Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/12/17 18:23

El día ‘D’ para El Quimbo

El Gobierno y Emgesa están a la espera de que se levanten temporalmente las medidas cautelares que paralizaron la operación en esta hidroeléctrica de Huila.

La española Emgesa presentó los informes para demostrar que ha cumplido con las exigencias medioambientales. Foto: Tomada de Proyectoelquimboemgesa.com.co

Este viernes es clave para el proyecto energético porque se vence el plazo para que el Tribunal Administrativo del Huila decida si levanta provisionalmente las medidas cautelares contra la hidroeléctrica de El Quimbo, que tiene paralizada su operación. Si no hay decisión, se tendría que esperar hasta el 12 de enero del 2016, que es cuando termina la vacancia judicial.

La decisión del tribunal causó un revuelo en el sector energético del país por los problemas que puede ocasionar para el suministro de energía, en momentos en que está en marcha el fenómeno de El Niño. Este evento climático amenaza con una fuerte temporada seca que se podría prolongar durante seis meses, reduciendo los niveles de los embalses.

Como el Quimbo suministra cerca del 5 % de la energía que demanda Colombia, el tema ha causado una preocupación adicional en el Gobierno porque la energía que se deje de suministrar tiene que ser provista por otras hidroeléctricas o plantas térmicas, que, como se vio hace unas semanas, están afrontando dificultades financieras.

Para volver a poner las máquinas en operación de manera temporal, la española Emgesa, la dueña de la hidroeléctrica, presentó los informes al Tribunal Administrativo del Huila para demostrar que ha cumplido todas las exigencias medioambientales y que no se ha afectado la piscicultura de la zona como lo denunciaron algunos pescadores.

Esta fue la razón principal de las medidas cautelares del Tribunal que acató la petición de un grupo de pescadores que afirmaron que se estaban viendo afectados con la operación de la hidroeléctrica.

Sin embargo, el gerente de Emgesa, Lucio Rubio, dijo a Semana.com que no se ha afectado la piscicultura porque desde el 16 de noviembre pasado, cuando entró a operar la hidroeléctrica, el agua ha llegado al embalse de Betania y no se ha registrado mortandad de peces.

Además, solicitarán que se verifique la cantidad de biomasa (material vegetal) que se ha retirado porque las cifras no concuerdan. Según un informe de la Corporación Autónoma del Alto Magdalena (CAM), Emgesa ha retirado 175.000 metros cúbicos de biomasa y se debían haber retirado 210.000 metros cúbicos. Sin embargo, Emgesa controvirtió esta cifra y en un informe enviado el 19 de noviembre pasado dijo que ha retirado 241.000 metros cúbicos de madera, a lo que se suman 275.000 de biomasa y 25.000 de guadua. El retiro de este material vegetal es muy importante para evitar problemas con el agua de la represa, que terminaría por afectar a los peces.

Rubio insiste en que han cumplido todos los compromisos, que han hecho los reasentamientos de las personas que estaban cerca de la represa y que lo único que buscan es poder reanudar la operación, ya que de lo contrario se podría afectar la confiabilidad del sistema eléctrico del país.

La posición es respaldada por el ministro de Minas y Energía, Tomás González, quien dijo que el Gobierno le pidió al Tribunal Administrativo del Huila encontrar salidas que no signifiquen la parálisis de El Quimbo porque con esa decisión pierden todos. Pierde el país porque se pone en riesgo la confiabilidad del sector; pierden los piscicultores porque se afectará la calidad del agua que se mantendrá estancada durante un tiempo, sin que se oxigene, y se afecta la navegabilidad del río Magdalena.

La última palabra, por lo menos en lo que resta del año, la tienen los altos tribunales de Huila, el departamento donde está la hidroeléctrica que se comenzó a construir en el 2008 y que ha tenido que sortear toda clase de obstáculos.    

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.