Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/24/2014 12:00:00 AM

Oleoductos aún son blanco de ataques guerrilleros

Una nueva forma de atentar contra la infraestructura petrolera fue descubierta por el Ejército.

Las FARC nuevamente tienen sus ojos sobre los oleoductos del país. La VI División del Ejército descubrió una carga explosiva a punto de ser detonada en zona rural de Orito (Putumayo), con el propósito de destruir la tubería del oleoducto Transandino.

La novedosa, pero destructiva modalidad, es una ‘diadema’ hecha con el explosivo anfo. La misma está recubierta con una lata de zinc y plástico. Cuenta además con un reloj análogo que tiene un sistema de activación por temporizador. También tenía una carga adicional amplificadora de cordón detonante, al parecer para causar mayor efecto destructivo.

La forma de la ubicación en el tubo, según han manifestado las autoridades, es para que el artefacto se adhiera y cause un daño mayor y más difícil de reparar.

En lo que va corrido del año a las FARC se le atribuyen al menos 38 atentados a la infraestructura todos en esa zona cercanas a Ecuador. Según las autoridades, la Fuerza Pública ha logrado evitar 28, mientras otros diez han detonado.

El ataque fallido de este miércoles en la vereda La Florida de Orito se le atribuye al frente 48 de esa guerrilla, al mando de alias ‘Robledo’ o el ‘Boyaco’. Por el cabecilla, el gobierno ofrece una recompensa de 462 millones de pesos.

En esa región del Putumayo también hace presencia el frente 32. Al frente de la estructura armada está alias ‘Mauricio Caballo’ y por él también se entrega una recompensa similar.

A ambos frentes se les sindica de ser los responsables de extorsiones, ataques y el tráfico de estupefacientes. Según labores de inteligencia del Ejército las estructuras son las responsables directas de cada uno de los atentados a los oleoductos.

En lo que va del 2014 al frente 48 se le imputa, por parte de la Fuerza Pública, el intentar perpetrar 75 acciones terroristas con explosivos a diferentes sectores, entre los que hay tatucos, minas antipersona, rampas de lanzamiento y cilindros bomba.

Además de ser el frente de mayor reclutamiento de menores en el Putumayo. En el 2013 de la estructura se desmovilizaron 22 menores de edad.

Los atentados afectan no solo la infraestructura, sino causan un daño ambiental que es muy difícil de subsanar. Las pérdidas económicas que implica el reparar la parte afectada y por el derrame de crudo son millonarias.

Una muestra de los ataques contra el oleoducto ocurrió el pasado 29 de marzo, cuando un grupo armado atacó con ráfagas de fusil las instalaciones de la petrolera que se encuentra en el Putumayo. El hecho obligó a que la producción de crudo que llega a los 24.000 barriles, se suspendiera.

El 8 de febrero de este años un atentado de la guerrilla contra el oleoducto Trasandino también en Orito, causó el derrame de crudo en los ríos Sucio y Guamuez. Las lluvias hicieron que el crudo controlado con unas barreras se derramara causando un grave daño a la fauna y la flora.

Hace un año se registró un ataque en contra del oleoducto San Miguel también de Orito. En esa ocasión una persona resultó herida. Además los hechos causaron una afectación a las fuentes hídricas de la región.

El oleoducto Trasandino que entró a operar desde 1970 cuenta con 300 kilómetros todos por selva para llevar el crudo hasta Tumaco. Su producción es de 50.000 barriles de crudo diario, de allí las graves consecuencias cuando su tubería se ve averiada.

En el Putumayo la Brigada 27 de la VI División tiene dispuestos 8.000 de sus hombres para proteger la infraestructura petrolera, entre los cuales hay 1.300 efectivos de una Brigada Móvil.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.