Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/29/2014 12:00:00 AM

La exagerada comparación del fiscal general

Montealegre afirmó que la reforma de equilibrio de poderes es igual que la toma del Palacio.

Sorpresa y controversia. Las palabras del fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre, tienen sacudido al país político. “Si hace 30 años se produjo en forma violenta la toma del Palacio de Justicia en medio de un conflicto armado, al acercarnos a esos 30 años podemos decir que estamos a una segunda toma de la justicia en Colombia; ya no por la guerrilla y la fuerza pública, estamos frente a un verdadero asalto que pretende dar la clase política colombiana contra la autonomía de la justicia en el país”, sentenció.

¿Por qué semejante afirmación? ¿Qué buscaba con tan impactantes palabras? ¿Puede el hombre que administra justicia en Colombia hablar así? ¿Tienen los congresistas de hoy los mismos propósitos que un grupo armado, el M-19, que en su momento era considerado una organización terrorista?

Montealegre argumenta su tesis en un propósito vengativo de los legisladores: “El tribunal de aforados es una reforma revanchista contra la Corte Suprema por las decisiones que ha tomado por la parapolítica”.

“Está muy equivocado. El señor fiscal debe saber que personas como yo me he jugado la vida en defensa de la Corte Suprema”, riposta la senadora Claudia López, quien en el pasado fue una de las investigadores que contribuyó enormemente a sacar a la luz el fenómeno de la parapolítica y hoy forma parte de la comisión primera en donde se discute la reforma que busca el equilibrio de los poderes en Colombia.

Para la legisladora, lo que debería hacer Montealegre es “serenarse”, “tomar aire” y, lo más importante, ir a las discusiones en el Congreso en donde se debate el tema para escuchar “respetuosamente sus planteamientos”. “Lo hemos invitado en un sinnúmero de oportunidades pero se niega a ir”, revela ella.

Lo inquietante además de la comparación de Montealegre con uno de los episodios más traumáticos de la historia contemporánea es su invitación a una revuelta. “Les pido a jueces y fiscales” iniciar una movilización por todo el país para que “críticamente nos opongamos a esta segunda toma que se está proyectando a la justicia en el Congreso de la República”.

Además del fondo también llama la atención la forma. Montealegre uso un tono de víbrato, pasional, al estilo de un candidato en la efervescencia de una campaña. Naturalmente, esto dio pie para que muchos suspicaces abrieran la puerta a las especulaciones. “El fiscal inició su propia campaña”, fue una de las afirmaciones más usadas en la radio por los comentaristas en los diferentes programas informativos en la mañana de este lunes.

Y razones no les falta. Pero de ahí a creer que en el Congreso se gesta una acción como la hecha por el M-19 que a sangre y fuego entró al Palacio de Justicia con el fatal desenlace de 98 muertos, algunos de ellos calcinados, centenares de heridos y una docena de desaparecidos, hay mucho trecho.

Pero más allá de la desafortunada comparación de Montealegre, varios magistrados de altos tribunales alertaron hoy al país, en voz baja, que comparten lo dicho por él. Esto significa que la reforma de equilibrio de poderes tendrá una camino de dificultades al menos en lo que la rama judicial concierne.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.