Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/09/26 18:09

Víctimas presencian la firma de la paz

Más de 300 personas provenientes de varios departamentos golpeados por el conflicto armado aterrizaron en Cartagena, para ser testigos de honor del fin de la guerra.

El primer grupo de víctimas que viajó para presenciar la firma de la paz llegó en horas de la mañana en un vuelo de la Fuerza Aérea. Foto: EFE

En la histórica firma de la paz que se celebrará hoy en el Patio de Banderas del Centro de Convenciones Julio César Turbay Ayala de Cartagena, las cámaras estarán enfocadas principalmente en los negociadores de La Habana. Allí estarán el presidente de la república, Juan Manuel Santos; el máximo jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, y otros ilustres visitantes como el rey emérito de España, Juan Carlos de Borbón; el jefe de diplomacia de Estados Unidos, John Kerry; el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y 15 jefes de Estado.

Sin embargo, entre los 2.500 invitados que vestirán de blanco como símbolo de reconciliación, estarán presentes los mayores afectados de la guerra: las víctimas del conflicto armado que azotó el país durante más de medio siglo. Un grupo de más de 300 personas de varios departamentos (Antioquia, Caquetá, Huila, Nariño, Putumayo y Valle del Cauca) que padecieron en carne propia la guerra llegaron hoy a la Heroica en tres aviones de la Fuerza Aérea.

Le recomendamos: El fin de la guerra con las FARC

Primer grupo

En el primer vuelo, que salió desde Bogotá a primera hora de la mañana, viajaron 195 víctimas, entre ellas Marisol Garzón, hermana del humorista Jaime Garzón, asesinado por dos sicarios la madrugada del 13 de agosto de 1999. Este homicidio, declarado crimen de Estado en días pasados, se convirtió en uno de los casos más dolorosos y emblemáticos de los más de 150 comunicadores asesinados en medio del conflicto.

En este grupo también llegó Marleny Orjuela, directora de la Asociación Colombiana de Familiares de Miembros de la Fuerza Pública Retenidos y Liberados por Grupos Guerrilleros (Asfamipaz), que desde el fracaso de los diálogos de paz de San Vicente del Caguán luchó incansablemente por ser una mediadora entre el Gobierno y la guerrilla para que esta liberara a todos los miembros de la fuerza pública privados de la libertad.

También llegó en este primer grupo Emperatriz Castro de Guevara, madre del coronel de la Policía Julián Ernesto Guevara, muerto en cautiverio tras ser secuestrado por las Farc en la toma de Mitú el primero de noviembre de 1998. Guevara murió el 20 de enero del 2006 a causa de enfermedades y el maltrato, y su madre sólo recibió sus restos cuatro años después.

Le sugerimos: Espaldarazo del FMI al proceso de paz

Segundo grupo

A las 10:20 de la mañana aterrizó el segundo avión dispuesto por la Fuerza Aérea para transportar a las víctimas hacia la Heroica. Estas 60 personas tomaron el vuelo en Cali y se unieron al grupo más amplio que había llegado unas horas antes al aeropuerto internacional Rafael Núñez de Cartagena.

En este avión llegó Luz Eneida Navarro, de la Mesa Nacional de Víctimas. Navarro, de 25 años, nació en la vereda El Indio en Urrao, Antioquia, donde ella y su familia sufrieron varios atentados de las FARC. Luego tuvieron que desplazarse forzosamente a Concordia, a la vereda Partidas de Morelia, donde nuevamente padecieron atentados, pero esta vez de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Navarro vive en la vereda Matecaña, en Piendamó, Cauca, con sus dos hijos, y allí conformó la organización de víctimas Senderos de Paz, que lleva a cabo tres integraciones anuales con actividades culturales y deportivas para hombres y mujeres en condiciones de discapacidad.

También llegó con esta delegación Alberto Vidal Mina, líder juvenil departamental de Caloto, Cauca, quien hace ocho meses es representante nacional de jóvenes víctimas del conflicto. Vidal sufrió desplazamiento forzado y con apenas 20 años de edad trabaja por la población del municipio desplazada por la guerra y vulnerable. También llegó Karen Grisales, que lidera el proyecto de apropiación del espacio urbano ‘La calle es nuestra’ a partir de diversas manifestaciones culturales, artísticas y recreativas; fue otra de los líderes de grupos de víctimas que arribaronn para presenciar la histórica firma de la paz.

Podría leer: "Acabaron con mis hijos, yo nunca los perdonaría": víctima de Bojayá

Tercer grupo

El tercer y último avión que aterrizó en horas de la tarde en Cartagena traía a 75 pasajeros provenientes de Medellín. En él, víctimas de los departamentos de Antioquia y Chocó llegaron a la Heroica llenos de optimismo y emocionados por poder ser testigos de honor del fin del conflicto.

Esaú Lemus Maturana, de 51 años, uno de los que viajaron a La Habana durante el proceso de paz, llegó con este grupo. Lemus nació en Bagadó, Chocó, pero tuvo que desplazarse a la capital Quibdó luego de que las FARC, el ELN y el Ejército Revolucionario Guevarista (ERG) se tomaron su municipio natal a finales del año 2000.

Junto a Lemus llegó Blanca Nelly Daza, miembro de la asociación Caminos de Esperanza, Madres de la Candelaria, que busca a jóvenes desaparecidos en el conflicto armado. Esta organización fundada en 1999 agrupa a víctimas del secuestro, desapariciones forzadas y otras violaciones de los derechos humanos. También viajó María Patricia Giraldo, exalcaldesa de San Carlos, Antioquia, uno de los municipios más golpeados por los grupos al margen de la ley.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.