Martes, 30 de septiembre de 2014

| 2013/07/11 00:00

Federico Gaviria, el hombre que repartía la plata en cajas

El empresario que repartió comisiones del ‘carrusel’ también causó detrimento a la antigua firma celular OLA.

Federico Gaviria pasó de ser un empresario reconocido a investigado por la justicia. Foto: SEMANA.

El miércoles pasado, quienes asistieron al complejo judicial de Paloquemao indagaban por un nuevo protagonista del ‘carrusel de la contratación’ de quien apenas se tenía el nombre. Se trataba de Federico Gaviria, un reputado empresario con una hoja de vida envidiable y que ahora termina enredado en los negocios ilícitos de la contratación en el Distrito.

Más exactamente se le señala de destinar comisiones del 9 % de un millonario contrato de ambulancias que suscribió con la Secretaría de Salud Distrital. El dinero habría ido a parar a los fondos del exsecretario de Salud Héctor Zambrano, del concejal Hipólito Moreno y del controvertido Emilio Tapia.

Gaviria apareció relacionado con ese contrato que obtuvo a través de Unión Temporal Transporte Ambulatorio de Bogotá. Desde el principio era un negocio ‘amañado’, pues del 70 % de las firmas del consorcio no tenía nada que ver con el sector salud.

Quienes estaban expectantes de conocer a Gaviria este miércoles se quedaron esperando. Sus abogados lograron evadir a los medios y él, a puerta cerrada, reconoció haber cometido su pecado por el delito de cohecho (dar u ofrecer).

Entonces quiso llegar a un acuerdo con la Fiscalía, pero este le fue negado por un juez. Para completar, este jueves la Fiscalía le imputó otro delito: celebración indebida de contratos.

Ahora su nombre quedó inscrito en letras de molde judiciales por cuenta del ‘carrusel’. El primero en pronunciarlo fue Emilio Tapia. El en medio de su proceso de colaboración con la Fiscalía, contó cómo orquestó el millonario negocio de las ambulancias por un valor de 67.000 millones de pesos.

Gaviria, en los inicios de escándalo, negó su participación en ese contrato. Pero cuando un fiscal le mostró las pruebas de los cheques y el dinero en efectivo que él giró y entregó a Tapia, al exsecretario de Salud y a Hipólito Moreno, se desplomó y reconoció que había hecho parte de la trama de corrupción en Bogotá.

Las autoridades saben que Gaviria era quien le entregaba el dinero en cajas a Tapia, al exsecretario y a Moreno en apartamentos en Bogotá. Así se movía millones de pesos en efectivo.

La Fiscalía también sabe que Gaviria no sólo trabajó de la mano de su amigo Hipólito Moreno, sino que también habría hecho negocios con los concejales Ómar Mejía y Andrés Casado Camacho. Este último espera que la Fiscalía le impute varios delitos derivados del ‘carrusel’.

Pero Gaviria no es nuevo en maniobras cuestionadas. Los registros de prensa indican que este ingeniero fue el mismo que terminó salpicado en un escandaloso episodio de compra y venta de cerca de 50.000 equipos celulares repotenciados (usados) por un valor cercano a 2.000 millones de pesos. Lo hizo siendo representante de la desaparecida firma Colombia Móvil, más conocida como OLA y en la que –desde sus orígenes- participan ETB y la actual UNE. Posteriormente pasó a llamarse Tigo cuando llegó como inversionista mayoritario la multinacional Millicom.

Su nombre fue vinculado en artículos de prensa en el 2004 y a procesos fiscales por un presunto detrimento patrimonial. Uno de sus procesos, quizás el más importante, en la Contraloría de Bogotá, fue sospechosamente archivado en un hecho que le valió una investigación al excontralor Mario Solano.

La denuncia fue hecha por el entonces presidente de la ETB, Rafael Orduz, y el detrimento consistió en que Colombia Móvil canceló por 35.562 teléfonos cerca de 1,6 millones dólares, cuando existían ofertas de otras firmas cuyos valores no pasaban de 1,1 millones de  dólares.

Así es Federico Gaviria, un hombre que pasó de ser vicepresidente comercial de la desparecida empresa de telefonía celular OLA a ser señalado como uno de los tantos que se descarrilaron y abusaron con los dineros de los bogotanos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×