Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/19/2010 12:00:00 AM

Fernando Tabares busca pagar una pena máxima de cinco años

El ex director de Inteligencia del DAS fue quien señaló a Bernardo Moreno, secretario general de la Casa de Nariño, de ordenar las chuzadas ilegales a magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Desde el pasado 9 de julio, cuando el ex director de inteligencia del DAS, Fernando Tabares, compareció ante el fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia para acogerse al principio de oportunidad, se habló sobre la posibilidad de que él, uno de los principales testigos de las ‘chuzadas’, negociara con la Fiscalía para obtener una significativa rebaja de pena.

Este jueves se supo que, al parecer, Tabares logró en efecto un preacuerdo con la Fiscalía Octava Delegada ante la Corte para pagar una pena máxima de 64 meses de prisión (cinco años y medio en la cárcel), tras aceptar cargos por concierto para delinquir agravado.

Dicha negociación es similar a la de Jorge Lagos, ex director de contrainteligencia del DAS, quien este miércoles al parecer logró un acuerdo con la Fiscalía a cambio de una pena de ocho años. Ambos fueron acusados por concierto para delinquir, prevaricato por acción, abuso de función pública y violación ilícita de comunicaciones (ver nota).
 
Desde que SEMANA destapó estas irregularidades en febrero del año pasado, el gobierno del ex presidente Álvaro Uribe las negó reiterativamente y aseguró varias veces que si existió algún acto ilícito fue cometido por ex detectives de bajo rango.

Sin embargo, lo dicho por Tabares contradice las voces del gobierno que acaba de salir. Por ejemplo, en apartes de una declaración suya, revelados por la emisora La W a finales de julio, aseguró que la entonces directora María del Pilar Hurtado y sus sucesores Joaquín Polo y Felipe Muñoz estaban al tanto del espionaje que se hacía para altos funcionarios de Palacio (ver nota).

Tabares reveló detalles hasta ahora desconocidos de cómo se fraguó la conspiración contra la Corte Suprema y miembros de la oposición.

El ex secretario general Bernardo Moreno se presentó a un interrogatorio en la Fiscalía semanas atrás. Su defensor, Jaime Granados, dijo tras siete horas de diligencia que no es cierto que su cliente haya ordenado perseguir a ningún ciudadano y calificó como “falsas acusaciones” los señalamientos en contra de su cliente.

Según lo relató Tabares a la Fiscalía, "el requerimiento hecho por Bernardo Moreno sí influyó en gran medida en lo realizado por la Dirección General de Inteligencia a partir de septiembre de 2007 y gran parte del año 2008 para la obtención de información de los tres temas de interés de la Presidencia de la República, tales como la ubicación de fuentes dentro de la Corte Suprema de Justicia y el incremento del esfuerzo de búsqueda de información sobre la senadora Piedad Córdoba. Es importante aclarar que el flujo de información de la misma, relacionada con los dos temas (Corte Suprema y Piedad) tenía como único destinatario el alto gobierno".

Por este caso, el ex director de la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF), Mario Aranguren, fue acusado en mayo por concierto para delinquir agravado, prevaricato y abuso de la función pública. La acusación también cobijó a Luis Eduardo Daza, subdirector de operaciones de la UIAF.

Además, cuatro ex directores del DAS han sido vinculados a las investigaciones de la Fiscalía: Jorge Noguera, Andrés Peñate, María del Pilar Hurtado y Joaquín Polo Montalvo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.