raya con los acuerdos y compromisos de las FARC en los que han anunciado no reclutar menores de edad”, afirmó Cuéllar. Se le sindica al frente 40 de las FARC.

Otros estudios

Estos nueve hechos que denuncia el uribismo se contrastan con el reciente informe del CERAC (Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos), que señaló que entre el 20 de julio y el 20 de agosto se registró el mes con menor actividad violenta desde 1974.

El CERAC dio detalle de solo tres hechos de violencia. El primero, en la vereda Santa Elena, de Mesetas, Meta, el pasado 21 de julio. Un hostigamiento del frente 40 de las FARC a tropas del Ejército, el cual es una acción ofensiva violatoria. El hostigamiento ocurrió cuando la patrulla de la Fuerza de Despliegue Rápido encontró una caleta con fusiles y explosivos. Durante el desmonte de la caleta las tropas fueron hostigadas.

En el hostigamiento no se presentaron víctimas, pero en el combate que se siguió, sí se presentó una víctima mortal: el soldado Wilson Tique Díaz. El soldado estuvo desaparecido unas horas, después sus compañeros lo encontraron con un disparo en el abdomen, fue evacuado por vía aérea y más tarde murió en un hospital de San Vicente del Caguán según confirmó el Ejército, según el informe.

El segundo hecho fue el 3 de agosto, en zona rural de Tumaco, Nariño, integrantes de la columna Daniel Aldana de las FARC asesinaron con arma de fuego al líder de la comunidad afrodescendiente, Genaro García.

Y el tercero, el 18 de agosto, en Caloto, Cauca. Integrantes de las FARC incursionaron en zona urbana y hostigaron con armas de fuego y artefactos explosivos la estación de Policía, afirmó el comandante de la Policía del Cauca, coronel Edgar Rodríguez. En el hecho resultaron heridos dos civiles sin identificar, y fueron detenidos dos hombres posiblemente vinculados con el hostigamiento.

Según el CERAC, otros tres hechos están pendientes de verificación. El ya referido por los uribistas del  miércoles 22 de julio, cuando se presentó una explosión en el tramo de la Troncal de la Costa Caribe que pasa por el municipio de Yarumal, Antioquia, en la que resultaron afectados tres agentes de Policía. La responsabilidad de este hecho está pendiente de verificación por parte de las autoridades, aunque el Director General de la Policía Nacional, Rodolfo Palomino, afirmó que “Lo más probable es que haya sido una acción de este grupo, quien hace presencia en la zona. Sin embargo, “por la falta de pruebas no se atreve a decir que se violó la tregua unilateral”, y, además, recordó que en el municipio también se registra presencia del ELN, por lo que no descarta que el evento sea responsabilidad de este grupo guerrillero, explicó el CERAC.

También está en verificación un hecho del miércoles 22 de julio, cuando las autoridades registraron la quema de un bus en la vía que comunica a San Juan de Arama con Vista Hermosa, Meta, en el que no se reportaron víctimas. La responsabilidad de este hecho está pendiente de verificación por parte de las autoridades, quienes afirman que puede tratarse del frente 27 de las FARC que opera en la zona, como represalia por la captura de dos de sus integrantes.

Y finalmente, el del miércoles 29 de julio, cuando se registró el tercer evento pendiente de verificación, ocurrido en el corregimiento San Antonio de Getuchá de Milán, Caquetá, donde presuntos guerrilleros de las FARC hostigaron a integrantes de la Fuerza Pública que se encontraban prestando seguridad en el casco urbano. En el ataque no se reportaron víctimas.

El debate

Los cuatro senadores le preguntan al comisionado de paz qué se entiende por cese unilateral. Sergio Jaramillo, responde que se trata de “la suspensión de toda acción ofensiva, que el Gobierno entiende incluyen no solamente ataques contra la Fuerza Pública sino también ataques que afectan a la población civil y a la infraestructura”, según se lee en las respuestas que dio al cuestionario del debate y que fueron conocidas por Semana.com.

Para el uribismo, la respuesta es preocupante “ya que el Alto Comisionado para la Paz, da a entender que el Gobierno no sabe realmente en qué consiste el cese propuesto por las FARC, además de que quedarían por fuera acciones terroristas como la extorsión, el narcotráfico, el reclutamiento de menores, la siembra de minas antipersonas, la explotación de minería ilegal, el constreñimiento electoral, los chantajes, el abigeato, los retenes ilegales, entre otras acciones”, señalarán en el debate.

Con respecto a la similitud en la práctica del desescalamiento con el cese bilateral, el Alto Comisionado para la Paz,  reitera  que:  “una cosa es el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, y otra es el desescalamiento que lo antecede”.  Además  indica que el desescalamiento de las acciones militares depende de la suspensión de las acciones ofensivas por parte de las FARC- EP.

Para el uribismo queda la inquietud de cómo el Gobierno puede garantizar el cumplimiento de las FARC, cuando en el oficio no muestra una seguridad referente a qué acciones ofensivas contempla el cese bilateral, ni muestra un plan en el cual indique como salvaguardará el cumplimiento de las Constitución por parte del Gobierno y no incurra en desacato de la misma,  que conlleve a demandas por omisión a su deber por parte de la Fuerza Pública y el Gobierno.    

El presidente Juan Manuel Santos, el pasado 20 de agosto, celebró que producto a las medidas de desescalamiento, el país había tenido los 40 días menos violentos en 40 años de conflicto. La guerrilla, denunció tres episodios de bombardeos de las Fuerzas Armadas. El uribismo ahora denuncia que las FARC incumplieron la tregua, y que las Fuerzas Militares están paralizadas. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.